Mario Handler estrena su último documental “Columnas Quebradas”

CINE DE CONFRONTACIÓN

Un nuevo documenta, el mismo Handler.

El nuevo documental “Columnas Quebradas” del realizador y profesor de la Facultad de Información y Comunicación Mario Handler, tuvo un pre-estreno en la Sala Zitarrosa y es proyectado en Cinemateca Pocitos y en Life Cinema 21, el antiguo cine Casablanca..

A sus 79 años se lo sigue considerando como un cineasta e intelectual “incansable”. Este nuevo film retrata la situación de los obreros en nuestro país. No sólo se centra en la relación obrero/patrón, sino también entre la militancia y los sindicatos obreros. Intenta reflejar la desigualdad, la explotación y la inestabilidad que siguen reinando en el universo del obrero.

Pero no se queda en la mera confrontación; busca poder acercar la vida íntima de los obreros a los espectadores, la rutina y las distancias que deben afrontar para trabajar. Qué sienten, piensan y qué hacen.

Según El País, Handler retrató en forma de espejo a varios obreros, registró en Fray Bentos una epidemia de sarampión (1973) y abordó el problema de la carne en Uruguay (1969). Según este diario, el título surge a raíz del testimonio de uno de los obreros, que por el esfuerzo de haber trabajado toda una vida, “tiene las columnas quebradas”.

Desde los Festivales de Cine Arte en la década del 60, Mario Handler realizó una serie de documentales que dieron testimonio de la violencia y la desigualdad imperante en el país.

Según Luis Dufuur, profesor del Seminario Taller Audiovisual de la FIC, en su artículo “La Dimensión Histórica en los documentos de Mario Handler”, los films de Handler buscan promover la reflexión; son documentos integran “la narrativa histórica del Uruguay”, por eso permiten analizar lo que sucedió en el país en la década de los años 60.

El cine es una concatenación de imágenes que según Robert Rosenstone, permitió convertir a los medios audiovisuales “en los principales conductores de mensajes históricos en nuestra cultura”. El cine retrata y registra determinados hechos que perdurarán en el tiempo, y que formarán parte de la memoria de un país.

Esto sucede, para Dufuur, con los documentales de Handler, ya que han “inmortalizado hechos que son parte de la historia social y política de Uruguay”. Algunos de estos fueron: la muerte del estudiante Liber Arce ocurrida en 1968, la huelga de los trabajadores del Frigorífico Nacional en1969, la huelga estudiantil de 1967, entre otros.

En su artículo,  Dufuur define a las proyecciones de Handler primero como un cine de autor, ya que “configura la realidad desde un modo personal de representar”; y segundo, como un cine que tiene cierta visión ética, crítica a la hora de tratar ciertos temas, y estético, ya que la forma de proyectar el documental busca una particular reepercusión en el espectador.

Estos documentales creados por Handler, y que generan un reencuentro entre el pasado y el presente, se convierten en un testigo clave del estado social del país. “Buscan aproximarse a la realidad lo más directamente posible e intentan documentar los cambios políticos y las luchas sociales”, explicó Dufuur en su artículo.

Los dos documentales considerados más importantes de Handler fueron: “Elecciones” (1967) realizado con el apoyo del Instituto Cinematográfico de la Universidad de la República (ICUR). Este documental registró las movilizaciones electorales del año 1966; generó un gran revuelo social, por su contenido político y por haber sido censurado en el Festival de Cine del SODRE, ya que no sólo crítica la política de nuestro país sino también la forma de hacer política. Y permite, según Dufuur, poder estudiar el evento político, los discursos políticos y las ideologías de los candidatos y la forma en que se comporta el ciudadano en relación con las elecciones.

El segundo documental mas elogiado es “Me gustan los estudiantes”. Mediante este film Handler busca mostrar, según Dufuur, “la capacidad de lucha del movimiento estudiantil” y el autoritarismo del Estado, que se expresaba en la represión de los jóvenes. Por la forma en que retrata los hechos, da cuenta de la violencia social que reinó en Uruguay en la década del 60,”Me gustran los estudiantes” se convirtió en un testimonio ineludible.

Según Dufuur, no sólo importa la manera en que el autor registra los hechos. Hay una serie de elementos afílmicos que repercuten en los documentales. Primero el contexto nacional: Uruguay deja de lado el bienestar de siglo XX, ya que luego de la Segunda Guerra Mundial, convertido en un exportador de manufacturas, se sumerge a finales de la década de 1950 en una crisis económica que traerá consigo un deterioro social, que se traslada a la clase política. Esto es importante ya que los documentales de Handler tienen como fin reflejar una crítica sobre la sociedad, en un cine que el profesor define como de “confrontación”. Intenta mostrar la lucha en la que estaban sumergidos los trabajadores y los estudiantes.

Y segundo, el contexto internacional. Handler pertenece a la generación del 60, “configurada a partir del nacionalismo antiimperialista (Tercer Mundo) e influenciada por la Revolución Cubana”. En este contexto Dufuur destaca que abordar un evento cultural puede convertirse en una acción política. A partir de esto se entiende que Handler, mediante sus documentales, busca generar conciencia en el espectador sobre los sucesos que el país afrontó en esa década.

Lucía DI Iorio