La memoria selectiva del presidente del Centro Militar

DEFENSA CIEGA

“Están presos porque se hicieron mal los juicios, se pusieron pruebas que no eran pruebas, hay un coronel que estuvo cuatro años preso por tener los ojos celestes”, dijo el coronel retirado y presidente del Centro Militar, Carlos Silva, consultado sobre los exmilitares que se encuentran privados de libertad por los crímenes de terrorismo de Estado durante la dictadura cívico-militar. Silva sabe del tema porque, aunque él no lo mencione, tuvo su protagonismo en el Servicio de Información de Defensa durante la dictadura, el Departamento II-Exterior.

El coronel Carlos Silva y su visión del terrorismo de Estado.

Como ya ocurrió en otras ocasiones, el coronel Silva niega los excesos, torturas, violaciones e incumplimiento de los derechos humanos que fueron denunciados por parte de las víctimas, allegados y organizaciones y que han concluido en la detención, procesamiento y prisión de exmilitares.

En entrevista con radio El Espectador, Silva afirmó que la razón por la que hay personas presas es porque había que encarcelar gente por la presión popular. Asimismo, puso en duda el juicio contra el general Gregorio Álvarez, en el que fue declarado culpable por crímenes de lesa humanidad y el homicidio de 37 personas. Silva se preguntó por qué no le hicieron juicio político en el momento en el que se retiró, pregunta fuera de lugar a menos que el coronel haya olvidado que en febrero de 1979, cuando Álvarez se hizo con la Presidencia de la República, no hhabía parlamento que pudiera juzgarlo..

Silva manifestó que desconfía de la justicia “por lo que está pasando”, ya que, según él, a una persona la detuvieron porque un “tipo borracho” dijo que había estado en un crimen.

“Yo no digo que no haya habido algún exceso, estamos hablando que son personas que los agarró ‘la maquina’ en determinado lugar y momento, y en combate no es como cuando uno está ‘tranquilito’, es uno o el otro, pasan esas cosas. Lo agarró la maquina en el sentido en que le tocó estar en un lugar jorobado, un lugar donde está peleando”, justificó.

Además, dijo que no tiene cuantificados los casos de tortura, pero que es necesario estar en ese momento y lugar para entenderlo. “si a uno le están por matar a un camarada y uno tiene conciencia de que lo puede salvar, lo hace. Yo no lo tuve que hacer y si lo hubiera hecho no lo decía”. El coronel no detalló en qué casos desaparecidos estuvieron a ñpunto de matar a un camarada.

Según Silva, los militares no utilizaron el aparato represivo del Estado; dijo queeso es un “invento de la izquierda” ya que ellos eran tenientes que “correteaban” por las calles intentando que no los matasen en las paradas de ómnibus. Sin embargo, cuando lo consultaron por el asesinato de Zelmar Michelini, dijo no recordar la situación.

Por otra parte, el coronel negó que hayan existido violaciones masivas a las mujeres detenidas durante la dictadura, a pesar de las denuncias. “¿Cuántas mujeres violadas conoce?, yo le pregunto a todo el mundo y nadie dice nada, nadie sabe”, sentenció. En 2011 se presentó una denuncia realizada por 28 expresas en la que se acusa a cientos de militares por torturar y violar a las detenidas y son constantes los relatos de mujeres que pierden el miedo y cuentan sus experiencias.

“Hay gente que se anotó para hacer denuncias que no existieron, un montón. Yo no conozco violaciones, no quiere decir que eventualmente haya pasado en algún lado”, reiteró.

En tanto, Silva consideró que el gobierno de facto no tuvo errores ni omisiones a los derechos humanos y quienes así lo consideran es porque “proyectan” la situación de Argentina en Uruguay. “La prueba está en que acá no se masacró a nadie, (…) ponen 200 desaparecidos en el Uruguay, eso es una mentira, acá creo que hubieron (sic) 32 y de los cuales algunos no eran nuestros”, agregó.

Finalmente, el coronel dijo que va a morir “con las botas puestas” y que durante la dictadura no hubo presos políticos, sino “delincuentes presos”.

Negación de los hechos

No es la primera vez que el comandante Silva expresa su desconfianza de la Justicia y contradice los fallos judiciales. En la conmemoración oficial por el Día de los Caídos en Defensa de las Instituciones Democráticas, defendió a su “buen amigo” Asencio Lucero, quien fue procesado con prisión por reiterados delitos de privación de libertad y violación.

En aquel entonces, el coronel dijo a SdR que Lucero fue presionado por la prensa para confesar lo que hizo y que en realidad él no era consciente de sus dichos.

“Las violaciones no pasaron; si pasó no fue por parte de él, y si pasaron son hechos puntuales, anormales que yo sepa. Confesó porque no está bien, divaga, ya no se puede acordar de algo que hizo a los veinte años”, reiteró.

Además, afirmó que Lucero es un hombre muy bueno e incapaz de hacer algo así.

Plan Cóndor

Silva también hizo referencia al Plan Cóndor, la operación conjunta entre los regímenes dictatoriales de Sudamérica con la CIA y expresó que era únicamente una coordinación entre los gobiernos contra las actividades de contrainsurgencia. “Tengo documentos de eso, es el orígen del Plan Cóndor, es lo mismo que las coordinaciones que hay ahora entre las policías de todos los países de América Latina”, añadió.

Federico Anfitti