La Junta Departamental de Paysandú aprobó un decreto de etiquetado de alimentos transgénicos

CON DERECHO A SABER

Paysandú aprueba el etiquetado de productos transgénicos.

El pasado jueves 26 de mayo se aprobó por unanimidad de la Junta Departamental de Paysandú un decreto que establece el etiquetado de los productos que contienen elementos transgénicos, es decir, que poseen o son producidos mediante organismos genéticamente modificados. Sala de Redacción se comunicó con el edil frenteamplista y miembro del Grupo de Vecinos de Guichón por los Bienes Naturales, Marcelo Fagúndez, quién contó la experiencia que atraviesa el departamento litoraleño en materia de regulaciones y brindó su perspectiva acerca de cuáles serán los desafíos que deberá atravesar la administración para lograr una correcta aplicación y seguimiento del decreto.

-¿Cómo surgió la iniciativa del Grupo de Vecinos de Guichón por los Bienes Naturales de impulsar un decreto sobre el etiquetado de productos transgénicos?

-Surge tratando de seguir a Montevideo y Lavalleja. Tuvimos el acompañamiento de Claudio Martínez Debat y Pablo Galeano -quienes son docentes de la Universidad de la República e integran el colectivo Cultivos Transgénicos en Uruguay-, realizaron distintas charlas y colaboraron en la elaboración del proyecto de decreto que se votó. Pero hay un reclamo que viene desde hace años por parte de las organizaciones de la sociedad civil, apuntando como primera medida a que la ciudadanía y el consumidor puedan saber qué alimento están consumiendo, y tengan la posibilidad de identificar aquellos que son elaborados con transgénicos o que tienen trazas de transgénicos.

-¿Qué resultados obtuvo la  votación?

-Se aprobó por unanimidad, 30 en 30 en el legislativo departamental. Ahora, el camino para su aprobación final continúa, y el paso siguiente es la aprobación del Intendente, quién lo puede promulgar o realizar algunas observaciones. Nosotros creemos que está muy bien elaborado, ya que prácticamente el modelo corresponde con el decreto aprobado en Lavalleja. Vamos a trabajar en la aplicación en Paysandú.

-¿El decreto que se implementaría en Paysandú toma como base que los alimentos que contengan más de un 1% de organismos genéticamente modificados deberán etiquetarse con esa información?

-Sí, toma como margen a partir del 1% de los componentes de ese alimento. Este porcentaje es un margen que se deja por alguna contaminación que se pueda dar.

¿El decreto se elaboró en base al aplicado en la Intendencia de Lavalleja o en la Intendencia de Montevideo?

-Es el modelo que se está comenzando a aplicar en Lavalleja. En Montevideo hay una discusión con la etiqueta, ya que el decreto habla de colocar en los productos una etiqueta formada por un triángulo y una letra “T”. Entonces se creía que podía ser un poco discriminatorio y que el consumidor iba a pensar que era un producto nocivo y  por eso ellos están trabajando en implementar otro tipo de leyenda. El de Paysandú es semejante al de Lavalleja.

-¿Cree que debería existir una reglamentación nacional sobre este tema?

-Sí, por supuesto. Esa es la meta y esos son los objetivos que han planteado la mayoría de las organizaciones e instituciones que han venido reclamando esta normativa. Que estos sean mojones de una ruta que nos conduzca a una ordenanza u normativa nacional, como existe en más de 60 países; incluso en Brasil es obligatorio el etiquetado hasta en los alimentos para mascotas.

Marcelo Fagúndez, edil de Guichón.

-Luego de que el Intendente apruebe o modifique el decreto, ¿cuáles serían los pasos para implementar el etiquetado?

-Hay mas de 500 productos en Uruguay que tendrían organismos modificados genéticamente. Además, en nuestro país hay dos elementos autorizados como transgénicos, que son la soja y el maíz, y sobre éstos, los alimentos que se producen en base a esos cultivos. En cuanto a los productos importados que llegan al departamento, habría que ver de qué manera lo implementará la Intendencia. Al ser una ordenanza y una obligación, seguramente las empresas y las distribuidoras van a tener que comenzar a etiquetar esos productos. En Paysandú existe un polo tecnológico y una Dirección de Bromatología que tendrá que adquirir la tecnología necesaria para realizar los análisis de trazabilidad en los alimentos. Montevideo está seguramente más avanzado en este tema. Nosotros estamos viendo de tener en la próxima semana una reunión con la Dirección de Bromatología de la Intendencia de Montevideo para ver en qué etapa están ellos y cómo han manejado los análisis en los alimentos.

-¿La Intendencia aplicará sanciones a las empresas que no apliquen el etiquetado?

-Sí, por supuesto. Seguramente se aplicarán sanciones. En Montevideo hay un digesto, en Paysandú aún no hay, pero al transformarse en ordenanza la Intendencia tiene herramientas y mecanismos para poder aplicar las sanciones correspondientes. Pero, bueno, eso será lo que se vendrá en los próximos meses. Entre todos tendremos conjuntamente que trabajar en la elaboración de la fiscalización, en la forma de aplicar esta medida que creemos que es sumamente importante para el departamento y para el país, porque Paysandú sería el tercer departamento que está alcanzando esta norma.

-¿Cree que las personas, al saber que los alimentos que compran contienen transgénicos, van a dejar de consumirlos? ¿Esta medida creará mayor conciencia?

-Seguramente van a tener la oportunidad de saber qué es lo que consumen. Esto creará mayor conciencia y las personas van a visualizar alternativas como son los alimentos orgánicos.

-¿Qué importancia cree que tiene en la vida cotidiana para los ciudadanos este cambio en la legislación?

-Son caminos nuevos, donde tendremos que acostumbrarnos a poder ver en las etiquetas los elementos con que son elaborados los alimentos que consumimos. En este caso vamos a poder identificar aquellos que contengan organismos genéticamente modificados y vendrá seguramente más adelante la discusión y el debate sobre si los transgénicos ocasionan problemas en la salud. Ese es otro tema, y el decreto será el puntapié inicial para esa discusión que creemos se debe dar.

-¿En qué aspectos de la salud cree que repercute el uso de transgénicos?

-Apoyándome en las palabras de Claudio Martínez, que es un profesional en la materia en todo este tema de biología molecular, diría que los pesticidas que se utilizan en los cultivos transgénicos quedan en el producto final, en los granos, en la polenta. Existe una gran discusión en la comunidad científica sobre el tema.

-¿Qué opinión tiene la gente, el ciudadano común en Paysandú, sobre este tema? ¿Ha mostrado interés?

-Sí, era una demanda, preocupación y exigencia de organizaciones de la sociedad civil desde hace años, que nosotros trasladamos a la Junta. El fundamento de este decreto apunta a profundizar y ampliar los derechos de los consumidores. Que podamos saber qué alimentos les estamos llevando a la mesa a nuestros hijos. Separamos la discusión, dejamos la parte -que vendrá más adelante- sobre si lo transgénico es bueno o es malo y ahora el fundamento se dio ahí, nos centramos en el derecho al consumidor que es a lo que apunta este proyecto de decreto.

-¿Qué actividades realiza el Grupo de Vecinos de Guichón por los Bienes Naturales? ¿Cuáles son los objetivos que tiene la comunidad?

-Nosotros este año venimos trabajando sobre la problemática del agua, la preocupación por nuestras fuentes de agua en nuestra localidad y en el departamento. Creemos que la calidad y potabilidad está en riesgo. Ahora estamos trabajando en actividades periódicamente, en intercambios con la ciudadanía, jornadas donde se trata de generar conciencia con los vecinos sobre la problemática del agua y que todos tenemos que ser guardianes de ese elemento. Estamos viendo las posibilidades, también, de trabajar en una normativa y trasladarla a la Junta Departamental para que prohíba las fumigaciones de las plantaciones en principio a 500 metros de las unidades potabilizadoras, norma que no existe a nivel nacional tampoco.

María Nan