La música viene después

HUELLA REBELDE

La banda rebelde. Foto: SdR/Flavia Curbelo

A principios de 2012 se conocieron y se hicieron amigos. De esa amistad surgió la idea de formar una banda. La integraron Marcelo González en guitarra y voz, Damián Alarcón en batería, y Rodrigo Más en bajo. Con el nombre de La música viene después (LMVD) surge una banda de rock n’ roll que se fusiona con otros géneros que influenciaron a los músicos, como el rock uruguayo de los años 70 y 80; y el blues, el reggae y el ska de bandas como Led Zeppelin, La Renga, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, que también son sus mentores. “Nos animamos a incursionar en todos, hasta grabamos un candombe en nuestro primer disco Nacidos en el sur, para morir en el norte, de 2015”.

En el 2016, LMVD pasa a ser un cuarteto con la introducción de un saxo a cargo de Ismael Sánchez. “La música es una forma de vivir, acompaña los momentos y genera emociones, pero hay cosas más importantes como el amor, la familia y los amigos”, dice Marcelo, explicando la razón del nombre de la banda. En el primer disco participaron once músicos donde los más destacados fueron: Tabaré Rivero, Leo Méndez de Suena Candombe, Martín Decena de La Negra Margot y Martín Dos Santos de Guernica. “Nacidos en el sur, para morir en el norte, es un disco muy visceral, directo, sanguíneo, racional, dice directamente lo que hay que decir, tiene una gran dosis de rock and roll y mucho contenido social en sus letras”, agregó. Los músicos tienen previsto para el 2017 un segundo trabajo que según el vocalista, “es muy flexible ya que es un compendio entre reggae, rock, blues, funk y alguna sorpresa más”.

Este año han tocado para mucho público, pero sin dudas el Tocó venir, organizado por la FEUU en la explanada de la Universidad para 12.000 personas,  fue el que más rememoran. Otros toques fueron Marcha a favor de la democracia en Brasil, en el Rock para la Paz y el 14 de agosto en el Día del mártir estudiantil. “Hemos compartido escenario con grandes músicos, lo que nos llena de orgullo y alegría”.

LMVD tendrá varias presentaciones en 2016. Foto: SdR-Flavia Curbelo.

En su corta trayectoria LMVD ha sabido compartir escenario con bandas y artistas del momento como Cuatro pesos de propina, La tabaré, Milongas extremas, La triple Nelson, Larbanois & Carrero, Metele que son pasteles, el Gucci, Chala madre, La gran muñeca, Trascartón y La ricotera. La mayoría de los temas del grupo son propios y escritos por su vocalista,: tienen un contenido crítico que reflexiona y busca generar atención en las desigualdades sociales, que nacen de las relaciones de poder en las sociedades modernas. “Sos como una oveja negra del rebaño, te apartás, estás orgulloso de ello y sabiendo tu verdad. Admiro tu disidencia y tu forma de enseñar, a pesar de los que intentan volverte a domesticar”, versa en su tema Orgullosa oveja negra. También cuentan historias de la vida cotidiana y la constante evolución del ser humano. “En realidad lo que buscamos es poner un mensaje, que la juventud pueda reflexionar sobre cosas que a nosotros nos inquietaba en el 90’ por ejemplo, queda mucho más por conquistar”.

El perfil con que cuenta la banda los ha llevado a moverse en ambientes estudiantiles, sindicales y de organizaciones sociales. Han colaborado con varias organizaciones como Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Centro de estudiantes de Música y Bellas Artes, Comisión No a la Baja, Centro Cultural Latinoamericano, FEUU, PIT-CNT y diferentes instituciones barriales.

El 19 de noviembre presentan el show MirandoLo Distinto en Sala Zitarrosa y antes actuarán también en el cierre de la Semana del Maestro, en la sede de Magisterio el 28 de octubre, y en la Convención de Tatuajes Internacional el 29 del mismo mes en la Intendencia de Montevideo.

Redes sociales

Youtube: La Musica Viene Despues – LMVD – oficial

Instangram: La.musica.viene.despues

Facebook: La-música Viene Despues-lmvd

Flavia Curbelo