Se realizo la séptima edición de TEDx Montevideo

IDEAS EMERGENTES

Foto: Facebook de TEDx Montevideo

Ya pasó la hora de apertura, en la que la gente se abarrota frente al túnel rojo de la entrada. Ya sobre el mediodía la gente ingresa al predio a cuentagotas. A pesar del mal clima, el evento es multitudinario. Al momento de entrar a la sala para sentarse en las butacas y escuchar a los distintos speakers, parte del público no puede ingresar y debe conformarse con escuchar a través de los parlantes del recibidor. La capacidad de la sala está colmada. Hay que esperar a que termine el primer módulo para poder ingresar.

Luego de la frustración, aparecen diferentes stands de empresas y organizaciones que se encontraban en la antesala del auditorio, pero más sorprendente es salir y encontrar un patio repleto de puestos de comida, pantallas gigantes, bicicletas para dar un paseo por el predio, muchos colores y sobre todo jóvenes, el público predilecto del evento, escenario que rompe totalmente con la monotonía y aburrimiento de la espera.

El pasado sábado 8 de octubre en el Parque Tecnológico del Latu se realizó la séptima edición de TEDx Montevideo y este año la apuesta fue grande. Alrededor de 4 mil personas pudieron presenciar las conferencias -el doble de las que participaron los años anteriores- y además otras 40 mil lo vieron mediante la transmisión en vivo. A diferencia de las ediciones anteriores, este año se realizó un sábado para que más personas pudieran asistir sin necesidad de alterar su rutina laboral o estudiantil.

En el menú de conferencias de este año se decidió apostar a un público diverso y dejar de lado ediciones temáticas, como se hizo en algunas ediciones anteriores. La ciencia, la música y la cultura, la economía personal, los millenials (generación nacida entre 1980-2000), el mundo del trabajo, el éxito, la memoria, la tecnología, la filosofía, el feminismo del siglo XXI, el fenómeno de la migración, las energías renovables, entre otros temas, tuvieron su protagonismo en la edición 2016.

Conversaciones infinitas

Quizás la expositora que más sorprendió fue Camila Rajchman, ex cantante de Rombai, ya que su participación en el evento generó revuelo en las redes sociales, donde muchas personas se preguntaban qué era lo que iba a hacer a TEDx y de qué iba a hablar. Rajchman eligió centrarse en su vida antes de ingresar a Rombai y contar los problemas a los que se enfrentó. Comentó que sufrió de depresión y tuvo que hacer un tratamiento para combatir la enfermedad. Además mencionó que participar en Rombai la ayudó a “convertirse en una Camila totalmente renovada, segura de sí misma y con los pies en la tierra”.

Su charla se centró en el ciberacoso y en el bulling al que se vio sometida por convertirse en una persona pública, a lo que denominó la “contracara del éxito”. “Una lluvia de críticas que hablan de destrucción”, aseguró Camila que se volcaron sobre ella, y entonces leyó insultos y mostró capturas de pantalla de las redes sociales donde se veían los comentarios. Para Rajchman, ese tipo de críticas “hablan muchísimo de la crueldad y de la intolerancia” que tienen las personas. Finalmente, resaltó que miles de personas se ven sometidas diariamente al cyberacoso en Uruguay y en el mundo y que eso habla mal de la tolerancia: “Somos libres de expresión siempre y cuando lo hagamos con responsabilidad, pensemos a quién le estamos haciendo bien cuando nuestra crítica deja de ser constructiva y empieza a ser destructiva”.

Otra de los oradoras que resultó interesante por la actualidad del tema fue Karen Bruck, directora de ventas corporativas para MercadoLibre a nivel regional. Su presentación se centró en la participación de los millenials en el mercado de trabajo y cómo han influido al punto de transformarlo. Para Bruck, los millenials tienen una característica esencial, la “gratificación instantánea”.

“Para estos jóvenes, la gratificación es un fin en sí mismo. Para ellos la diversión es lo más importante; si no hay diversión no hay trabajo”, aseguró y mencionó como ejemplo lo que denominó “efecto Cabo Polonio”, que se dio en la empresa un mes de diciembre donde tuvieron un pico de renuncias (la empresa emplea alrededor de 600 jóvenes con un promedio de edad de 22 años). “Resulta que estos jóvenes querían estar un mes de chancletas en el Cabo, o en la Paloma, o en Florianópolis, no les alcanzaba con las dos semanas de vacaciones que tenían que negociar para irse”. Bruck señaló que los jóvenes renunciaban, se iban de vacaciones y después volvían a buscar un nuevo trabajo, fenómeno conocido como ‘job hopping’, saltar de trabajo en trabajo.

“Cuando yo voy al supermercado y me pasan la tarjeta, esa tarjeta no me está sacando dinero. Lo que me está sacando es tiempo de mi vida”, disparó al público Rodrigo Álvarez, analista de Sistemas de profesión, pero declarado amante de las finanzas personales. Su presentación giró en torno a un tema esencial, quizás fundamentalmente para quienes recién se insertan en el mercado de trabajo y empiezan a obtener ingresos propios, de manera de aprender a administrar los recursos de forma estratégica.

“El ahorro es un pequeño sacrificio que hacemos hoy por un bien mayor el día de mañana”, aseguró Álvarez, y al mismo tiempo explicó que el ahorro debe tener un objetivo porque sino se vuelve imposible hacerlo. Las pequeñas cosas del día a día terminan haciendo la diferencia en la economía, como por ejemplo, llevarse la comida en el tupper a la oficina en vez de comprar en el restaurant. “Lo único que puede hacer que ustedes hagan el esfuerzo de prepararse el tupper de fideos es que tengan un objetivo y saber que no van a comer mañana en el restaurant los va a acercar un poquito más a ese objetivo”, destacó. Para Rodrigo Álvarez, es importante que nos guste el trabajo que hacemos, y para que el trabajo no se vuelva una carga y una actividad meramente económica sugiere realizar un fondo de ahorro que equivalga a seis meses de trabajo.

Entre tantas ponencias interesantes llamó la atención la de José Cordeiro, ingeniero mecánico venezolano, uno de los speakers que probablemente generó mas risas entre el público y se encargó del cierre del evento. El científico y futurista, que ha estudiado y trabajado en más de 130 países, aseguró que la inteligencia artificial es el futuro y planteó que debido a los avances tecnológicos y científicos que se están desarrollando, la inmortalidad es un escenario posible: “La medicina del futuro no va a ser curativa, va a ser preventiva”, aseguró.

María Nan