En debate el sistema de donaciones especiales a las universidades privadas

DIME A QUIÉN DONAS…

Misa de inicio de cursos, Universidad Católica del Uruguay. Foto: ucu.uy

La mecha se encendió con una propuesta de la diputada Macarena Gelman del Frente Amplio, que fue aprobada e incluida en la Rendición de Cuentas por la Cámara Baja: eliminar las exoneraciones de impuestos que reciben las empresas que donan dinero a las universidades privadas.

La iniciativa fue rechazada por las instituciones educativas, que sostienen que se verá afectado el sistema de becas y los proyectos de investigación que realizan con esos aportes. La oposición también votó contra la medida en el Parlamento.

Según el sistema tributario vigente —la Rendición de Cuentas aún no fue aprobada en el Parlamento— establecido en la Ley 18.083, las empresas privadas que donen dinero a las universidades públicas o privadas se beneficiarán de una deducción del 75% del monto a la hora de pagar el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE). Por ende, el dinero aportado efectivamente por los privados es el 25% del monto total, siendo la mayor parte devuelta a las empresas a través de deducciones impositivas.

Las donaciones bajo este régimen pueden ser dirigidas a la Universidad de la República, las universidades privadas habilitadas por el Estado (Universidad Católica, Universidad de Montevideo, Universidad de la Empresa y ORT), el Instituto Universitario CLAEH, el Instituto de Investigaciones Biológicas, la Fundación de Apoyo al Instituto Clemente Estable, la Fundación Instituto Pasteur y el Instituto Antártico Uruguayo.

La normativa establece que toda institución beneficiaria del sistema de donaciones deberá presentar ante el Ministerio de Economía y Finanzas un proyecto estableciendo para qué se utilizará el dinero y su plazo de ejecución. Según informó el semanario Brecha, hay algunas universidades que no han cumplido con esto.

SdR intentó comunicarse con las universidades privadas para conseguir las cifras de las donaciones que recibieron y el destino de ese dinero, pero solamente la Universidad de Montevideo (UM) respondió a la consulta. Su encargada de Relaciones Institucionales, Marienne Schneeberger, explicó que el dinero se usa para becas e investigación, pero reconoció que no hay una normativa que especifique cuál es el porcentaje destinado a cada cosa.

Según datos publicados por el diario El Observador, el año pasado la UM recibió 439.000 dólares y se destinaron U$S 263.700 a becas. Schneeberger informó que el 40% del total de los alumnos que asisten a la Universidad reciben becas de distinto tipo y agregó: “De todos los alumnos becados, el 20% tiene becas de más del 80%”. También contó que las becas más usuales son al mérito, que “se otorgan atendiendo la situación económica del estudiante”.

La encargada de Relaciones Institucionales de la UM comunicó que de los alumnos becados el 32% son del interior del país y el 36% procede de liceos públicos. A su vez, señaló que las carreras que tienen más apoyo son Magisterio y los profesorados, donde el 73% de los alumnos tienen becas de un 70% en promedio.

En general el costo mensual de una carrera promedio en una institución privada asciende a $ 20.000, con ajustes de precios semestrales.

Por otra parte, según los datos de El Observador, en 2015 la Universidad Católica (UCU) recibió U$S 495.000 de donaciones y U$S 198.000 son destinados a becas que cubren el 100%, el 80%, el 50% y el 30% de las carreras. Según revela la web de la UCU se entregan 180 becas al año.

Por otro lado, la ORT recibió US$ 372.557 el pasado año. Esta institución cuenta con becas para postgrados, cursos cortos y para carreras cortas y técnicas, que pueden cubrir el total de la carrera. A su vez, tiene becas para las carreras universitarias donde el estudiante debe rendir un examen y obtener alta puntuación, además de que para mantener la beca debe tener un promedio de calificaciones igual o superior al 60%.

La ORT cuenta con una serie de fondos de becas, que pueden ser por excelencia académica, donde la beca máxima es del 35% por toda la carrera; por becas concursables, donde el descuento máximo es del 50%; o de becas de reválidas donde el máximo es del 35%. Según informa la web de la institución, se entregan casi mil becas cada año.

Lla Universidad de la Empresa (UDE) cuenta con beneficios especiales por convenios firmados. En caso de carreras universitarias la bonificación es de 25%, en carreras técnicas de 30% y en maestrías y postgrados de 25%.

El año pasado el Banco Santander donó U$S 1,2 millones, según El Observador. Más de la mitad de ese monto fue destinado a la Universidad de la República y el resto repartido entre las universidades privadas (véase “Autonomía financiada”) .

Futuro político

Tras la aprobación en Diputados de la iniciativa que elimina las exoneraciones a las empresas que donen a las universidades privadas, el Centro de Emprendimientos de la ORT elevó una petición para intentar evitar que la medida se vote en el Senado. Sostiene que el régimen es “importante para otorgar becas sociales, realizar investigaciones, fomentar la cultura emprendedora. La consecuencia más directa de esta decisión —en caso de ser aprobada por el Parlamento— es que a partir del próximo año cientos de alumnos becados en las universidades privadas no podrán seguir estudiando”.

Además, las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Danilo Astori y Pablo Ferreri, se manifestaron en contra de esta decisión. Incluso Ferreri mantuvo una reunión con los rectores de las universidades privadas y, según publicó el diario El País, desde el MEF esperan que la iniciativa no sea aprobada en el Senado por el Frente Amplio.

Pero en el oficialismo también hay otras visiones, como la del senador del MPP Ernesto Agazzí, que propuso ampliar la eliminación de  las exoneraciones fiscales a todos los niveles de la enseñanza privada.

Lucia Di Iorio