SIN SHAKESPEARE

La Fuerza de la Sangre / Foto: Comedia Nacional

En el año que conmemora al dramaturgo inglés William Shakespeare, la Comedia Nacional decidió alejarse de los clásicos universales y dedicar su temporada íntegramente a dramaturgos nacionales. “Cuando estrenábamos espectáculos de autores uruguayos eran bien aceptados, había buena concurrencia de público, entonces me pareció una apuesta fuerte, pensé: ‘tomemos este riesgo. La Comedia en 2016 no va a hacer Shakespeare, no va a hacer Eurípides ni Moliére’”, explicó a SdR Mario Ferreira, director de la Comedia Nacional.

En lo que va del año han pasado alrededor de 28 mil personas por las funciones, lo que Ferreira califica como “una respuesta formidable” a una propuesta fuera de lo común. Si bien los textos nacionales siempre integran la programación de la Comedia, Ferreira creía que no estaban representados en número, de acuerdo a la cantidad de dramaturgos que hay. Es por esto que el año pasado consideró que “era momento de darle respuesta a un reclamo, que hay desde hace tiempo, de la poca presencia que tienen los autores uruguayos en la Comedia Nacional”.

Para conformar la programación se pusieron sobre la mesa del Consejo Artístico (Mario Ferreira, Sofía Etcheverry, representante del Ministerio de Cultura, y Lucía Sommer, Lucio Hernández y Juan Antonio Saraví, representantes del elenco) principalmente nombres de dramaturgos vivos, aunque fue imposible dejar afuera algunos escritores póstumos que marcaron el teatro nacional, como Florencio Sánchez. Ferreira explicó que siempre se busca armar una propuesta heterogénea: “Si bien se puede aunar un criterio en los títulos, siempre hay que pensar que el que va a recibirlo no tiene porqué gustarle un determinado tipo de teatro”.

La temporada empezó con un espectáculo que integraba seis textos de Carlos Liscano, interpretados y dirigidos por los actores del elenco. Esta decisión fue producto de los acotados recursos con los que contaban para todo el año y de que los títulos que se manejaban para las tradicionales reposiciones (“La gata sobre el tejado caliente” y “El casamiento de Fígaro”) requerían de una gran puesta en escena, elencos numerosos y actores invitados. El presupuesto que se maneja para las obras más costosas está alrededor de 300 mil pesos, por ejemplo para “La duda” en gira, dirigida por Jimena Márquez. “Buena parte del espectáculo fue realizado con el presupuesto asignado y lo otro fueron prendas reformadas, que es otra posibilidad que tienen los vestuaristas (…), ahora estrenamos “La fuerza de la sangre”, que es un espectáculo que salvo por una prenda, todo es vestuario que ya estaba en la Comedia”, explicó el director. Por otra parte, “Maratón Liscano” o “Las artiguistas” son ejemplos de espectáculos que fueron montados con muy bajo presupuesto.

“A veces ocurre que si el presupuesto se termina pueden haber refuerzos económicos de la Intendencia de Montevideo para terminar el año, este año sabíamos que no iba a ser así”, por este motivo fue muy importante definir los presupuestos de cada espectáculo con anticipación para que cada equipo supiera con qué recursos contaría para trabajar, manifestó Ferreira. Bajo estas circunstancias, decidieron “priorizar los textos y la actuación”, logrando con ese concepto que la temporada tuviera 12 estrenos, “un número que hace tiempo no se tenía”, aseguró el director con una gran sonrisa, contento de haber asumido este desafío.

Alana Constenla