Fede Álvarez arroja su segundo largometraje cargado de suspenso

AL FILO DE LA BUTACA

Dylan Minnette y Jane Levy en "No respires". Foto: Difusión de la producción

SdR accedió a los escritos de la producción de la película, realizados desde el set de la misma en Budapest, Hungría, donde el director uruguayo explica cómo logró dar esa sensación de oscuridad total en el film. “El secreto consiste en implementar la luz emitida por el lente de la cámara; así no tienes que vértelas con la proyección de sombras, lo que genera una apariencia única”, dice Álvarez. “El punto a tomar en cuenta es la tensión que puedes crear con una oscuridad total”, tensión que se ve por demás reflejada en las intensas escenas de su más reciente obra.

Este peculiar e innovador thriller cambia el objeto de las home invasion, coqueteando con aquello de cazadores devenidos en presas y viceversa. El ying y el yang son algo presente permanentemente en el film del uruguayo, y es que, los personajes, lejos de ser los típicos sobrevivientes indestructibles de las cintas de horror, son humanos vulnerables llenos de luces y sombras. A su vez, el triángulo de vándalos está motivado por sus propios intereses personales y una serie de necesidades de trasfondo, lo que hace a cada uno de ellos interesante según su estilo. Daniel Zovatto, Dylan Minnete y Jane Levy son los actores encargados de interpretar a la joven pandilla de antihéroes. El veterano Stephen Lang encarna al “hombre ciego”, en una excelsa y abrumadora interpretación del siniestro amo de la oscuridad.

Plagados de ambigüedades, los personajes hacen que el espectador cambie de bando una y otra vez. Con la casa como tablero de ajedrez, las dispares piezas se moverán en las sombras para encontrar su propia luz: escape, redención, nuevas oportunidades y el anhelo de una vida mejor de la que cada uno lleva. Esto es lo que  hace de Don´t Breath una película que marca a fuego; todos son humanos y, como  tales, acarrean cierto sufrimiento crudamente palpable y vívido por el público.

La ansiedad se apodera del que ve: las luces se apagan en la pantalla, dejando ciegos a todos los que habitan la casa. El espectador, entonces, se siente aún más privilegiado por poder ver y no estar en esa situación, teniendo un rol casi omnisciente. Otro rasgo característico del largometraje es el papel que cumple el sonido. Un silencio que atrapa y cautiva de una manera angustiante.

Stephen Lang en "No respires". Foto: Difusión de la producción

Con Psycho, de Allfred Hitchcock, como punto de referencia por excelencia, Fede Álvarez vuelve a estar en boca de todo Hollywood al retratar con Don´t Breath -aprovechando al máximo las limitaciones de presupuesto y espacio- esa sensación de que todo va mal cuando estás en un lugar en el que no sos invitado. Acompañando por su guionista amigo y también compatriota, Rodolfo “Rodo” Sayagues, y Sam Raimi en la producción, el uruguayo marca a talento puro con un innovador  y más que recomendable film.

César Duarte