Certificaciones por estrés

EL COSTO DE LA SALUD

El 28 de abril se conmemoró el Día Mundial de la Salud y la Seguridad en el Trabajo / Foto: OIT

Las enfermedades de los trabajadores uruguayos del sector privado le representaron al Banco de Previsión Social (BPS) un total de US$ 203,5 millones, en 2015. Por día hay 3000 certificaciones médicas según publica la página web del BPS. Además explica que se otorga subsidio por enfermedad a trabajadores activos que por razones médicas se encuentran imposibilitados de trabajar, ya sea por enfermedad o por accidente de trabajo. BPS puede cubrir al trabajador hasta un año por motivo de enfermedad, con otro año de prórroga como máximo, o dos años alternados dentro de los últimos cuatro años, por la misma dolencia.

Por otra parte, Gabriel Molina representante del PIT-CNT, confirmó a SdR que alrededor del 25% de los trabajadores que piden licencia médica lo hacen por algún problema relacionado con el estrés. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el estrés afecta de forma negativa la salud psicológica y física de los trabajadores, y esto impacta negativamente en el desempeño laboral y, por consiguiente, en el rendimiento de las empresas. Para la OIT, el estrés es la respuesta física y emocional a un daño causado por un desequilibrio entre las exigencias percibidas y los recursos y capacidades de un individuo para hacer frente a esas exigencias.

Cuando el grado de estrés supera las capacidades del individuo (por ejemplo, una sobrecarga física) se genera un desequilibrio, y pueden aparecer trastornos a nivel fisiológico y psíquico, según contó a SdR la doctora y profesora adjunta del Departamento de Salud Ocupacional de la Facultad de Medicina, Elizabeth Chaves. Indicó que “la exigencia continua provoca que el individuo comience a fallar y empiece con trastornos de atención; puede haber irritabilidad, un aumento de la presión arterial y empezar con problemas cardíacos, gástricos o a nivel de úlceras, y esto hace que la reacción sea mayor a lo que tiene que ser”.

SdR también dialogó con la doctora y asesora médica empresarial del SUAT, Rosario Pallas, quien definió el estrés como un estimulo que le provoca a nuestro cuerpo una reacción para que responda frente a ese estimulo. “Cuando hablamos de estrés en el trabajo, hablamos de situaciones que nos llevan a perder la capacidad de respuesta sana; entonces, alguien que está muy expuesto a situaciones de cambios en la organización, cambios en la forma de trabajo y mayor exigencia de la que ese individuo tiene capacidad de realizar, va a terminar en un deterioro de su salud, si eso se prolonga en el tiempo, explicó.

Para realizar prevención, Medicina Empresarial del SUAT, tiene en cuenta dos enfoques: “la organización del trabajo: deben estar bien definidos los roles, qué se espera del trabajador, cuántas funciones tiene y debe cumplir”, y por otro lado, se enfoca en que “la persona que toma ese trabajo debe ser la más adecuada para su realización, que tenga todas las capacidades, y los conocimientos”. “Alguien que puede tener acción sobre el trabajo y poder de decisión sobre la tarea, es alguien que se estresa menos”, afirmó Pallas.

En las últimas décadas ha variado el nivel de estrés laboral. Así lo detalló Chaves: “los procesos laborales y las formas de trabajo cambiaron a lo largo del tiempo; hasta mediados del siglo XX, por la forma de organización del trabajo, primaba la sobrecarga física”. Con los cambios en la tecnología y en la organización del trabajo, “empieza a tomar importancia la sobrecarga psíquica, ya sea por un aumento de la cantidad de trabajo, por la tensión que se genera, por los ritmos de trabajo, por todos los cambios fisiológicos que pueden haber”. Según Chaves, las profesiones que pueden estar más sometidas a estrés son aquellas que tienen mayor responsabilidad.

Consultada acerca de la prevención del estrés que se realiza en empresas e instituciones, Pallas indicó que a través de Medicina Empresarial tienen distintos programas para analizar las condiciones y medio ambiente de trabajo. Señaló que lo más importante es abarcar toda la estructura empresarial. Por otra parte, en el Departamento Salud Ocupacional de la Facultad de Medicina reciben consultas de todos los trabajadores que quieran un asesoramiento sobre la salud en el trabajo. “Como servicio universitario cumplimos con la misión de la docencia, la investigación y la extensión, en el marco de esa extensión, recibimos las consultas de cualquier trabajador que quiera recibir un asesoramiento ya sea del ámbito público o privado”, afirmó Chaves.

En relación al elevado número de certificaciones médicas, Pallas señaló que “en el ámbito público es más común que en el ámbito privado porque en el ámbito público hay menos contralor y el Estado en cierta forma es más benevolente”. Agregó que las certificaciones en públicos y privados también dependen de las condiciones de trabajo. “No es los mismo un docente de secundaria que un administrativo del Poder Judicial”, indicó la doctora.

En 2014 se aprobó el decreto Nº 127 que reglamenta la obligatoriedad, para todas las empresas del país, de contar con Servicios de Prevención y Salud en el Trabajo. El decreto dispone reglamentar la implementación de los servicios de salud en las empresas, que se comprometen a establecer progresivamente servicios de salud en el trabajo para todos los trabajadores, incluidos los del sector público y los miembros de las cooperativas de producción, en todas las ramas de actividad económica y en todas las empresas. Pallas afirmó que hubo avances desde su aprobación, pero que quedan cosas por mejorar, por ejemplo, “el debe del decreto 127 es que la implementación de que todos los trabajos deben tener un servicio de salud de medicina de trabajo se inició de forma paulatina. Empezó obligatorio para la química y la construcción y recién en 2015 se puso obligatorio para las empresas de salud”.

Las especialistas brindaron algunos consejos para prevenir el estrés. Chaves señaló que es importante identificar cual es la fuente del estrés y destacó que es fundamental poder hacer una actividad recreativa, por ejemplo, gimnasia o yoga, manejar los tiempos y poder hacer actividades que al trabajador le satisfagan. Por su paarte, Pallas indicó que los trabajadores tienen que “dialogar y saber decir hasta acá puedo y hasta acá no”. Aconsejó que “las partes más gerenciales deben buscar apoyo abajo, y compartir conocimientos y las formas de trabajar”. “El estrés es un tema para trabajar entre todos, y en conjunto podemos mejorar las condiciones”, remarcó.

El 28 de abril se conmemoró el Día Mundial de la Salud y la Seguridad en el Trabajo. En ese marco, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó el informe “El estrés en el trabajo, un reto colectivo“. Este documento busca sensibilizar a la población sobre la magnitud de esta problemática que sufren muchos trabajadores y que diariamente se enfrentan a diversos cambios en la organización del trabajo y las relaciones laborales, lo que genera mayor presión para satisfacer las exigencias de la vida laboral moderna.

Lucía Betancur