El Parlamento estudiará el Código del Adulto Mayor

PALABRAS MAYORES

Gloria Rodríguez y Allison Kennedy. Foto: Twitter Código del anciano

La presentación del anteproyecto de ley del Código del Adulto Mayor se llevó a cabo en el Palacio Legislativo, en el marco de la discusión por los avances hacia una Nueva Agenda de Derechos Humanos. La actividad fue promovida por la Cámara de Representantes y Propuesta Afirmativa de Acción Nacional (PAAN).

La licenciada en Comunicación Social, Allison Kennedy, principal promotora del anteproyecto, explicó durante la presentación que el código es un conjunto de normas y leyes ordenadas que refieren al adulto mayor con el objetivo de promover “la defensa y la protección de todas las personas mayores del Uruguay, en lo que refiere a su calidad de vida, propiedad, libertad, seguridad y todo derecho inherente al ser humano”.

El anteproyecto de ley fue inspirado en el Código del Anciano que había redactado su abuelo, Antonio Ferrara, junto a la doctora Delia Giudice, médicos geriatras-gerontólogos, y había sido registrado en 1991. Para actualizar el proyecto se tomaron en cuenta normativas nacionales e internacionales como la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos de las Personas Mayores (2015) y otras leyes nacionales como la Ley del Sistema Nacional de Cuidados.

La diputada del Partido Nacional, Gloria Rodríguez, una de las principales oradoras y promotoras de los avances de la Nueva Agenda de Derechos Humanos, fue la responsable de ingresar el anteproyecto a la Cámara de Representantes. La diputada destacó que el PAAN es un grupo de activistas sociales que “estamos comprometidos con esas causas y fallarles a ustedes, fallarles a esos sectores mal llamados minorías -porque si a las minorías las sumamos son las grandes mayorías-, es fallar conmigo misma”.

Según manifestó la diputada, el objetivo que tienen con la presentación del Código en el Parlamento es que logre el acompañamiento de todos los partidos políticos, aunque considera que “esto va más allá de los partidos políticos, es un tema de Estado, es un debe que tenemos todos los uruguayos hacia los adultos mayores”. “Allison es la muestra del compromiso, de la frescura, del cambio. De que una chica con 25 años se sienta tan comprometida con un tema que nosotros muchas veces lo ignoramos: el tema de los adultos mayores”, expresó Rodríguez.

La importancia de establecer un Código del Adulto Mayor radica en la gran proporción de personas de tercera edad que hay en el mundo y también en nuestro país. “A nivel mundial existe una prolongación de la vida adulta. El 11 por ciento de la población supera los 65 años de edad, y para el año 2050 esta cifra pasará al 22 por ciento. Aproximadamente unas 2.200 millones de personas”, puntualizó Kennedy. En el caso de Uruguay, los adultos mayores representan el 14,06 por ciento de la población y equivalen a unas 400 mil personas. Se estima que en el año 2025 la cifra llegue al 15,68 por ciento de la población.

El código del adulto mayor contiene 25 capítulos y 158 artículos, y comprende los derechos, deberes y garantías que tendrá la tercera y cuarta edad. En general, establece criterios en cuanto a la discriminación, el trabajo, las jubilaciones o pensiones, vivienda, educación, discapacidad, sexualidad, ayuda económica, comedores, hogares y residenciales, entre otros aspectos que son relevantes en la vida de los adultos mayores. “Este código, que hoy simbólicamente vamos a firmar, va a tener sus discusiones y modificaciones, porque hay que aggiornarlos, mejorarlos”, debido a que “es importante que Uruguay cuente con un Código del Adulto Mayor”, señaló la diputada del partido nacional.

En lo que tiene que ver con el apoyo político que tuvo el proyecto, Kennedy destacó que varios legisladores y dirigentes de todos los partidos lo recibieron en sus despachos y dieron su visto bueno a la iniciativa. Entre ellos, Pablo Abdala, Luis Lacalle Pou, Amorín Batlle, Pablo Mieres, Cecilia Bottino, Edgardo Novick y Gloria Rodríguez, a quien agradeció especialmente por el apoyo y por posibilitar que se firme el anteproyecto de ley y sea ingresado a la cámara para ser estudiado. Al mismo tiempo, distintos profesionales jurídicos asesoraron el proyecto.

Finalizando su exposición, la licenciada Kennedy resaltó que el Código del Adulto Mayor, además de ser el sueño que su abuelo no pudo cumplir en vida, es “el primer cuerpo jurídico que defiende los derechos humanos de las personas mayores”, y aseguró que su implementación sería el inicio de un cambio de paradigma cultural, ya que las naciones que no aprovechan la experiencia cultural de los adultos mayores, corren el riesgo de no saber aprovechar la fuerza y la vitalidad de la juventud”.

El origen del asunto

La licenciada Allison Kennedy conversó con SdR sobre el proceso que vivió el anteproyecto hasta su presentación.

-¿Cuándo comenzó tu abuelo con la creación del código del anciano?

-Mi abuelo, junto a la doctora Delia Giudice empezaron la investigación en la década de los 80, y tenían mucho conocimiento sobre la tercera edad y acerca de cómo se los trataba.

-¿La situación de la tercera edad en aquel momento era compleja en cuanto a sus derechos?

-Ellos creían que habían muchos ancianos y adultos mayores que estaban siendo vulnerados en sus derechos, sobre todo maltratados, insultados, despojados de sus bienes materiales, incluso muchas cosas que vemos hoy en día.

-¿Cómo recordás a tu abuelo?

-A mi abuelo lo recuerdo como una persona muy culta, siempre lleno de libros y sobre todo muy trabajador. También muy humilde, porque él llegó a ser médico geriatra a través de su esfuerzo, ya que venía de una familia de italianos muy pobres que llegaron al Uruguay en el 1900. Mi abuelo nació en el año 1914.

-¿De qué manera te encontraste con el código?

-Siempre supe que mi abuelo había redactado el Código del Anciano -después en la actualización yo le puse el nombre de Código del Adulto Mayor-. Recién el año pasado tuve la oportunidad de que mi abuela encontrara una copia y me la diera. Y cuando lo leí por junio o julio del año pasado me pareció genial. Empecé a investigar mucho más sobre el tema, a ver si ya había algo parecido o no. Soy licenciada en Comunicación Social, no tengo nada que ver con la abogacía, la escribanía o la legislación, entonces tenía que empezar a averiguar un poco más sobre el tema, por las dudas.

-¿Cuándo empezaste con la campaña de difusión del anteproyecto?

-En noviembre del año pasado salió mi primera publicación en los medios. Más adelante, el 15 de junio de este año, durante el “Día mundial de toma de conciencia de abuso y del maltrato en la vejez”, declarado por la Organización de las Naciones Unidas, hicimos una campaña con la psicóloga de la tercera edad, Rosanna Balmelli, con el hashtag #Valorálos, y se sumaron varios periodistas, jugadores de fútbol y mucha gente en la calle que en su mayoría se solidarizaron con la causa y se sacaron fotos y compartieron con el hashtag.

-¿Cómo lograste que llegara a la Cámara? ¿Por qué a través de Gloria Rodríguez, diputada del Partido Nacional?

-Cuando empecé la campaña los medios me abrieron las puertas en el mundo político. Nadie me conocía en la política. Fui una vez a una entrevista y así comencé a conocer políticos y gente vinculada a esa área. Después empecé a golpear puerta por puerta, visité a varios políticos. A todos les interesó el tema y apoyaron mucho la iniciativa del proyecto. Así conocí a Gloria. Luego ella me llamó un par de veces para seguirlo trabajando más de cerca, y me brindó todo su apoyo. Me invitó a formar parte del equipo de Acciones Afirmativas – Propuesta Afirmativa de Acción Nacional-. Creo que Gloria tiene una calidad humana destacable, y pegamos buena onda. Ella me dijo: “sí, quiero firmar. Quiero que ingrese a Cámara y sea estudiado”. Fue un compromiso de ambas partes. Y con el proyecto buscamos que todos los partidos políticos lo reconozcan y apoyen. Que sea un tema de justicia social.

-¿Qué cambios debería hacer el país para que entre en función el Código?

-El único cambio que tiene que hacer el país para poder aplicarlo es de mentalidad. Tenemos que crear y generar entre todos un cambio de paradigma cultural en todo sentido. Como sociedad nos tenemos que unir más. Creo que hoy en día hay muchos valores que se han perdido, sobre todo los referentes a los derechos humanos. Y en materia de la tercera edad es muy común ver cómo hay familias que abandonan a sus abuelos, a sus adultos mayores. Y sería bueno contenerlos, cuidarlos, quererlos y valorarlos más. Darnos cuenta de la experiencia que ellos tienen en la vida, que nos puede servir a nosotros para nuestro crecimiento. Y para educarnos e inculcarnos muchas cosas. Por eso la campaña #Valorálos. Se trata de eso.

Juan Manuel Bauzá / María Nan