Malentendido en el Mercosur

FUE SIN QUERER QUERIENDO

 

El canciller José Serra y los "malentendidos". Foto: AFP /Evaristo Sa.

El pasado miércoles 19 la cancillería uruguaya emitió un comunicado donde se considera como “malentendido” el resultado de las declaraciones del canciller Rodolfo Nin Novoa, que había acusado al gobierno brasileño de Michel Temer de querer “comprar el voto de Uruguay” para impedir el traspaso de la presidencia temporal del Mercosur a Venezuela, a cambio de futuros acuerdos comerciales.

La tensión política que existe en el Mercosur a raíz de diferencias ideológicas  cada vez aflora más. Desde los últimos relevos en los gobiernos del bloque, éste pareciera haberse dividido en dos, por un lado Brasil, Argentina y Paraguay, opuestos al régimen del venezolano Nicolás Maduro;  y por otro, Venezuela respaldada por Uruguay. Nuestro apoyo a los venezolanos nos ha llevado a tener varios desacuerdos con los brasileros. Un primer antecedente de la actual zaga fue lo acontecido el 25 de abril durante el festejo del 25 aniversario del Mercosur en su sede central en Montevideo. Este evento quedará recordado por el retiro voluntario de diputados brasileros molestos por haber sido ubicados en las últimas filas del salón donde se desarrollaba el simposio. Los legisladores alzaron carteles que indicaban su descontento con la presidencia de Nicolás Maduro en el Mercosur, y se retiraron dejando solo al presidente Tabaré Vázquez que, ante este sorpresivo suceso, había decidido presenciar el seminario desde la última filas juntos a ellos. Los legisladores literalmente habían sido corridos de los primeros espacios que siempre ocuparon como consecuencia de su poderío dentro del Mercosur.

Una nueva etapa de este choque de corrientes que está atravesando el Mercosur tuvo como protagonistas al canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa y a su par brasilero, José Serra. Como ya se hizo público, existe una disconformidad en los gobiernos brasilero, argentino y paraguayo con la presidencia de Maduro en el organismo regional; estos paìses consideraron como “incumplidos” los compromisos asumidos por Venezuela en los tratados de adhesión al bloque, y propusieron que se tomen “medidas jurídicas” que pueden tener impacto en la continuidad del país caribeño en el bloque sudamericano. En consecuencia, desde Argentina se planteó hace dos semanas una conducción colegiada del Mercosur formada por embajadores o coordinadores de los socios del bloque; una propuesta que fue avalada por el canciller brasilero José Serra, quien señaló en un encuentro con la prensa en Río de Janeiro que eEn el Mercosur va a haber una dirección colegiada, formada por embajadores de Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay, que va a hacer el papel de la dirección hasta que asuma Mauricio Macri”. Sin vacilaciones, Serra también aseguró que Uruguay acompañaría la decisión: “En último análisis terminará acompañando”, apostó el canciller.

No obstante, el viernes 13 el ministro Nin Novoa contradijo parcilmente esas acciones y declaraciones evidenciando diferencias. Indicó que nuestro país se mantiene firme en la necesidad de respetar el marco legal que tiene el bloque y señaló que una presidencia colectiva no está prevista en ningún orden; y además agregó  no sería aceptada por Venezuela. A su vez, el lunes 15, en la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado, el canciller acusó al gobierno brasilero de intentar presionar a Uruguay para que se definiera en contra de la presidencia venezolana del Mercosur a cambio de futuros acuerdos internacionales. “No nos gustó mucho que el canciller Serra viniera a Uruguay a decirnos que venían con la pretensión de que se suspendiera el traspaso y que, además, si se suspendía, nos iban a llevar en sus negociaciones con otros países, como queriendo comprar el voto de Uruguay”, manifestó Nin Novoa.Estos dichos no le gustaron nada al gobierno carioca que decidió citar al embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorín, para pedirle explicaciones.

Sin embargo, todo parece conciliarse ya que mediante un comunicado emitido el día miércoles 17 la cancillería uruguaya aclaró que lo sucedido en la visita de Serra a Uruguay el pasado 5 de junio no era como se había planteado si no que había ocurrido un “malentendido”. “Cabe consignar que hubo un malentendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la Presidencia Pro Tempore del MERCOSUR”.

Así parece culminar otro capítulo de esta novela del Mercado Común del Sur que tiene su cierre especial con las palabras del hombre en discordia, Nicolás Maduro. En su programa de radio y televisión el presidente venezolano  agradeció a Vázquez y al pueblo uruguayo “por toda la fuerza moral que han demostrado”. Asimismo expresó que su país se encuentra “en batalla” para “salvar al Mercosur de la triple alianza golpista de ultraderecha que pretende destruirlo desde adentro”.

Eric Núñez