Gladys Ceretta fue elegida decana de la FIC

LA PRIMERA

Gladys Ceretta, luego de ser electa. Foto: Gerardo Barbieri

La Asamblea del Claustro de la Facultad de Información y Comunicación (FIC) eligió por primera vez a su máxima autoridad, el jueves 3 de noviembre de 2016. Gladys Ceretta es la nueva decana por los siguientes cuatro años.

Los sondeos previos mostraban a los órdenes de docentes y egresados volcados en su mayoría por la opción ganadora sobre la del profesor Nicolás Guigou, pero solos no alcanzaban los dos tercios necesarios en esta primera instancia de votación. Los estudiantes iban a tener la palabra, pero la indecisión era la única certeza. La alerta roja del día martes derivó en la suspensión de la asamblea estudiantil y las diferentes voces del orden no se animaban a ratificar el apoyo a ningún candidato. La asamblea comenzó sobre las 18:15 horas, luego de que los claustristas ocuparan lentamente sus lugares. El docente Álvaro Gascue tomó la palabra y dedicó un sentido minuto de silencio por el joven docente, sociólogo y comunicador Facundo Quartino, fallecido ese mismo día.

La elección tuvo que atravesar dos instancias luego de que, en la primera votación, el orden estudiantil no emitiera votos. El orden docente votó de forma proporcional al resultado de sus elecciones internas emitiendo 11 votos para la nueva decana y cuatro para Guigou. Egresados brindó sus 10 sufragios a la candidata, lo que la dejaba a tan solo tres voluntades de alcanzar el cargo. Luego de un receso, del que no se esperaban muchos cambios, retornaron los claustristas. El murmullo se apoderó de la sala, los estudiantes votarían. Los tres votos, y no más, llegaron y la alegría se apoderó de la mayoría de los presentes. Algunas diferencias entre estudiantes debido a la forma de presentarse a la votación fueron las únicas desconformidades.

Verónica Pellejero, claustrista y consejera por el orden estudiantil, explicó a SdR que pese “a no traer un mandato expreso de asamblea habían atravesado por varias instancias de discusión para alcanzar la postura final del claustro elector y existía un amplio consenso desde el Centro de Estudiantes (CEICO), por lo que aplazar este hecho era una pérdida de tiempo”.

“Es un gran logro para la UdelaR tener una Facultad de Información y Comunicación”, dijo a SdR el rector de la UdelaR, Roberto Markarián,  y destacó el “muy correcto desempeño de la decana María Urquhart, quien logró organizar y unificar servicios que estaban trabajando separadamente”. A Gladys Ceretta le deseó “el mejor de los éxitos” y opinó que “por las fundamentaciones que se dieron va a continuar el proceso de creación de acuerdos, haciendo crecer a una institución que va a tener el local más nuevo de la UdelaR”.

La novel decana ha sido uno de los pilares fundamentales en el proceso que llevó a la creación de la FIC, un trabajo iniciado en el año 2009. Bibliotecóloga (1979), procuradora (1998) y escribana (2002), fue directora de la Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias Afines (EUBCA) entre 2002 y 2010. Posee una maestría en Investigación en Documentación (2008), un doctorado en Documentación (2010) y un posdoctorado en Investigación sobre alfabetización en información y competencias lectoras (2012), todos realizados en la Universidad Carlos III de Madrid (España). Ceretta se preparó durante toda una vida para este momento y fue la primera en reconocer su interés por alcanzar el decanato el 7 de junio, cuando SdR organizó la “Exposición de Ideas” entre los profesores decanables (véase La pelota para delante).

En su primer discurso se la notó emocionada, alegre y agradecida a los claustristas por haberla elegido y confiado en ella. SdR le preguntó si sentía este hecho como un hijo propio: “Si esa es la forma de expresarlo simbólicamente, sí. No es que sea mío solamente, lo hemos hecho entre todos pero siento que siempre estuve muy convencida de que este era el camino a seguir. No es que yo me atribuya únicamente este proceso, pero hubo que luchar bastante para llegar a donde estamos hoy. El proceso previo a la creación de la facultad tuvo un peso muy fuerte, no me creo imprescindible pero siento que aporté bastante en ese período y sobre todo no bajé los brazos”.

Gerardo Barbieri