A los 88 años falleció Jorge Batlle

POLÍTICA DE VIDA

 

Batlle saluda a la prensa, luego de llegar al aeropuerto de Asunción, Paraguay, el 21 de junio de 2001, para participar en la XX Cumbre de Jefes de Estados del Mercosur. AFP PHOTO/MIGUEL ROJO

Durante su niñez se enamoró de sus tres grandes pasiones: la política, los caballos y el Club Nacional de Fútbol. Nació el 25 de octubre de 1927, hijo de Luis Batlle Berres y Matilde Ibáñez. La herencia familiar preparó el camino que Batlle continuó. Tres de sus antepasados fueron presidentes uruguayos: su bisabuelo Lorenzo Batlle en 1868, su tío abuelo José Batlle y Ordoñez en dos oportunidades (1903 y 1911) y su padre en 1947.

En su niñez, debido a que su familia viajó exiliada tras resistir el golpe de Estado de Gabriel Terra, vivió cuatro años en el exterior, primero en Brasil y luego en Argentina. A su vuelta, estudió en el Colegio Alemán, en el Elbio Fernández y en el liceo Bauzá.

El árbol genealógico puso dividendo bajo para los apostadores que jugaron sus fichas a su vocación política. Los títulos que obtuvo como abogado y periodista pasaron a un segundo plano, pese a que ejerció más en los medios que en los juzgados. Tuvo un programa de Jazz, fue informativista, locutor en radio Ariel, periodista, secretario de redacción en el diario Acción y escribió columnas de opinión en el diario El Día, fundado por José Batlle y Ordoñez.

Su carrera política comenzó en 1958 cuando fue elegido diputado por el Partido Colorado (PC), en la elección siguiente fue reelecto en su cargo, que continuó hasta 1967. En el primer período integró la Comisión de Defensa Nacional y fue delegado de la Conferencia de Comercialización de carne en el inicio de su segunda participación como representante.

Durante la asunción de Batlle, el 1 de marzo de 2000 en el Palacio Estevez, lo saluda el entonces presidente argentino Fernando de la Rua. / AFP PHOTO / DANIEL CASELLI

El afán por ser presidente lo llevó a ser candidato sin éxito en cuatro oportunidades: 1966, 1971, 1989 y 1994. En 1985, con la apertura democrática y tras haber estado proscripto, retornó a las cámaras, en su primera incursión como senador, cargo que repitió en 1995 tras cinco años de ausencia. Se dice que su fracaso en los dos primeros intentos de ser presidente se debió en parte a “la infidencia”, así se denomina al hecho sucedido en 1968 que, a pesar de que nunca fue comprobado, lo acusaba de divulgar –en favor de algunos allegados- información sobre una devaluación del peso prevista por el gobierno.

En abril de 1999 su anhelo empezó a tomar forma cuando venció a Luis Hierro López en las elecciones internas del Partido Colorado, primera vez que se implementó esa modalidad, haciendo que cada partido compitiera con un candidato único en la elección presidencial. En esa oportunidad se dijo que muchos votantes del Frente Amplio (FA), a modo de estrategia, votaron al ex presidente en las internas, ya que pronosticaban que en caso de que el balotage fuera entre el PC y el FA, Batlle, como ya había sucedido cuatro veces en la historia, no conseguiría los votos para ganar las elecciones. El líder de la lista 15, cargo que tomó desde el fallecimiento de su padre en 1964, venció a Tabaré Vázquez en el balotage, con el 54 por ciento de los votos. La quinta fue la vencida: Batlle alcanzó la presidencia.

En una de sus primeras acciones como mandatario creó la Comisión para la Paz, que investigó el destino de 26 desaparecidos en el período de la dictadura. En 2003 se canceló la búsqueda, que se retomó años más tarde con la llegada de la izquierda al poder. Tras cruzarse la banda lideró el último gobierno de derecha en Uruguay, que inmerso en una profunda crisis regional desde principios del año 2000, explotó a finales de 2002 con la devaluación del peso y las corridas bancarias, que dieron lugar a la última crisis económica, la que alcanzó la tasa de desocupación más alta en la historia del país.

Batlle, durante una conferencia de prensa del 3 de junio de 2002, en medio de la crisis, afirma que los argentinos son "una manga de ladrones del primero hasta el último". AFP PHOTO / MIGUEL ROJO

Durante un mandato muy cuestionado, el PC bajó significativamente su aprobación, perdiendo una gran cantidad de votantes, lo que le costó la competitividad en las siguientes elecciones nacionales, cuando se convirtió en la tercera fuerza política del país. Hoy, 14 años después de la crisis, el PC sigue sin recuperarse y no ha participado de los tres últimos balotages.

En 2002, días antes de la devaluación y en medio de un complejo escenario regional, en una entrevista para Bloomberg TV, creyendo que las cámaras estaban apagadas, Batlle trató a los políticos argentinos de “corruptos” y “ladrones”, lo que le valió un gran escándalo. Tras las repercusiones se vio obligado a pedir disculpas en cámara y lo hizo llorando.

Batlle falleció un día antes de su cumpleaños número 89, luego de pasar 10 días internado en estado de gravedad. Sufrió un duro golpe en la cabeza tras una caída en una visita política a Tacuarembó. Los esforzados intentos de los especialistas del CTI del Hospiltal Americano no pudieron impedir el deceso.

Mauricio Panizza