El acoso escolar y las redes sociales

NO “ME GUSTA”

Esta imagen, de un video que se viralizó en México, ejemplifica la "nueva moda" que prende en Uruguay.

Una nueva modalidad de acoso escolar trascendió las fronteras. Hay casos en Argentina, Estados Unidos, México y sin ir más lejos en Uruguay. Los nativos digitales utilizan los medios de comunicación y actúan de verdugos mientras la víctima es golpeada sin piedad y como acto lúdico.

Es conocido como “soap happy”, españolizado como “bofetada feliz” y está siendo más común de lo que pensamos. Se trata de una nueva moda en donde los jóvenes se incitan y alientan entre ellos a pelear en medio de un clima escandaloso. A todo esto se le suma que cualquier aparato tecnológico, por lo general los celulares, pueden, en pocos minutos, enviar el acontecimiento a todo el mundo por diversas redes sociales (Facebook, Youtube, Whatsapp).

Se difundió un video de acoso, en abril de este año, en el liceo Dr. Aníbal Acosta Estapé, en Río Branco, Cerro Largo. Según publicaron medios locales, no era la primera vez que se filman peleas, tanto dentro o fuera del liceo. Los protagonistas eran adolescentes de ambos sexos y rondaban los 15 años. En este caso uno de los implicados fue lastimado y quemado. El hecho culminó en la órbita judicial.

El liceo Dámaso Antonio Larrañaga de Montevideo fue sede en mayo de 2014 de otro caso y, también, el CETP (ex UTU) de Canelones. Dos años antes dos chicas del Liceo N°2 de San José protagonizaron una pelea que fue filmada. El caso se denunció en la comisaría local.

El primer paso del procedimiento ante un hecho de violencia en una institución educativa es llamar a los padres o tutores del menor para tener una reunión con el Consejo Asesor Pedagógico. El Consejo está formado por tres docentes electos por profesores, dirección y alumnos, que deberán evaluar las pruebas y testimonios. Las resoluciones dependerán de la edad, de la situación personal o familiar, entre otros aspectos.

Según el manual publicado en CODICEN, las posibles sanciones serían: “observación verbal, observación escrita con anotación en la ficha estudiantil, cumplimiento de actividades alternativas o tareas comunitarias, suspensión por hasta 1 año, con o sin prohibición de rendir exámenes en calidad de libre”.

Roberto Balaguer, psicólogo e investigador del impacto de las  nuevas tecnologías en el psiquismo, expresó a Sala de Redacción que las redes toman suma relevancia en la vida de los jóvenes porque gran parte de su vida transcurre en ellas, gestionando su identidad, buscando trabajo, momentos de ocio o búsqueda de pareja. Todo lo que se hace dentro de la red se hace en función de la pertenencia.

Las redes sociales “vehiculizan todo lo social, muestran en tiempo real qué es lo importante, qué es lo que vale, lo que los otros piensan, y, a su vez, es una forma de ver qué valor tiene uno en la red” expresó. Esto se puede materializar en los me gusta, seguidores, comentarios que se reciben en los post y fotos. Siempre ocurrieron hechos violentos pero no eran documentados, esto promueve y alienta a que haya más; incluso, cambiaron las modalidades de las peleas, antes era impensable ver chicas y hoy en día es bastante común, agregó.

Se cree que esta modalidad, que consiste en golpear a una persona con el único fin de subir la acción a la red, surgió en Londres, expandiéndose luego a los centros escolares.

Balaguer agregó que: “Uno pasa a tener un material que termina siendo de valor en las redes, de valor en el sentido de que puede ser gracioso o llamativo, no importa tanto el contenido”

Lo que brinda la red es la inmediatez, el anonimato y la falta de control que deriva en conductas desviadas o jugadas al momento de difundir cualquier tipo de video. “Hay un efecto contagio en la medida en que eso se hace visible y se le da importancia. Cuando pasa eso, se promueven conductas iguales”, explicó. A su vez reconoce que el contagio no se da en todos los grupos sociales, ni en todos los centros educativos, pero que aquellos huérfanos de control son los que están más propensos a repetirlo. Una de las principales causas es porque los jóvenes navegan en las redes como en un mundo paralelo, donde los padres intervienen solo cuando hay algún problema.

En el informe Violencia en Internet: nuevas víctimas, nuevos retos, de la Universidad Nacional Autónoma de México se hace énfasis en que el surgimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, “ha posibilitado y optimizado la comunicación, el compartir, distribuir, intercambiar y poner en red la información a una velocidad nunca antes experimentada”. Este beneficio está interfiriendo en el marco ético y legal de los países, ya que no avanza a la misma velocidad que la tecnología.

Flavia Curbelo