Micro, pequeños y medianos comercios reclaman una política de equidad

“EL GOBIERNO PARECE SER SOCIO DE LOS EMISORES DE TARJETAS”

Julio Paillex cuestiona duramente aspectos "injustos" de la política de inclusión financiera. Foto: CEDU

La Confederación Empresarial del Uruguay (CEDU) nuclea a 8 mil empresas micro, pequeñas y medianas en todo el país, y sólo en el interior agrupa a 200.000 trabajadores. El movimiento económico de esas 8 mil empresas representa, según la CEDU, el 90% del Uruguay y el 80% de la recaudación. Pero, tal como explicó Julio Paillex, directivo de CEDU a Sala de Redacción, la “inclusión financiera” que impulsa el uso de tarjetas de crédito y de débito, ha instalado una política que favorece a los bancos y a las grandes superficies. Tal realidad, para Palliex, sugiere que el gobierno, al abstenerse de actuar, “apoya a quienes tienen una posición dominante en contra del que menos tiene”. La discriminación que supone cobrar a los pequeños comercios, por cada operación con tarjeta, un arancel tres veces mayor que a las grandes superficies, y demorar 72 horas el pago, revela que el gobierno no es coherente con  su discurso. Lo que sigue es parte de la extensa conversación que SdR mantuvo con el directivo de CEDU.

-Desde la CEDU sostienen que hay 4 millones de dólares por día que no circulan y permanecen en manos de los bancos, ¿A qué se debe?

-El tema de los aranceles es el siguiente: en Uruguay, a las grandes superficies se les cobra, por operaciones con tarjeta, un 1.35% más iva, mientras que a la micro, pequeña y mediana empresa se les cobra un mínimo del 4,9% más iva, se nos cobra más del triple de aranceles que a las grandes superficies. Nosotros hermos calculado que las transacciones por tarjeta de crédito y débito en Uruguay suman por día 100 millones de dólares aproximadamente. Esa diferencia de arancel que nos cobran a los micro, pequeños y medianos comercios hacen que 4 millones de dólares al día no circulen y salgan de nuestros bolsillos. Pero eso no es todo, también está el problema del reembolso del dinero por compras con tarjetas: en el caso de las tarjetas de débito, a las grandes superficies se le les deposita en el momento. En el caso nuestro nos acreditan entre las 72 y 96 horas el importe de esa transacción con tarjeta de débito.

-¿Han tenido alguna reunión con autoridades?

-Si, venimos manteniendo reuniones con el ministerio de Economía desde hace 18 meses, en cinco oportunidades reuniones con el subsecretario Pablo Ferreri y en dos oportunidades con el ministro Danilo Astori.

-¿Qué respuesta obtuvieron?

-La respuesta fue que éste es un acuerdo entre privados y que el gobierno no puede hacer nada. A lo que nosotros dijimos que cada vez que un gobierno no incide cuando hay una injusticia o una inequidad, en definitiva está incidiendo en favor del más poderoso. Nosotros fuimos más que pacientes y le avisamos al gobierno, que íbamos a salir a la prensa a denunciar estos temas, porque todos los días escuchamos a través de la prensa que lo que se pretende en Uruguay es que pague más el que tiene más, un país de equidad, de justicia. En nuestro caso tienen la oportunidad de hacerlo y no lo están haciendo, no nos están contemplando y no nos están ayudando.

-¿Piensa que de alguna forma el gobierno no es coherente con sus discursos?

-Yo no voy a juzgarlo, pero tengo mi punto de vista. Creo que es bien notoria la posición en que están: tienen la oportunidad de hacer coincidir sus discursos con sus acciones y hasta ahora no lo han hecho.

-¿Cómo debería actuar en este caso el gobierno, a su entender?

-Claramente, cuando hay una inequidad, el gobierno tiene la obligación moral de contemplar los intereses de las mayorías, no los intereses de las minorías. Y menos contemplar los intereses de una minoría privilegiada que ejerce una posición dominante, porque la cámara de las tarjetas, los sellos emisores y los bancos no nos han querido recibir y no nos han querido contemplar. Entonces, la respuesta del gobierno es que, se podría dar una baja de los aranceles en la medida que, de acá a julio del año que viene, aumente la cantidad de tarjetas y la cantidad de transacciones con tarjetas. Algo que a nosotros nos enojó mucho porque parece que el gobierno fuera socio de los sellos emisores de las tarjetas, y siguiera contemplando y apoyando esa posición dominante en contra del que menos tiene.

-¿Por qué la CEDU ha mostrado una posición diferente al resto de las cámaras empresariales?

-Esto no había aparecido hasta ahora, porque nosotros siempre creemos en el diálogo, en ser propositivos. Veníamos hablando en ámbitos reservados esperando una solución, que no fuera necesario salir a la prensa a denunciar estos hechos. Pero en vista de que no hubo ninguna intención de hacer absolutamente nada con esta situación, tuvimos que salir a denunciar esto que nos afecta al 90% de las unidades productivas de Uruguay. Entonces: cuando se dice que se intenta gobernar para las mayorías no se está haciendo.

-¿Ustedes pretenden que los pagos les lleguen en el momento al igual que sucede con las grandes empresas?

-Nosotros lo que exigimos es que haya igualdad de tratamiento. Solamente igualdad, ninguna ventaja, ninguna condición diferente, solo igualdad, como se propende. Porque en este momento la sustentabilidad de muchas empresas se va a ver seriamente afectada. Ya están siendo seriamente afectadas, porque la inclusión financiera lleva a que la incidencia de las transacciones con tarjeta sean cada vez mayores. Queremos una señal clara, que lo que se dice en los discursos se lleve a la práctica, en estas cosas concretas.

-¿Tienen planificada alguna reunión más?

-En una reunión que tuvimos en la Comisión de Legislación Laboral de la Cámara de Diputados, hemos hablado con representantes de todos los partidos haciéndolos sabedores de estas problemáticas y pidiéndoles colaboración. Porque esto es un tema de todos los uruguayos, no es de color político, somos todos los uruguayos a los que nos afecta esto. Empezando desde las unidades productivas más chicas.

-¿Cuáles son las próximas medidas a tomar?

-La única vía que nosotros conocemos es el diálogo y el entendimiento, porque todos hipotéticamente queremos la equidad, la igualdad y la justicia, y que se dejen de proteger esas chacritas que son las chacritas intocables. Porque cuando tienen que tomar una medida para poner un nuevo impuesto, lo hacen, pero cuando hay que tocar al poderoso, no lo están haciendo. Es una oportunidad y creemos que el gobierno se va a dar cuenta y nos va a ayudar.
Franco Sena