El FA apela al ocultamiento, según Gonzalo Mujica

“NI ME CALLO NI ME VOY”

El diputado Mujica desparramó el tablero. Foto: Radio Uruguay

“A mí me han planteado en varias oportunidades en discusiones internas ‘podés tener razón, pero mirá que si se sabe todo esto y llega a ser cierto, capaz que perdemos las elecciones’”, dijo el diputado del Frente Amplio Gonzalo Mujica y admitió que su situación con la fuerza política está pasando por un muy mal momento.

La grave acusación, que supone actitudes de ocultamiento sobre situaciones políticas límites, fue formulada en declaraciones realizadas al programa En Perspectiva. El diputado hizo la afirmación en el contexto de las diferencias que tiene con el Frente Amplio y la posibilidad real de que haya “un quiebre”.

Todo comenzó con la votación para instalar una comisión investigadora por los negocios entre Uruguay y Venezuela, a la que el FA se negó. En ese momento Mujica mostró su malestar en la sesión y dijo que la iba a votar “pase lo que pase y se me venga lo que se me venga. Porque yo no amago y tampoco arrugo”.

A partir de allí, se suscitó una serie de declaraciones del diputado en las que puso en duda la orientación de las políticas del gobierno, sus decisiones y su ética.

Sin embargo, esto no quiere decir que él vaya a abandonar la banca, sino que se queda “haciendo política como yo la siento, como yo la entiendo, y al final del período la gente va a decidir lo que hace conmigo”. La controversia es secular: el ciudadano supuestamente vota aconciencia a cada legislador de la lista, y por ello es “dueño” de la banca; pero el partido es el que propone los nombres y los catapulta, y por ello se considera con derecho a “administrar” las bancas.

El senador Ernesto Agazzi, dijo a SdR que lo que está haciendo Mujica es un “operativo personal” para tener notoriedad y llamar la atención de la prensa; sostiene que sus afirmaciones nada tienen que ver con la orgánica del FA, y por ello no quiere ser “cómplice” de expresar cosas en contra de Mujica a la opinión pública. “No me interesa convertir una cosa importante como el gobierno y su bancada en un chusmerío”, expresó el senador.

“Nosotros trabajamos para tener la mayoría parlamentaria; si no la hubiésemos tenido no hubiéramos conseguido el sistema integrado de salud, O la universidad tecnológica, entre otras cosas. Todo eso se hubiera hecho más lento o en etapas. (La mayoría parlamentaria) es una cosa que ayuda a las transformaciones a las que el Frente se obliga en sus congresos. Si no se puede avanzar porque no tenemos la mayoría, marcharemos sin eso, pero es muy distinta la situación”, subrayó Agazzi.

Asimismo, destacó lo conflictivo que es desde siempre la relación entre el diputado y la fuerza política: integración a diferentes sectores, problemas judiciales por dinero con Rafael Michelini, hasta llegar a la 609 y plantear sus diferencias con la interna en lugares donde “no corresponde”.

Por su parte, el diputado José Carlos Mahía dijo a SdR que no sabe de dónde provienen las acusaciones de Mujica, y que si bien “a veces se miden los daños que puedan generar las decisiones políticas”, en cuestiones éticas eso no existe en el FA.

Además, mostró su preocupación con la posible pérdida de la mayoría parlamentaria ya que el año próximo va a ser fundamental porque es la mitad del periodo de gobierno.

Consultado por la banca, el senador Agazzi manifestó que hay dos problemas “muy diferentes”, el legal establecido por la Corte Electoral, que expresa que una vez proclamado un legislador, la banca es de él y no del partido. “Es una visión filosófica de que la política está compuesta por individuos aglomerados”, manifestó.

Sin embargo, el senador explicó que hay una visión ética y política: en realidad –sostiene- Mujica ocupa una banca por pertenecer a una lista del FA encabezada por José Mujica y si discrepa con lo que integra debería irse y no “apropiarse” del lugar.

“Si el se queda ahí es una contradicción, va a estar sentado en una silla que se logró porque todos trabajamos para tenerla, él dijo cosas en su discurso para tenerla y como ahora cambió de opinión se queda en la silla diciendo cosas distintas. Sería un Temer (en alusión al actual presidente de Brasil), dijo cosas en la campaña, concibió estar en ese lugar y después cuando él se adueñó de la silla pasa a hacer lo que hizo, éticamente es muy cuestionable”, sentenció.

Agazzi afirmó que valora la intención del FA de conversar con él, ya que todavía pertenece a la fuerza política pese a todas las discusiones. “Él sabe bien que las comisiones investigadoras acá no son para investigar, como pasó con Ancap, son para hacer operaciones políticas de prensa utilizando los factores que la derecha tiene a disposición a los efectos de formar opinión pública que no es investigar”, subrayó.

 

Federico Anfitti