Reforma de la Caja Militar: Menéndez garantiza derechos a militares activos

La reforma de la Caja Militar no se aplicaría a efectivos que hoy están en actividad

MINISTRO CONTRADICE MINISTRO

Jorge Menéndez asumió como ministro de Defensa tras la muerte de Eleuterio Fernández Huidobro. Foto: Presidencia

El ministro de Defensa, Jorge Menéndez, llevó tranquilidad a las Fuerzas Armadas al afirmar, según explico a SdR el general José Alcaín, que la reforma de la Caja Militar no afectará las jubilaciones de los militares en actividad. El gobierno había anunciado que pretende impulsar en 2016 una reforma de la Caja Militar para revertir el déficit que genera cada año por el pago de altas jubilaciones.

Fue el ministro de Economía, Danilo Astori, quien planteó la reforma dentro de las medidas de “consolidación fiscal” presentadas previo a la Rendición de Cuentas, ya que cada año el gobierno debe asistir financieramente con sumas millonarias a la Caja Militar.

Los anunciados cambios en el sistema de jubilaciones provocaron malestar en las Fuerzas Armadas y semanas atrás militares retirados dijeron en la Comisión de Defensa del Senado que alrededor de 100 médicos de Sanidad Militar habían apelado al retiro en 2016 por esta situación.

El director nacional de Sanidad Militar, general José Alcaín, negó esa versión y aclaró que los casos de médicos retirados no serían tantos porque el ministro de Defensa brindo seguridad de que “todo lo que la nueva ley de retiros implique o tenga como consecuencias, no va a ser efectivo sobre aquellos que ya tengan los haberes jubilatorios generados o aquellos que hoy están en actividad”.

De las declaraciones del general Alcaín a SdR se puede  inferir que una eventual modificación de los haberes jubilatorios sólo regirían para aquellos militares que ingresen a las Fuerzas Armadas a partir del momento en que la reforma entre en vigencia.

Esa aclaración del ministro Menéndez choca con la intención del equipo económico de gobierno de implementar la reforma de la Caja Militar en 2016 y reducir los beneficios jubilatorios dentro del paquete de medidas contra el déficit fiscal. “Estamos proponiendo, y no solo proponiendo porque tenemos muy avanzado el proyecto, una reforma de la Caja Militar que tiene un impacto fiscal increíblemente alto en el país. Cuanto antes lo pongamos en práctica mejor”, manifestó tiempo atrás Astori.

Alcaín explicó que el compromiso expresado por Menéndez fue comunicado a todos los funcionarios que están a su cargo. “Yo reuní a todo el personal de Sanidad Militar y se le ha aclarado que se está trabajando para que la reforma no afecte a nadie en lo que es lo más doloroso para cualquier trabajador: el bolsillo”, dijo el general.

Sobre las declaraciones de los militares retirados en la Comisión del Senado, Alcaín aclaró que actualmente hay 22 doctores y odontólogos que se encuentran en trámites jubilatorios en el Hospital Militar, mientras que hubo 18 médicos militares que se han retirado este año. Sostuvo que estas cifras son normales aunque de prosperar una reforma “creemos que va a ver un retiro masivo de esta gente” pese al compromiso expresada por el ministro de Defensa.

Hospital Militar. Foto: cdf.montevideo.gub.uy

El director de Sanidad Militar señaló que los médicos quieren que les respeten los derechos jubilatorios prometidos cuando optaron por realizar dicha actividad en el ámbito militar. “Si ingresan con determinadas condiciones no se le puede cambiar las reglas de juego en la marcha. Si cambian es para mejorar, no para empeorar”, opinó Alcaín.

Según cifras divulgadas por el Ministerio de Economía, los oficiales superiores de las Fuerzas Armadas cobran una jubilación mensual en promedio de $120.000 cuando se retiran por edad y de $80.000 cuando pasan a retiro antes. A su vez, las jubilaciones de los oficiales y jefes ronda los $60.000 cuando se retiran voluntariamente y si lo hacen por edad llega a los $90.000 aproximadamente.

Los funcionarios que trabajan en Sanidad Militar tienen distintas jerarquías militares. Existe un escalafón donde los médicos, químicos y odontólogos pueden llegar hasta al cargo de coronel con edad de retiro de 68 años. También hay una escala de civiles y queda un remanente de oficiales equiparados que al retirarse no se repone.

Según Alcaín “nuestros médicos, así como el personal militar en su conjunto, somos los peores remunerados en toda la administración pública porque no tenemos salario vacacional, nocturnidad ni una cantidad de beneficios que tiene cualquier funcionario público”. Señaló que la hora hombre del soldado vale  $50 “y de quien le habla hoy, general, no vale mucho más, somos los peores pagos”.

El general también planteó su visión sobre el déficit que genera cada año la Caja Militar, que en 2015 alcanzó US$ 345 millones. Alcaín dijo que “no es un déficit, sino una inversión”, porque los militares no se jubilan sino que se retiran y pasan a formar parte de la reserva. “Hasta los 70 años nosotros estamos obligados a concurrir e integrar las filas de las fuerzas en caso de conflicto”, agregó.

Finalmente, el director de Sanidad Militar apuntó que en la historia del país mucha gente se ha jubilado sin aportar nada al BPS o a una caja paraestatal porque “conseguían dos o tres testigos, pagaban unos meses y así llegaban a la jubilación”.

“Hoy un coronel del ejército, para retirarse con el mismo sueldo que tiene y otros beneficios que se dan, tiene que tener 36 años de servicios, es decir que por 36 años aportó al sistema previsional. No es justo que una persona que aportó 36 años se retire en igual condición que una persona que nunca aportó. Si siempre aportamos y todo lo que se reguló en torno a esto fue en años de democracia ¿ahora te quieren cambiar, por qué?”, concluyó el general.

Eric Núñez