La comunicación comunitaria paralizada por incumplimiento de la ley de medios

COMUNIDAD SIN VOZ

El gobierno desoye el reclamo de las radios comunitarias. Foto: www.colegiodeperiodistas.cl

“Las radios comunitarias están en grave peligro debido a un vació legal”, afirmó a SdR Alison Rodríguez, integrante de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc). La ley 19.307 de Servicios de Comunicación Audiovisual (SCA) del 2014, conocida como ley de medios, creó un organismo rector: el Consejo de Comunicación Audiovisual, quien tiene como principal asesor y vigilante a la Comisión Honoraria Asesora de Servicios de Comunicación Audiovisual (Chasca) que aún no se ha convocado.

Con la creación de la Chasca, el Poder Ejecutivo disolvió el Consejo Honorario Asesor de Radiodifusión Comunitaria (Charc), un organismo creado por la ley de Radiodifusión Comunitaria del 2007, que habilitaba la participación e incidencia del sector comunitario en la comunicación a través de la reglamentación de la ley. El “vació legal” que generó la desaparición del Charc sin la puesta en marcha de la Chasca, “atenta contra el sistem a de medios en su democracia”, opinó Rodríguez.

El sector comunitario se vio fuertemente perjudicado por esta situación ya que no se han adjudicado nuevas frecuencias. “Al no abrirse los llamados hay una limitación al derecho a la comunicación, lo que es bastante preocupante”, sentenció la integrante de Amarc. Agregó que “el funcionamiento de la Chasca, es de suma importancia para la democracia, ya que asegura la participación de la ciudadanía en la aplicación de la ley de medios y de la ley de Radiodifusión Comunitaria”.

Esto no solo afecta al sector comunitario; según el artículo 119 de la ley de SCA la Chasca será la encargada de evaluar el llamado a través del cual el Poder Ejecutivo “otorgará las autorizaciones para brindar servicios de comunicación audiovisual no satelitales que utilicen espectro radioeléctrico”. Por tanto, al no implementarse la Chasca no hay ninguna evaluación para adjudicación de nuevas señales. El Poder Ejecutivo estableció que la ley de SCA no se reglamentará hasta que la Suprema Corte de Justicia no se expida de forma total sobre las impugnaciones de inconstitucionalidad, pero en realidad, para Rodríguez. “es clara la falta de voluntad política” ya que la Chasca puede funcionar antes que se reglamente la ley. Incluso en el artículo 82 de la nueva norma se establece que la Chasca “elaborará su propio reglamento de funcionamiento interno”, por lo que es imprescindible que en primer lugar se la convoque. La respuesta desde el Poder Ejecutivo es que en ese mismo artículo se aclara que “El Consejo de Comunicación Audiovisual proveerá el presupuesto y los recursos humanos, administrativos y técnicos necesarios para el funcionamiento de la Chasca”.

Entonces, hasta que no se expida la SCJ no hay Consejo y sin este tampoco hay Chasca. Desde fines de 2015 Amarc ha intentado obtener respuestas de las autoridades sobre esta paralización del sector. Sin embargo, solo han logrado una reunión con la Dirección Nacional de Telecomunicaciones (Dinatel) el año pasado y no han obtenido respuestas de parte del Ministerio de Industria, Energía y Minería. SdR realizó consultas sobre el tema a la Dinatel que no fueron respondidas.

Otro de los puntos importantes que reclama Amarc es la publicidad gubernamental. Según un comunicado expuesto en la página web de la asociación, el sector comunitario “recibe el cero por ciento de la publicidad oficial, es decir que está absolutamente discriminado en la adjudicación de la misma. De acuerdo a estándares internacionales esto significa un mecanismo de censura indirecta por parte del gobierno hacia el sector”.

Leticia Castro