Una ley que apela a la solidaridad entre los compañeros de trabajo

PORQUE ES UN BUEN COMPAÑERO

Susana Montaner. Foto: Presidencia

El proyecto de ley busca que entre los empleados se pueda ceder días de licencia en un caso muy grave de enfermedad de menores de edad a cargo, o del cónyuge. Todo debe estar bajo certificado  del médico tratante y abarcaría tanto al ámbito público como al privado. Si fuera en el público, el compañero que ceda licencia debe ser trabajar dentro del mismo ente, quien mantendrá el derecho de percibir los haberes que le corresponden. El beneficio se puede usar una sola vez y con un máximo de tres cedentes, por un período que no puede superar los treinta días. Además, la persona que cede no puede quedarse con menos de un tercio de su licencia. En Uruguay la única licencia por enfermedad se da cuando el propio trabajador la padece, pero no hay nada que aplique ante el caso de una enfermedad de alguien que tenga parentesco directo y que esté a cargo del empleado. La propuesta está en estudio de la Comisión de Legislación del Trabajo y fue hecha por cinco diputadas del Partido Colorado.

El antecedente a nivel mundial en el que se basó el proyecto es una ley francesa llamada “ley Mathy”, que surgió a partir del caso de un hombre que tenía a su hijo enfermo de cáncer. Para cuidarlo, ese francés se tomó toda la licencia que podía y en la etapa terminal ya no tenía más licencia que pedir. Este caso solidarizó al pueblo francés y en 2014 se aprobó la ley. Otro caso fue el de una empresa  francesa que creó una “bolsa” de licencias, a la que los empleados ceden la cantidad de días que quieran, y en algún momento el empleado que lo necesite puede recurrir para tomar los días de allí.

SdR habló con la diputada Susana Montaner, una de las impulsoras del proyecto, quien dijo que se contempla la realidad que se vive en Uruguay: “Tenemos que abrir las puertas a quien tiene la angustia de vivir esa situación familiar y no podemos condenarlo a perder el trabajo”. También aclaró que no será obligación ceder la licencia, sino que es una nueva posibilidad que la ley no había regulado antes. “La legislación debe acompañar las nuevas realidades del país. Antes, con menos tecnología en el área de la salud, los tratamientos no eran tan largos. Además hay muchos hogares monoparentales y en una persona recae toda la responsabilidad de  los hijos. Yo creo que el pueblo uruguayo es muy solidario, lo vemos en cada campaña solidaria que hay, o en las Teletones. Creo que este proyecto lo vamos a percibir de una forma muy positiva”, afirmó la diputada.

Consultada sobre la posibilidad de que la ley habilite una especie de “mercado negro” de licencias, la diputada sostuvo que lo que puede pasar es que aquel que recibió la licencia luego haga lo mismo con un compañero que lo necesite: “no es un te doy mis días para que te vayas de vacaciones”. Además, para que se concrete la cesión debe haber un acuerdo previo entre los compañeros de trabajo, que luego buscarán la aprobación del jefe. Aquel que recibe la licencia de su compañero no podrá hacer devolución de la misma una vez que se reintegre.

Yanina Pérez