Conflicto entre la FEUU y el decano de Facultad de Derecho

CUESTIÓN DE DERECHO

Consejo de Facultad de Derecho. Foto: Facebook de Frezelmi

La Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) declaró “persona no grata” al actual decano de la Facultad de Derecho, Gonzalo Uriarte, bajo el argumento de que acusó a la organización de “gremio patotero” y de que solicitó durante una sesión del Consejo de Facultad la expulsión de un consejero estudiantil.

Según el comunicado oficial de la FEUU, el conflicto surgió cuando los representantes estudiantiles solicitaron discutir el proyecto de refuncionalización de la planta física del Hospital de Clínicas, que según la federación, es en este momento el tema de “mayor relevancia” de la Universidad. El decano argumentó que votó en contra de retomar el tema porque ya había sido resuelto la sesión pasada en una asamblea compleja y no era pertinente retomarlo sin la presencia del rector.

La FEUU cuenta que los consejeros pidieron que les dieran la oportunidad de dialogar y Uriarte respondió aseverando que la FEUU, UTHC y AFFUR son gremios “patoteros”, lo que generó molestias en los estudiantes que exigieron respeto a la institución. Según se expresa en la declaración de la FEUU, el decano pidió que se expulsara de la sesión al consejero estudiantil Agustín Cedrés, electo por más de 5 mil votos.

Por otra parte Uriarte, declaró a SdR que “cuando el Consejo de la Facultad votó que no se tratara el tema, hubo una explosión de agravios y gritos de los consejeros, que terminó con el levantamiento de la sesión, por lo que a la siguiente sesión pedí agregar al orden del día una observación al consejero Agustín Cedrés, ya que ha sucedido reiteradas veces que no se cuida en sus expresiones”. Según cuenta, tampoco se pudo concluir esa sesión porque “hubo una especie de asonada de agravios”.

Según el encargado de comunicación de la FEUU, Marcio Mañana, existen varios antecedentes de denuncias a Uriarte por actuar en contra de los intereses estudiantiles y por un “constante pisoteo y atropello a la libertad de expresión”. “Es muy difícil trabajar con una persona que no está dispuesta al diálogo ni a respetar los derechos del cogobierno”, expresó Mañana a SdR, y agregó que la decisión de declararlo “persona no grata” se dio por unanimidad y responde a la necesidad de “poner un freno” a las actitudes en relación a los estudiantes.

Uriarte expresó que él no ha tenido ningún problema directo con la FEUU sino con la agrupación estudiantil de la Facultad de Derecho, el Frente Zelmar Michelini (Frezelmi). Mencionó que los conflictos surgieron a raíz de la oposición de los estudiantes al nuevo plan de estudios de Abogacía y Notariado: “estábamos atrasados con la ordenanza de grado así que cuando asumí en 2014 una de las consignas que tenía era aprobar un plan de estudios adecuado, ya que no podíamos seguir con un plan de 1989”, declaró.

Sin embargo, Joaquín Garlo, estudiante de la Facultad e integrante de Frezelmi en diálogo con SdR expresó que “el nuevo plan de estudios le da la espalda a los estudiantes y responde a intereses de un grupo de docentes”. Manifestó que la implementación del nuevo Plan implica un “vaciamiento” de la carrera, ya que pretende condensar los seis años de estudios en cinco, implementar métodos de créditos y semestralizarla. Su implementación sería a partir del próximo año, lo que Garlo considera incoherente ya que no está concluido su contenido. Además denunció que el nuevo plan “no tiene legitimidad política” porque no cuenta con el apoyo de los estudiantes y egresados.

Garlo expresó que declarar al decano “persona no grata” significa un rechazo enfático ante las actitudes “antiestudiantiles y antiuniversitarias” que ha tenido el decano: “Pretender negarle la respuesta a un consejero estudiantil y luego querer sancionarlo y echarlo violentan contra los derechos de cogobierno”, declaró.

 

Para Uriarte, la FEUU tomó una medida “exagerada” que cierra la posibilidad de diálogo, sin medidas graduales ni diálogo previo, “y además la tomó de una manera bastante irreversible porque lo comunicó inmediatamente y la volanteó a todo el mundo”, expresó, haciendo referencia a que el comunicado de la FEUU fue enviado dentro del ámbito universitario y a los colegios profesionales, lo que “pega muy fuerte” para su carrera como decano y profesional.

Si hay algo en lo que coinciden las dos posturas, es que esta declaración tiene un gran peso simbólico: “implica que el decano no cuenta con ningún apoyo por parte de la FEUU, una organización que representa a todos los estudiantes universitarios del país, y quiere decir que en la Facultad de Derecho tenemos un decano que va en contra de los estudiantes”, enfatizó Garlo, mientras que Uriarte manifestó que “no sé si es un galón más o un demérito. Yo por lo pronto considero que cada uno es tan grande como los enemigos que te buscan, en este caso me tocó lidiar con la FEUU, nada más y nada menos”.

Aiara Camacho / Maximiliano Silva