La INDDHH emitió un comunicado sobre la situación de Diyab

SIGUE SIENDO REFUGIADO

Jihad Diyab en la marcha del silencio. AFP PHOTO / PABLO PORCIUNCULA

La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) recordó, en un comunicado emitido el pasado jueves 18 de agosto, que el Estado uruguayo mantiene la responsabilidad sobre Jihad Diyab, el expreso de Guantánamo, en su condición de refugiado político, aunque él no se encuentre en el país.

Diyab se presentó en el consulado uruguayo de Venezuela pidiendo ayuda para llegar a Turquía a encontrarse con su familia y fue detenido por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), pero las autoridades uruguayas han manifestado en varias oportunidades que no les corresponde hacer nada si se encuentra fuera del país. Incluso Mirza, quien oficiara de intermediario entre los expresos y el gobierno, informó a Sala de Redacción la mirada del gobierno sobre el tema aclarando que “está en manos de Venezuela. Es el gobierno venezolano el que decide finalmente cuál es el destino de Diyab. En caso de que retornase deportado al Uruguay recuperará el estatus de refugiado”. O sea,  lo recuperaría al regresar, mientras, sería asunto de Venezuela.

Sin embargo, el comunicado de la INDDHH sale al cruce de las declaraciones gubernamentales y aclara: “El Sr. Jihad Ahmed Diyab conserva su condición de refugiado que le otorgara nuestro país, conforme a las normas de derecho interno e internacional aplicables en la materia. Esto genera obligaciones precisas para el Estado uruguayo, que no se han extinguido a pesar que el Sr. Diyab abandonó el territorio nacional”. A su vez, expresa su preocupación por la situación del ciudadano sirio detenido en Venezuela, que “se encuentra desde hace varios días privado de libertad por disposición de las autoridades de la República Bolivariana de Venezuela. Se desconocen los motivos de dicha privación de libertad y la legalidad de la misma”.

Debido a esto la INDDHH recomienda al Ministerio de Relaciones Exteriores que requiera al gobierno de Venezuela un informe público sobre la situación de Diyab y las razones para mantenerlo privado de la libertad, que se le permita recibir visitas y que se informe sobre las medidas que se tomarán para definir el futuro del ciudadano sirio que garanticen el status de refugiado político otorgado por nuestro país. A su vez, le informa que “la Institución dará seguimiento al cumplimiento por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores de las recomendaciones precedentes”. Según informó Brecha en su edición del viernes 19, la INDDHH esperaba respuestas en un plazo de 48 horas.

Sin embargo, pasado ese plazo aún no hay información pública sobre la situación y el futuro de Jihad Diyab. Mirtha Guianze, de la INDDHH, declaró a Sala de Redacción que aún no hay ninguna información oficial, ni de parte del gobierno venezolano, ni del gobierno uruguayo. Sin embargo, aclaró que, extraoficialmente, llegaron comentarios a la Institución sobre las gestiones que se estarían haciendo desde Cancillería. Mientras, la situación del hombre que atravesó un continente intentando acercarse a su familia sigue siendo un misterio.

Bruno Lasa