Hallan en Colonia restos humanos de la época colonial

EXCAVAR PROFUNDO

 

En esta zona histórica de Colonia aparecieron los restos que se analizan. Foto: Coloniauy

Entre el antiguo convento de San Francisco y la plaza de la Ciudad Vieja de Colonia, una niña que paseaba a su perro encontró partes de huesos que se asomaban desde la tierra. Mónica Sans y Gonzalo Figueiro, integrantes del Departamento de Antropología Forense de la Facultad de Humanidades y Ciencias, fueron parte del equipo contactado para verificar si la autoridad competente en el hallazgo sería la policía técnica o los arqueólogos, dependiendo de cuánto tiempo llevaran allí los restos.

La Comisión de Patrimonio Cultural de Colonia fue la que se contactó con los dos antropólogos. En charla con Sala de Redacción, Figueiro relató que los restos fueron ubicados porque la fosa se encontraba mal realizada, “las piernas quedaron más arriba que el cráneo, por lo que sobresalieron de la tierra”, explicó.

El consultado agregó que es normal este tipo de hallazgos en Colonia, pues es una de las civilizaciones uruguayas más antiguas: “Cada vez que realizan una obra, se encuentran restos óseos aislados”, reveló.

Los detalles

Aún se está deduciendo la época a la que pertenecen los restos. Descartaron períodos recientes debido a la ausencia de elementos contemporáneos; “no se halló ningún adorno personal o vestimenta que indicara contemporaneidad”, afirmó Figueiro. Para esta determinación, serán fundamentales las cuentas de un collar o adorno semejante que fueron encontradas alrededor del cuello del sujeto.

El antropólogo dijo que se trata de un sepelio formal de la época colonial, ya que el individuo se encontraba en una posición extendida con los brazos arriba del pecho. La disposición del entierro es lo que refiere a la época histórica: “es un procedimiento ritual, no se trata de una circunstancia turbia, sino del entierro de una persona”, expresó Figueiro, y agregó que aún están definiendo la relación con el convento de San Francisco, pues tampoco se descarta que se trate de un entierro religioso.

El género también es una incógnita. Figueiro explicó que por su robustez consideraban que se trataba de un hombre, pero desconfiaron por los huesos de la pelvis. Ocurre que éstos son los que más ayudan para determinar este aspecto, pero se encontraban en un estado muy deteriorado.El desgaste se debe en parte a que el suelo uruguayo no ayuda ala conservación, “por su humedad, la arcilla no es lo mejor en estos casos y el suelo de Colonia es muy astilloso”, expresó Figueiro. El antropólogo señaló que por esta razón también fue difícil determinar la edad: “definitivamente se trata de un  adulto, pero los dientes serán lo más útil para fijar esta característica”.

La excavación se dio por finalizada, “realizamos sondeos en el área circundante para verificar si no hallábamos más huesos, pero en ninguno apareció nada nuevo”, explicó. Próximamente, realizarán un análisis detallado de la estatura y posibles enfermedades, así como probables historias de vida. Finalmente, se intentará generar un análisis de ADN.

El aporte de este hallazgo se desconoce, pues según Figueiro “en antropología los hallazgos aislados no suelen ser tremendamente informativos”. No obstante, considera que podría llevarnos a conocer características y estilos de vida de los grupos sociales que lo rodeaban, aunque “sería la excepción y no la regla”, confesó.

Valeria García Mallo