AFILANDO LAS TIJERAS

La asamblea de AFUR que analizó los recortes presupuestales pra la Universidad. Foto: SdR / Franco Sena

En el proyecto de rendición de cuentas elevado al Parlamento por el Poder Ejecutivo  se postergan algunos incrementos pactados en 2015 para la Universidad de la República. “Para nosotros son recortes porque nada nos asegura que una postergación al 2018 no sea una postergación definitiva”, aseguró a Sala de Redacción Daniel Olivera, secretario general de la Agremiación Federal de Funcionarios de la UdelaR (AFFUR). Olivera sostuvo que “es imposible que la Universidad pueda seguir desarrollándose en estas condiciones”.

En el caso de la Universidad, el “recorte” abarca todo el incremento que se votó en el presupuesto del año pasado. “No es un tema solamente de salarios, afecta a la investigación, a la creación de cargos en la parte docente donde estaba planteado eliminar los cupos de las carreras que todavía tienen cupo en el ingreso”, explicó Daniel Olivera y agregó que “la cantidad de estudiantes incrementa un 17% y la de docentes un 1%; evidentemente hay un desfasaje y eso afecta la masividad”. Según el secretario, la única opción que han manejado algunos órdenes es mantener los cursos con cupo, y eso va en contra de los principios de la Universidad como lo son el libre acceso y la gratuidad.

El sector Investigación es uno de los más afectados por la medida, explica Olivera: “De 544 millones había 337 destinados a salarios, pero un 30% iba directamente a investigación: una partida de 30 millones para dedicaciones totales y otra de 127 millones para investigación y posgrado”. Además, sostuvo que existe discriminación respecto a otros organismos: “En la parte de investigación se contempló a la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y al CUDIM y se posterga lo de la Universidad. Y ni hablemos del Hospital de Clínicas: ahí tenemos una postergación de 70 millones directamente para el Hospital, y 105 millones que venían indirectamente a través de los convenios con ASSE”.
Agregó que no se respeta la negociación colectiva en la Universidad pero si se ha respetado en la ANEP o en el INAU,’ y eso también significa discriminar a la UdelaR.

Según el representante de AFFUR hay una situación preocupante porque “muchas cuestiones con cargo al 2017 ya las resolvió la Universidad con el incremento del 2016 que está ejecutando ahora, resolvió priorizar algunas cuestiones contando con un dinero que venía el año que viene. Se distribuyeron determinadas partidas que venían para investigación y posgrado, por la ley presupuestal, y a su vez se reasignaron otras partidas para priorizar otras políticas, por ejemplo creación de cargos docentes. Se destinaron 50 millones para cargos docentes para atender el tema de la masividad e ir disminuyendo el sistema de cupos”. Esto implica que de no contar con el dinero recortado no solo hay cosas que no se van a poder hacer, sino que se va a afectar lo que ya se está haciendo.

Consultado por la situación del interior del país, Olivera explicó que “no se va a poder seguir avanzando en la descentralización, ya el Parlamento había rechazado votar una partida incremental para eso, pero a medida que viniera incremento a nivel general se iba a poder hacer algo. No se va a poder hacer nada y es una situación grave porque el interior demanda mucho a la Universidad”.

Por su parte, la Asociación de Docentes de la Universidad de la República (ADUR) declaró que “Todo tiene su límite y la propuesta de recorte del presupuesto universitario supera ampliamente nuestra paciencia. Este recorte es injusto con nuestra Universidad por todos lados”. En una declaración se sostuvo: “Hemos centrado nuestros reclamos presupuestales en la concreción del 6% del PBI para la educación y del 1% para la investigación, que el partido de gobierno prometió en la última campaña electoral”.

Medidas de lucha

AFFUR convocó una Asamblea General para establecer medidas a tomar. En la convocatoria se difundieron folletos en los que se hablaba de “Ajuste fiscal duro con la Universidad”.
En la Asamblea de definió un plan de acción para enfrentar esta situación en conjunto: “Hay una postura común que compartimos todos los gremios y sindicatos de la Universidad, que es salir a enfrentar este proyecto del gobierno. Por ejemplo, hablar con los legisladores tanto del oficialismo como de la oposición para plantearles las dificultades que presenta esta situación”, sostuvo Daniel Olivera y agregó que tienen “el apoyo total de los demás sindicatos de la educación tanto pública como privada”.

Entre las medidas previstas se encuentra una campaña de propaganda y de difusión sobre la problemática, recorrida por los centros del interior y “un acto institucional con todos los gremios y también autoridades de la Universidad”.

Para el secretario de AFFUR “acá hay un tema de prioridades: en una crisis importa definir dónde se recorta y dónde se afecta. Si se votó un incremento y ahora lo postergan, no tenemos garantías de que el año que viene no vuelva a ocurrir lo mismo. Ya ni te digo llegar al 6% del PBI para la educación pública como fue la promesa del gobierno. Ahí tenés una promesa incumplida”. concluyó.

Franco Sena