Luego de un reñido balotage PPK se quedó con el gobierno en Perú

POR UNA CABEZA

Pedro Pablo Kuczynski anuncia su victoria. AFP PHOTO / CRIS BOURONCLE

Con el total de los votos escrutados, Pedro Pablo Kuczinsky (PPK) se quedó con el triunfo en un duelo que llevó varios meses. En las últimas horas Keiko Fujimori reconoció su derrota. De todas maneras, la diferencia fue mínima. PPK obtuvo el 50,12 por ciento y Keiko el 49,88. La ventaja con la que ella contaba en las encuestas se fue reduciendo en los últimos días hasta que el resultado electoral mostró la ventaja de PPK.
Keiko Fujimori aceptó el resultado electoral en conferencia de prensa, acompañada por los congresistas electos, donde manifestó: “hemos recibido el encargo de ser oposición”, refiriéndose al amplio caudal de votantes. La presencia de sus acompañantes aludía claramente al lugar desde el que canalizarán el rol opositor. Anunció que tienen una agenda legislativa con los puntos programáticos de su partido Fuerza Popular. Según sus palabras, vigilarán los pasos del nuevo gobierno y sus aliados.
También aprovechó la ocasión para dar cuenta del crecimiento en el número de congresistas con los que contarán a partir del próximo julio. Aclaró, a su vez, que dicho crecimiento se expresó en todo el país, gracias a lo que contarán con al menos un representante en cada región.

El pez por la boca muere

En entrevista con El Comercio Kuczinsky adelantó algunas líneas de lo que será su futuro gobierno.
En materia económica podría contar con limitaciones parlamentarias si los congresistas no acompañan sus iniciativas, pero consideró que los proyectos más importantes ya están aprobados y a ellos se va a dedicar. Se refirió además a las obras de infraestructura que promoverá, como el Plan IIRSA y la Panamericana, que acompañan el fuerte avance del extractivismo en la región.
Otro elemento de su gobierno que estaría definido es la voluntad de trabajar junto a Colombia en la condena a Venezuela.
Kuczinsky sostendría medidas liberales como la unión civil y el “matrimonio igualitario”, a la vez que las de corte neoliberal en política económica y exterior, un modelo que se reitera en varios países del subcontinente.
El presidente electo, hijo de padres europeos, que desde niño fue a Europa a cursar sus estudios, que trabajó para importantes multinacionales a lo largo del mundo, que se casó dos veces con mujeres estadounidenses, que tiene una hija graduada recientemente en ese país, en los cortos períodos que permaneció en Perú ocupó cargos de gobierno y en dos oportunidades tuvo que dejar el país por conceder beneficios irregulares a empresas multinacionales.
Según sus propias palabras, desde la Presidencia intentará seguir las mismas políticas.

Mirando al horizonte

La zona donde PPK obtuvo un mayor respaldo electoral fue en el sur del país, lugar fuerte de la candidata Verónika Mendoza del Frente Amplio, quien decidió a último momento apoyar a Kuczinsky para la segunda vuelta. Según Mendoza, la decisión persiguió defender la democracia y “luchar contra la corrupción”. Keiko Fujimori fue tajante en este orden: a PPK lo apoyó “el poder político en el gobierno, el económico y el mediático”.
La campaña electoral de cara a esta segunda vuelta se polarizó en la disyuntiva “democracia o dictadura”, colocando a Kuczinsky como el representante de la primera opción, debido a la participación de Keiko Fujimori en el gobierno de facto de su padre. En ese marco fue que el Frente Amplio se alineó tras el candidato liberal. Quedó en un segundo plano el programa económico del candidato ganador, basado en el mismo modelo económico que vulneró la soberanía del país andino y que tantas crisis económicas y políticas trajo aparejado.
Fue precisamente Keiko Fujimori quien recogió el guante y se hizo cargo del hueco vacío. En su última conferencia, la candidata expresó: “defenderemos al pueblo de los lobbies y del poder de las grandes empresas”, en clara alusión a los vínculos históricos entre PPK y los grupos económicos trasnacionales.
Parece que el vencedor se adecúa mejor al nuevo perfil de gobernante eficiente por su experiencia empresarial. En palabras del premio novel Vargas Llosa, la “victoria de PPK es un nuevo paso contra el populismo”, que según su opinión acompaña el repliegue que están sufriendo varios gobiernos de Sudamérica.

Bruno Lasa