La cobertura de El País sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

UNA MIRADA SINGULAR

Campaña tendenciosa: El País y la "ley de medios". Montaje: SdR

El pasado viernes el semanario Brecha publicó una investigación periodística sobre la cobertura de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) que realizó el diario El País. Esta investigación estuvo a cargo de Fernando Gelves, asistente académico de la Facultad de Información y Comunicación (FIC); Gustavo Gómez, corredactor de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y ex director de la Dirección Nacional de Telecomunicaciones y Facundo Franco, docente de la FIC.

La recopilación de las publicaciones del principal matutino del país dejan en claro una postura contraria a la aprobación de la ley y una falta de pluralidad de voces a la hora de informar a la población sobre un tema de interés público. En todos los casos, redundan fuentes informativas que coinciden con la postura editorial del diario y en ningún caso aparece una que destaque los aspectos positivos de la ley. Al día de hoy la LSCA está vigente pero no reglamentada, por lo que no está siendo aplicada. Sobre todos estos temas estuvo conversando Fernando Gelves con Sala de Redacción.

Marcando la agenda

La investigación analiza titulares, noticias informativas, columnas de opinión, editoriales y cartas de los lectores de El País durante el periodo febrero-diciembre de 2013, año en que la ley se discutió en la Comisión de Industria, Energía y Minería y luego en la Cámara de Diputados. En ese período, 97 notas periodísticas fueron publicadas sobre el tema, 57 informativas y 34 de opinión. La investigación determinó lo que intuían. De las notas informativas, más del 78% fueron contrarias a la aprobación de la ley, 19% fueron neutras y menos del 3% fueron calificadas “mayormente a favor de la ley”. En las notas de opinión, entre columnas, editoriales y cartas de los lectores, hay una sola publicación de carácter neutro y ninguna a favor de la norma.

“La idea (de la investigación) surge porque no habían datos sobre el tratamiento de la LSCA en los medios. Gustavo (Gómez) se contactó con Facundo (Franco) y conmigo en noviembre del año pasado y ahí empezamos. En un principio manejamos hacer el estudio sobre el tratamiento que hicieron El Observador y El País pero, en definitiva, terminamos haciéndolo sobre la cobertura de El País”, explica Gelves.

En la relectura de las publicaciones que hacen Gelves, Gómez y Franco, además de la clara tendencia que muestran las estadísticas elaboradas, otro dato alerta a los investigadores: la escasa pluralidad de fuentes consultadas. “Para nosotros la pluralidad de fuentes de opinión e información sobre el tema son uno de los aspectos fundamentales para que los elementos de análisis y de opinión sean los más fidedignos posibles. Entendemos que son necesarias para que el lector o la lectora del diario cuenten con mayores elementos de análisis para promover información y tomar una postura sobre un tema. Lo que discutimos es la pretendida objetividad, cómo se construye la noticia con –o sin– pluralidad o diversidad de fuentes”, asegura el asistente académico de la FIC.

“El País cubrió el tema y lo que sacamos en conclusión de los datos es que hubo una postura totalmente contraria a la ley, no solo desde columnas de opinión o editoriales -que sería lo más lógico- sino también desde noticias informativas y sus titulares hasta las fuentes que trataban”. Dentro de la investigación, Gelves trabajó sobre los titulares, enfocado en el contenido de las palabras utilizadas para referirse a la ley. Concluyó que fueron todas contrarias o discriminatorias y que no se encuentra “ni un adjetivo que sea positivo sobre la ley entre los titulares de El País”.

Durante el período estudiado, El País realizó dos encuestas de opinión para saber la posición de sus lectores sobre el tema. Los resultados que muestra El País -entre 85% y 95%- son contrarios a la aprobación de la ley pero, según Gelves “es difícil sacar conclusiones categóricas porque no se sabe ni siquiera cuánta gente respondió. A lo que además cabe preguntarse: con esa línea editorial, ¿no es lógico que los resultados del sondeo den esos números? En lo personal creo que en la construcción de la noticia, si había lectores que no tenían postura tomada y El País era su fuente de consulta, la decisión debe haber sido contraria a la ley. El tratamiento que le dio al tema fue totalmente contrario ya que incluso cuando se toman como fuente personas u organizaciones a favor de la ley se las utiliza porque realizan alguna crítica puntual”.

LSCA hoy

La actual normativa regula la asignación de frecuencias y la utilización del espacio dentro del espectro radiofónico. De hecho, esta ley podría considerarse una actualización del Decreto-Ley 14.670 que, hasta la entrada en vigencia de la LSCA, era la única normativa vigente sobre regulación de frecuencias de medios de radiodifusión. Estas leyes no regulan la concentración ni la actividad de los medios impresos, ya que de eso se encarga la Ley 16.099 (Ley de prensa). De todos modos, los investigadores afirman que hay un cierto interés del medio en influir en la opinión pública sobre la percepción de la LSCA ya que “los dueños de El País tienen ciertos intereses. Están involucrados (económicamente, ya que forman parte de un conglomerado de medios) con Canal 12 (televisión abierta) y la empresa Nuevo Siglo (televisión para abonados)”, reflexiona Gelves.

La ley que, culminó su periplo por la cámara baja en diciembre de 2013 y salió con aprobación definitiva del parlamento al año siguiente, aún no está reglamentada. Para el asistente académico muchos artículos podrían aplicarse en estos momentos, desde la Presidencia se esperan las respuestas de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) ante los recursos de inconstitucionalidad presentados. En abril de este año, la SCJ falló sobre el pedido de la empresa Direct TV que impugnaba veintisiete artículos. El resultado: un sólo artículo fue declarado inconstitucional y otros tres de manera parcial. El título de El País en la web fue: “Corte voltea cuatro artículos por inconstitucionales”.

De todos modos, el futuro de la LSCA es una incógnita. Se espera a la reglamentación para la creación y formación del Consejo de Comunicación Audiovisual, organismo creado por la ley para su monitoreo y contralor pero, mientras tanto, algunos artículos como los que habilitan la transmisión en televisión abierta de los partidos de las Selecciones Uruguayas de Fútbol y Básquetbol siguen sin aplicarse ni regularse por la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones, organismo en el cual actualmente recae la regulación de la norma. Este tema, según Gelves, es la “punta del iceberg”. Además, no se han reglamentado los artículos relacionados a las producciones nacionales en la oferta de tevé abierta, el horario de protección al menor, la publicidad limitada a 15 minutos por hora de transmisión y la eliminación de publicidad no tradicional, conocida como “chivos”, en los programas destinados a niños, niñas y adolescentes.

Iván Fernández