El Intercambiador Belloni todavía está sin terminar

LENTO INTERCAMBIO

La demora en la intercambiador Belloni no tiene explicaciones oficiales.

Han pasado cuatro años y cinco meses. El Intercambiador Belloni, que propone revitalizar la zona de la Curva de Maroñas, debía construirse en un año y medio, pero la obra todavía está sin terminar. En charla con SdR, el alcalde del Municipio F, Francisco Fleitas, dijo que la fecha de inauguración era julio de 2013 y no supo explicar la demora. El lugar todavía no ha sido inaugurado y no tiene aún una fecha estimada para hacerlo.

Con una inversión prevista de más de siete millones y medio de dólares, el 12 de marzo de 2012 se firmó un contrato entre la Intendencia de Montevideo y la empresa Stiler S.A., para iniciar la obra que daría vida al Intercambiador. Hasta comienzos del año pasado, la zona alrededor del Intercambiador Belloni estaba en decadencia. Los escombros en las veredas, las calles rotas y la desviación de los ómnibus, generaron molestia entre los vecinos y comerciantes de la zona. Algunos comerciantes cercanos a la obra, coincidieron en que si bien hubo molestia en esos momentos, es algo que ya quedó atrás. El año pasado sufrieron pérdida de clientes en sus locales, lo que adjudicaron al estado de la zona. Al respecto, Fleitas señaló que “la gente no entraba a los comercios porque te cobran hasta los cubiertos”.

Para Fleitas “lo primero que se pensó fue un servicio de carácter público”. En el Intercambiador Belloni habrá una sede del MIDES, una oficina de la Dirección Nacional de Identificación Civil, además de algunos locales comerciales. También fue planteado desde el Municipio F, que el Centro Público de Empleo (CEPE) -funciona ahora en el Consejo Vecinal “La casa del vecino”- sea trasladado para el Intercambiador. La obra Iba a contar con una Microbanca del Banco República, la que “no va a estar, ya que no se concretó la apertura. Este trabajo lo van a realizar los corresponsales del banco en la zona, que son las redes de cobranza, trámites como extracción y depósito de dinero”,  afirmó un alto jerarca del BROU a SdR, quien solicitó mantener el anonimato. El BROU se encuentra en este momento cuestionado por la opinión pública por el cierre de más de 14 Sucursales en el interior del país, a lo que se agrega la no apertura de esta Microbanca.

No se supone que los recorridos de los ómnibus terminen en el Intercambiador, sino que se realice un intercambio de pasaje, ya que “en esa esquina hay un intercambio de pasaje de toda la vida” señaló el alcalde. Para este proyecto los vecinos de la zona trabajaron en conjunto con el Municipio F, ubicado en Avenida 8 de Octubre y Marcos Sastre. Los vecinos que intervinieron pertenecen al Consejo Vecinal de la zona 9, que a través de los llamados “Plaedez” (Planes de Desarrollo Zonal), plantearon una idea central para el Intercambiador. También participaron comerciantes, ya que se planteaba “la posibilidad de que llegaran otros servicios al lugar”.

Fleitas destacó que el Intercambiador Belloni tiene una muy buena accesibilidad, “no podía ser que si venís en silla de ruedas, tengas que circular por la calle y depender que alguien te subiera”, señaló.

La obra está estructurada en tres niveles, uno de ellos subterráneo, pasaje que se hizo por medidas de seguridad “para no tener que cruzar por encima de la calle” donde circula el transporte. Está previsto que el nivel se cierre durante la noche, por seguridad. En el primer nivel va a funcionar el intercambio de pasajeros, que estará activo las 24 horas del día. Los ómnibus van a dejar y levantar pasaje, se podrán hacer trasbordos con ómnibus de líneas troncales o alimentadoras locales. Las líneas troncales son aquellas que “realizan todo un recorrido”, las que, por ejemplo, van desde Ciudad Vieja a destinos como Villa García o Hipódromo, mientras que las alimentadoras locales son las líneas que circulan dentro de los barrios. “Nosotros planteamos que algunas líneas tengan más frecuencias, pero eso se está resolviendo”, dijo Fleitas. También transitarán dentro del intercambiador, ómnibus de transporte suburbano, habrá paradas de taxis, estacionamientos para autos y bicicletas. Uno de los mayores atractivos del lugar sería la sala de espectáculos, inexistente en la zona, “con 180 butacas”, afirmó el alcalde.

La propuesta de tener más frecuencia en algunas líneas de transporte se debe a quellegan pocos ómnibus a algunos barrios. Por ejemplo, la línea 103 de Cutcsa, “en la Curva de Maroñas pasa cada cinco minutos”, destacó, esto sucede porque tiene varios destinos, como Carlomagno, Punta de Rieles, Los Aromos, Km 16, y Km 21. Pero “la gente que vive en Susana Pintos se quiere matar”, porque tienen solo uno, indicó Fleitas.

Sin diálogo

Juan Bracesco, dirigente del Sindicato de la Unión de Trabajadores de Cutcsa (UTC), “Línea A”, que son los ómnibus que circulan por Avenida 8 de Octubre, informó que “el sindicato de Cutcsa de la línea A no ha sido llamado nunca para conocer el Intercambiador”; aseguró que los trabajadores “lo vemos de afuera”. Según el representante no han sido convocados desde hace años a la discusión de la reestructura vial. “Desde el primer gobierno de Erlich que no estamos siendo convocados”, aunque mencionó que fueron citados “un par de veces”, en los primeros años del gobierno de Olivera.

El dirigente de UTC recordó que en el sindicato, en tiempo de campaña electoral, “recibimos a los tres candidatos del Frente Amplio, Daniel Martínez, Virginia Cardozo y Lucía Topolansky. A los tres le pedimos la apertura de los ámbitos de negociación de reestructura vial, o por lo menos de discusión”, “para nosotros desde el punto de vista de la construcción social, es un error estratégico e ideológico”. Además opinó que al Intercambiador Belloni “le faltan conexiones”.

La Intendencia de Montevideo describe en su Plan de Movilidad que los intercambiadores son “un punto intermedio del STM (Sistema de Transporte Metropolitano) donde se realizarán los trasbordos entre las líneas troncales y las alimentadoras locales”. Además del Intercambiador Belloni, el Plan de Movilidad propone edificar el Intercambiador Central, que “será la cabecera de los Corredores Agraciada, Garzón y General Flores”, y el Intercambiador Buceo que estará ubicado en “el predio municipal (ex Talleres de AMDET ‘Administración Municipal de Transportes Colectivos de Montevideo’) comprendido por las calles Ñangapiré, Av. Rivera y Vanguardia, sobre el Corredor Av Rivera”. También agrega que: “El objetivo general del Plan de Movilidad Urbana es la reestructura y modernización del transporte urbano de Montevideo”.

A pura deuda

El Intercambiador se encuentra ubicado en la manzana delimitada por la Avenida 8 de octubre, Av José Belloni, Juan Jacobo Rousseau y Vicenza, en el barrio Curva de Maroñas.

En el lugar antes estaba ubicada la plaza Huelga General, de la cual se conservan los ombúes y un mural, que fue modificado y ahora se encuentra dentro de la edificación. Según El País, Stiler S.A. fue contratada por adjudicación directa para la construcción de la nueva Plaza Huelga General por U$S 1.400.000, gasto que fue observado por el Tribunal de Cuentas de la República (TCR), pese a lo cual la Intendencia Municipal de Montevideo “consideró que las causas para hacer una adjudicación directa estaban justificadas”. Las observaciones del TCR consistieron en que “no se suministraron los elementos suficientes que permitan justificar la causal de excepción invocada, no acreditándose la urgencia de la contratación, ni la imposibilidad de la licitación o el resentimiento del servicio“, publicó el mismo medio.

El 30 de diciembre de 2008 Uruguay firmó un convenio con el BID para establecer una línea de crédito destinada a financiar el plan por U$S 100.000.000. El Intercambiador Belloni es uno de los proyectos más ambiciosos del Plan de Movilidad Urbana. La Directora de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, Beatriz Tabacco, declinó realizar declaraciones.

Jennifer Martínez