Dos nanosatélites fabricados en Uruguay fueron enviados al espacio

DESPEGADOS

Foto: Zonamerica

Ya en órbita, lejos del espacio terrestre, se encuentran los dos primeros nanosatélites elaborados en Uruguay. Sus nombres, Fresco y Batata, emulan la tradicional combinación culinaria argentina de queso fresco y dulce de batata, conocida por los uruguayos como Martín Fierro.

Esta dupla surgió dentro de las instalaciones de Zonamerica como parte de un proyecto de la empresa tecnológica argentina Satellogic. Esta corporación comenzó con el emprendimiento hace cinco años, según contó a SdR Guillermo Pagés, coordinador de la planta de producción de esta empresa. Los satélites fueron lanzados al espacio el 30 de mayo en China. En una fase previa a su lanzamiento, se efectuaron en Argentina algunas pruebas y experimentaciones con estos modelos. En Uruguay el trabajo abarcó todo un año con ingenieros y personal especializado en electrónica que se encargó de la planificación, fabricación y ensamblaje de las unidades. A su vez, el equipo uruguayo contó con el apoyo del Departamento de Investigación y Desarrollo del vecino país.

Estos complejos artefactos son una especie de rectángulo imperfecto: tienen una base de 50 por 40 centímetros, miden 80 de alto y pesan 35 kilos. Fresco y Batata están diseñados para obtener información fotográfica acerca de la superficie, los cultivos, la ganadería en general, así como para conseguir datos útiles para la industria y cumplir servicios de logística.

Estas unidades además cuentan con la ventaja funcional de ofrecer información en tiempo real. “Hoy en día hay muy buena información fotográfica pero con un tiempo de actualización que puede ser de horas, semanas o hasta meses, dependiendo de la ubicación”, explicó Pagés. De acuerdo al comunicado oficial emitido por Satellogic, estas unidades, “a diferencia de sus antecesores (de prueba), denominados Capitán Beto, Manolito y Tita, extendieron el alcance de la tecnología y son capaces de brindar información fundamental para empresas y países”.

La empresa argentina dispone de 860 metros cuadrados de instalaciones dentro de Zonamerica con áreas específicamente destinadas para pruebas y con las garantías de cuidado ambiental necesarias. La corporación internacional tiene 63 trabajadores entre sus distintas centrales y Uruguay, planta de producción para Satellogic, es el segundo país con más funcionarios.

La decisión de centrar el trabajo de elaboración por estas latitudes radica en “un tema de atractivo para la inversión: desde un punto de vista logístico la ley de zonas francas en Uruguay facilita de una manera bastante interesante este tipo de actividades”, comentó Pagés.

Fresco y Batata son el puntapié inicial para la conformación de una constelación satelital llamada Aleph que, se planea, tendrá un total de 15 dispositivos y ofrecerá mapas más precisos de la superficie terrestre. Estas unidades vuelan a 500 kilómetros de altura y son capaces de rodear el mundo en apenas 93 minutos, por lo que pueden pasar por un mismo punto del globo con mucha frecuencia.

Las prestaciones de este proyecto no necesariamente las aprovechará Uruguay, ya que “tiene una superficie muy chica y los servicios satelitales son globales”, explicó Pagés. Sin embargo, destacó que “para Uruguay -y lo digo como uruguayo- el beneficio es estar participando de un proyecto de tecnología de punta de verdad”.

Actualmente, el ritmo de producción de la planta de Zonamerica es escueto. Esto se debe a las complejidades que poseen los productos por lo que requieren un trabajo de alta precisión y personal especializado en la materia.

El próximo lanzamiento está planificado para fines de este año y, a comienzos de 2017, se enviarán al espacio otros tres satélites más. Según declaró Pagés a SdR, se piensa aumentar progresivamente la capacidad de producción a medida que mejoren las condiciones de infraestructura y capacitación del personal: “La idea en Uruguay, eventualmente, es tener la capacidad y la gente para poder producir satélites autónomamente”.

Maximiliano Silva