Pablo Mieres: “El ministerio de Economía reconoció que había un problema con la Ley de Inclusión Financiera”

¿INCLUSIÓN PARA TODOS?

Pablo Mieres. Foto: SdR / Guillermo Rodríguez

La Cámara de Senadores aprobó, el 29 de agosto, el proyecto de ley presentado por el senador del Partido Independiente Pablo Mieres, de suspender la obligatoriedad que establece la ley de Inclusión Financiera de pagar sueldos, jubilaciones y pensiones mediante vía electrónica. Mieres entiende que existen pueblos en los que no hay servicios que respalden la ley, por lo que debería quedar en postergada hasta que haya una oferta financiera disponible.

El senador contó a SdR que en sus recorridas por el interior del país,recibió una constante preocupación de los habitantes de los pequeños pueblos con respecto a este aspecto de la ley. “Se les obliga a cobrar por vía bancaria cuando en realidad no hay ninguna entidad financiera en la localidad en la que viven, y el servicio financiero más cercano de pronto les queda a 50, 60 o 70 kilómetros, entonces cuando van a cobrar el sueldo, se tiene que tomar un ómnibus, que además no va y viene todo el tiempo, o sea que pierden un día de trabajo para cobrarlo”, explicó.

La propuesta del senador era que la suspensión de obligatoriedad rigiera para aquellos pueblos que no contaran con una institución financiera en un radio de dos kilómetros a la redonda.

Finalmente, esta suspensión será para aquellos pueblos que tengan menos de 2000 habitantes. Este acuerdo se alcanzó ya que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) presentó datos del Instituto Nacional de Estadística donde se comprobaba que efectivamente el problema se centraba en los pueblos con esa cantidad de habitantes. Con respecto a la decisión de cuándo levantar el plazo, se llegó a la determinación que sea junto con la reglamentación final, con la condición de que exista en esos pueblos una institución financiera que se haga cargo de pagar los sueldos, jubilaciones y pensiones.

Martín Vallcorba, asesor del MEF y responsable del programa de inclusión financiera, reconoció en una reunión de la Comisión de Hacienda que “había un problema y que había que buscar una solución. Propuso una redacción distinta del proyecto que fuimos corrigiendo, pero básicamente es la misma idea”, señaló Mieres.

Esto es un avance. Los pueblos chicos tienen otros problemas, como dónde pagar las cuentas y los pequeños comercios, con esto de la inclusión financiera, empiezan a aumentar el porcentaje de ventas que hacen a crédito y el comercio demora en recibir la plata que él está adelantando. Estamos hablando de gente que está acostumbrada a cobrar en contado”, señaló el senador.

Esta ley, aprobada en el 2014, indica que en el mes de octubre todos los sueldos, jubilaciones y pensiones deben ser pagados vía electrónica, con un plazo hasta mayo del 2017 para que aquellos que no hayan cumplido con la normativa regularicen su situación.

Yo creo que el mundo va en la dirección de lo que plantea la Ley, es decir, cada vez más la plata va a ser virtual, las transacciones van a ser online y el nivel de visibilidad y de transparencia de todo lo que hacemos va a ser cada vez mayor. Pero hay situaciones que no se tuvieron en cuenta que tiene que ver con la diversidad de las realidades del país, entonces me parece que se hizo muy rápido, que los tiempos no fueron bien medidos, y que no se tuvo en cuanta la heterogeneidad ”, declaró Mieres.

En entrevista con el programa “De 8 a 10″ de Radio Uruguay, Vallcorba explicó que comparte la necesidad de que existan puntos de extracción de efectivo, pero que fundamentalmente la idea del proceso es que la población se vaya acostumbrando a ir cada vez menos al cajero a sacar dinero y se comience a utilizar la tarjeta para realizar las distintas transacciones.

De todos modos, señaló la importancia de regularizar la situación en las localidades de menos de 2000 habitantes y remarcó que están trabajando junto con la Oficina de Planeamiento y Presupuesto resolver el problema de estas localidades.

Por su parte, el representante del Partido Independiente, entiende que una solución viable a este problema es que el Banco República, o los Bancos Privados que operan en el país, instalen en esos pueblos cajeros automáticos móviles, como lo hacen en los balnearios durante la temporada veraniega. Propone que esos cajeros vayan haciendo una recorrida por los pueblos y así poder llevar la inclusión financiera a cada punto del país.

El senador señaló que se sorprendió cuando el proyecto fue aprobado de forma unánime en la Cámara de Senadores y espera que lo misma ocurra en la Cámara de Diputados.

Andrea Fernández