La Escuela Técnica de Colonia del Sacramento fue ocupada dos veces en busca de mejoras edilicias

PASO A PASO

Foto: Fernando MelloLa Asociación de Funcionarios de la Universidad de Trabajo del Uruguay (AFUTU) otorgó el plazo de un mes, desde la primera ocupación, al Consejo de Educación Técnico Profesional (CETP) para comenzar con los arreglos de la Escuela Técnica de Colonia del Sacramento, a la cual asisten alrededor de 800 estudiantes en dos turnos. El edificio de dos plantas se inundaba con frecuencia, los cuatro baños (dos de uso femenino y dos masculino distribuidos en las dos plantas) no tenían la higiene adecuada ni funcionaba el agua corriente. Varios de los veinte salones de la institución no tenían luz, las instalaciones eléctricas se encontraban en mal estado -lo que significaba un riesgo-, y se denunciaban pisos rotos. A todo esto, se sumaba la falta de funcionarios.

Daniel Maciel, secretario nacional de Asuntos Laborales de AFUTU, dijo a SdR que asistieron a una bipartita con el Consejo el pasado 6 de mayo, un día después de la ocupación de los docentes, debido a que el Consejo puso la condición de que no dialogaba mientras la escuela estuviera ocupada. En esa instancia se habló de la contratación de una empresa de limpieza y el comienzo de las obras en los baños. “Luego de la ocupación docente se enviaron técnicos que hicieron un sondeo de toda la situación, y rápidamente hicieron una referencia de costos de los arreglos, valuado en un 1.900.000 pesos”, declaró.

La UTU está muerta presupuestalmente”, afirmó Maciel. Para esta situación, el CETP gestionó un presupuesto especial, pero no dio informe de dónde consiguió el dinero. Los estudiantes volvieron a ocupar el centro de estudios el 2 de junio, dado que se demoró más de lo previsto el arreglo de los baños y la limpieza. Daniel Maciel sostuvo que recomenzaron las obras -la primera parte ya acordada está en marcha- y que se trataría el arreglo de los baños de planta baja, “que era lo más complejo”. La empresa constructora de la ciudad de Colonia, Tissot SRL, que estaba trabajando en las reparaciones, había dejado “algunas cosas mal hechas”, por lo que se advirtió al inspector, se habló con la empresa y se reparó nuevamente. Además de los baños, las azoteas y salones en situación compleja están en arreglos.Uno de los problemas más importantes que no se ha podido solucionar definitivamente es el de la instalación eléctrica, que si bien fue reparada en una primera instancia, no quedó debidamente terminada.

Actualmente se está comenzando con la segunda tanda de reparaciones que corresponde a los baños del segundo piso. “En la planta de arriba la Intendencia de Colonia iba a hacer una limpieza, porque parece que muchas de las goteras tenían que ver con la falta de limpieza de los ductos, por hojas y demás, pero a su vez iban a impermeabilizar, eso está dentro del presupuesto que se manejaba”, comenta Maciel.  Al preguntarle acerca de la limpieza diaria de la UTU, comentó que hubo serios problemas porque había “uno o dos funcionarios que no daban a basto” y no estaban cumpliendo con las normas básicas de higiene. Ese tema se planteó en la bipartita y se generó la contratación de una cooperativa de limpieza, y además se contrataron cuatro funcionarios pasantes de  UTU por el término de un año para el trabajo de escalafón “F”, que es el de servicio de limpieza. “Se empezó por limpiar la primera parte, la zona más cercana a la entrada y a la dirección”, concluyó.

Un problema que se extiende

En los últimos años ha aumentado la matrícula escolar en todas las escuelas, pero se sigue con la misma infraestructura, por lo que si se aumenta el uso de aires acondicionados en cada salón de clases -que antes no había-, máquinas nuevas y otros artefactos eléctricos, “llega un momento que pasa como en Bella Unión, que se incendió el tablero porque se superó el consumo habitual. Es un tema que se nos viene en todo el país porque las escuelas nos están quedando chicas y hay riesgo por alto consumo”, manifestó Maciel. “Como Secretario de Asuntos Laborales me he recorrido el país por el tema de seguridad y salud ocupacional”, dijo: “En varias escuelas los docentes tienen el mejor ánimo junto con los estudiantes de los niveles superiores, sobre todo electricistas, para hacer algunos arreglos. Las instalaciones eléctricas son lo que más caos están generando en las escuelas”.

En la Escuela Técnica de Maldonado, donde asisten alrededor de 700 estudiantes, también se han encontrado problemas edilicios. Los baños están clausurados y no tienen agua, por lo que no hay higiene. También hay filtraciones y desprendimientos de materiales de los techos, además de problemas con la instalación eléctrica.

El docente y delegado de la Regional Este de profesores de UTU, Luis Otero, dijo a FM Gente de Maldonado queno es un disparate lo que haya que arreglar de los baños; sí la parte estructural de filtraciones del piso superior es un gasto un poco más importante pero no hay que olvidar que el edificio viene con errores y problemas desde su construcción”.

Soledad Pontet