La Udelar presentó el proyecto de reconversión edilicia del Hospital de Clínicas

TODOS SOMOS EL CLÍNICAS

Foto: Todos por el Clínicas

El Hospital de Clínicas “se encuentra en un punto crítico”, provocado por “décadas de atraso presupuestal”, dijo Sofía Kohn, representante de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), en un acto organizado por el movimiento Todos por el Clínicas. “La refuncionalización de la planta física del hospital es urgente, porque las condiciones de internación de nuestros pacientes, aquellas en las que ejercen nuestros trabajadores docentes, médicos y no docentes, y las condiciones de estudio en el único hospital universitario de nuestro país son indignas”, exclamó Kohn. El movimiento Todos por el Clínicas está integrado además por la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (Udelar), la Agremiación Federal de Funcionarios de la Udelar, la Unión de Trabajadores del Hospital de Clínicas (UTHC) y el PIT-CNT, se presentó en el Paraninfo de la Universidad el plan para la refuncionalización del Hospital de Clínicas y la propuesta de su financiamiento aprobada por el Consejo Directivo Central (CDC), con el fin de construir el Hospital Universitario del Siglo XXI.

La nueva propuesta deja en claro que no existe una cobertura asistencial acordada técnicamente, lo que genera que la misma apunte a toda la población del país. Actualmente el hospital plantea un conjunto de situaciones críticas cuya transformación es decisiva a los efectos de su viabilidad futura. También se debe tener en cuenta su articulación con la enseñanza y la investigación, sus mecanismos de gestión y gobierno, el reordenamiento general de sus funciones, su dotación en recursos humanos, el acondicionamiento de sus espacios exteriores y el necesario mantenimiento permanente de sus instalaciones. En relación a lo anterior, la directora del Hospital de Clínicas, Raquel Ballesté, argumentó que según el equipo técnico, “la estructura no tiene mayores daños sino que su mal estado se debe a la no realización de un mantenimiento adecuado a lo largo de muchos años”. “La propuesta tenderá a descomprimir el sistema de circulación vertical que tenemos hoy en día, y lograr una comunicación favorable para el mejor funcionamiento”, aseguró Ballesté.

La propuesta

Sobre la propuesta, el rector de la Universidad de la República (Udelar), Roberto Markarián, remarcó que “las autoridades de la Facultad de Medicina, junto a los funcionarios del hospital y el Rectorado de la Universidad, acordamos que teníamos que avanzar en una mejoría del hospital, tanto en su organización como en aspectos edilicios y su vínculo con el sistema nacional de salud”. Luego de esta determinación, se planteó como prioritario construir un área dedicada a los sectores críticos. Estos podrán reubicarse, lo que permite realizar las obras sin detener su asistencia. Al mismo tiempo, se consideró urgente que se realicen obras destinadas al sector de Cuidados Moderados.

La directora del Hospital de Clínicas remarcó que “el edificio tiene una excelente posición estratégica. Esto permite tanto la conectividad con el área metropolitana y el interior del país, y además una excelente cercanía con los demás centros asistenciales”. A su vez, resaltó que es posible realizar obras por sectores de forma programada, sin que se deje de brindar asistencia a los pacientes. También señaló la importancia de “rezonificar y ordenar a través de lógicas y agrupamiento de servicios que maximicen la comunicación favoreciendo la gestión”. Para esto, consideró importante “generar áreas netamente asistenciales, áreas docentes y áreas de investigación. Y dentro de cada una de ellas, diferenciarlas de acuerdo al grado de complejidad”. La propuesta pretende tener un Área Crítica ubicada en el ala oeste, desde planta baja al piso cinco; un Área Ambulatoria en el ala este, localizada desde planta baja al piso tres; un Área de hospitalización de Cuidados Moderados del tercer al quinto piso en ambas alas, mientras que las Áreas de Administración, Docente e Investigación estarían en ambas alas, en los pisos superiores.

Las obras se desarrollarían en cuatro etapas. La primera se ocupará en las obras preparatorias que se realizarán este año y el que viene, y consistirán en adecuaciones básicas en las policlínicas del ala Oeste, para poder concentrar el policlínico en este ala. La segunda etapa será la inicial en el área de Cuidados Moderados, Área Critica (Emergencia, Centro Quirúrgico, CTI) y Administración y Dirección. Ésta abarcara los años 2018 y 2019. En la tercera etapa se terminará el sector de Cuidados Moderados y Área Ambulatoria (Policlínico y Especializado), durante 2020 y 2021. Y la cuarta y última etapa es la que se destinaría a la finalización del Área Critica (CI y Obstetricia, Salas de nacer y CTI Neonatal) y la áreas de Administración y Dirección, además de la ejecución de las áreas de Enseñanza e Investigación, previstas para los años 2022 y 2023. El costo de inversión incluyendo infraestructuras, instalaciones, obra edilicia y equipamiento es de U$S 119,5 millones.

El decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, remarcó que este proyecto “transforma la gobernabilidad del hospital y lo aggiorna a nuestros tiempos. Tenemos que pensar mucho más el hospital de acuerdo a la necesidad del usuario y el modelo de atención”. Tomasina manifestó que espera “un hospital menos clínicas y más universitario”, con una mirada distinta de organización. Por su parte, la secretaria general de la UTHC, María Montañez, se refirió a dos necesidades actuales a resolver. Por un lado la “que tiene la Universidad de contar con un centro que forme los profesionales de la salud que necesita el país, y que tengan acceso durante su formación a las últimas tecnologías y el conocimiento elaborado por nuestros investigadores”. Y por el otro, “la necesidad impostergable y el derecho de los uruguayos de contar con un hospital con una atención en salud de vanguardia, digna, oportuna y eficaz”.

La financiación

El rector de la Udelar expresó que “el Consejo Directivo Central aprobó en general la propuesta como una de las iniciativas que permitirían financiar dichas obras. Sería conveniente comenzar las obras lo antes posible y financiarlas a través de préstamos u otras formas a analizar, y realizar el pago una vez finalizada la obra por un período de al menos diez años, a través de la reducción alícuota de aportes patronales en la financiación de rentas generales”. Actualmente, la distribución del presupuesto universitario se realiza de la siguiente manera: el 65 por ciento del presupuesto se destina a salarios, el 20 por ciento a gastos e inversiones y el 15 por ciento restante a aportes patronales. Cabe resaltar la desigualdad que hay, ya que la Udelar es quien paga más porcentaje de aportes patronales (19,5 por ciento), comparado con las empresas públicas (7,5 por ciento), mientras que la educación privada está exonerada. Por esto, la solicitud que se hizo al Ministerio de Economía y Finanzas es que, durante diez años, se rebajen los aportes patronales a un 10,5 por ciento. El Poder Legislativo debería aprobar la exoneración tributaria con ese fin, que regirá dentro del plazo a definir, para que eso se utilice como fondo para financiar la construcción. La empresa constructora comenzaría a cobrar una vez que finalice. La Udelar pagaría cuotas anuales entre los años 2027 y 2036.

La secretaria general de la UTHC declaró que será importante “lograr el voto afirmativo de todos los legisladores, de todos los partidos, para que apruebe sin más vueltas un proyecto de financiación que marcará un antes y un después en la historia del hospital, y avancemos en la consolidación del derecho humano a la salud”. Por su parte, la representante de la FEUU aclaró que en la idea de financiamiento lanzada por la Udelar “están contemplados todos los reparos del Poder Ejecutivo”, ya que no afecta el déficit fiscal ni aumenta la deuda pública. Kohn hizo hincapié en que “asegurar que el Hospital de Clínicas alcance su potencial depende de que podamos asegurar que reciba una retribución acorde a su gran contribución con el sistema de salud” , y subrayó que ese “debe ser otro de los reclamos centrales de nuestro movimiento”.

Juan Manuel Bauzá