Cónsul británica se manifestó sobre el Brexit

“LA POLÍITICA DEL GOBIERNO SIEMPRE FUE MANTENERSE DENTRO DE EUROPA”

Kathaarine Felton, cónsul británica en Uruguay. Foto: SdR / Ignacio Díaz.

Es fácil detectar lo elemental, superficial pero detonante, que genera el interés de alguien por un país extranjero. En el caso de Uruguay, el fútbol siempre, hoy encarnado en Luis Suárez; y a ello se agrega otro elemento, el Pepe Mujica. Suárez y el Pepe: puerta de entrada de la curiosidad por un país que, salvo en el barrio, no se llega siquiera a ubicar en el mapamundi. Esos dos íconos charrúas operaron también como señuelos en Katharine Felton, diplomática inglesa que desde julio de 2013 fue designada en Montevideo como cónsul y subjefa de misión británica, a la hora de elegir el destino profesional.

Graduada en español y portugués en la Universidad de Leeds, Felton ha trabajado en el Foreign & Commonwealth Office (equivalente al Ministerio de Relaciones Exteriores) desde 2002 y en mas de 15 países con variados y pintorescos destinos, tales como México, Camboya, Japón, Jamaica, Australia o Uruguay. Éste es su primer destino estable como titular, que dura cuatro años; todos los anteriores fueron períodos cortos desempeñándose como suplente. En la conversación con Sala de Redacción, la referencia a las dos personalidades uruguayas quizás más conocidas en el resto del mundo quedó muy rápidamente en un segundo plano: el tema del Brexit –la decisión por referendo de abandonar la Unión Europea- y ala nueva coyuntura, los desafíos y los problemas que enfrenta Gran Bretaña al decidir el “divorcio”, acaparó la charla, cuya síntesis se reproduce a continuación.

-¿Los destinos se los asignan o pueden elegirlos?

-Hacen una lista con los trabajos que liberarán y yo me postulé eligiendo este destino.  Cuando estaba haciendo la otra función dependía de donde se necesitaba personal, por lo general no nos asignan destinos, eso se hacía antes pero cambiaron el sistema porque el ministerio reconoció que era mucho mejor para el individuo y para la organización tener gente feliz en su lugar. Por ejemplo, si te mandan a un país donde no hay buenas escuelas y tienes niños pequeños obviamente va a ser difícil, la vas a pasar mal y va a tener impacto en tu trabajo, así que cambiaron el sistema hace como diez o quince años, estaba cambiando cuando yo entré.

 

-Un poco más flexible y amigable con ustedes…

-Si, tiene ventajas tanto para la organización como para el individuo.

 

-Está desde julio del 2013 acá. Conociendo buena parte del mundo, ¿con qué país se encontró?

-Había conocido varios países de América Latina pero no había estado en Uruguay hasta que vine en 2013. Siempre sucede que cuando sabes que vas a un país te llega mucha información en las noticias o en Facebook o en cualquier lado, y de repente Uruguay tenía como más perfil, se dio una ola de interés, en todo… Luis Suarez, Mujica, el país tenía como un perfil elevado, se dio como un “boom” y yo estaba muy contenta de venir. Algunas persona me dijeron “es un país un poco tranquilo, no sé cómo lo vas a encontrar”, así que tenía una idea antes de venir, pero sin detalle.  Yo llegué en julio, pleno invierno, todo cerrado, todo frío y pensé “bueno sí, es un poco tranquilo”, pero después de dos o tres semanas cuando sale el sol un día como hoy,  te das cuenta que no es tan así. Acá lo paso muy bien, en verano hay más cosas al aire libre y ya tengo buenos amigos acá, con quien hacer cosas. Hay conciertos, restaurantes y siempre tengo algo que hacer.

-¿Ha hecho amigos uruguayos?

-Sí, sí. Algunos uruguayos y otros extranjeros también, algunos diplomáticos y la mayoría no diplomáticos. Al principio me costó un poco pero no es difícil acá porque veo que como todos se conocen, haces uno o dos amigos, ¡y de repente tienes diez o veinte y ya eres uno más de ellos! (risas)

-¿Y alguna crítica o algo que no le haya gustado tanto del país?

-Son cosas que me llaman la atención, no son críticas. Cómo acá se suspende todo por mal clima. Mi primer año no sé si recuerdas que hubo un verano muy lluvioso y se dio como un caos por el verano tan atípico y cancelaban todo, y yo pensaba “bueno, ¡es tan solo lluvia no está tan mal!” ¡Si suspendiéramos todo en el Reino Unido por la lluvia no haríamos nada! (risas)

-¿Cómo describiría la relación entre Gran Bretaña y Uruguay, históricamente y actualmente?

-Bueno, históricamente hay enlaces aquí muy muy fuertes y se ven, físicamente se ven las huellas de la influencia británica aquí en Uruguay y de la amistad que existe hace muchos años. Esto ha cambiado y se ha transformado pero tenemos muchas cosas en común, nos interesan las mismas cosas, tenemos buenos vínculos que siempre estamos haciendo el esfuerzo para  hacer más profundos y más amplios. Hay muy buen relacionamiento tanto entre las autoridades como entre la gente. Llama la atención cuando vas caminando por Montevideo y ves gente con la bandera  británica en su ropa o zapatos. También la influencia de las artes, sobre todo la música, o incluso del idioma inglés británico en los nombres de algunas cosas.

-No puedo dejar de preguntarle respecto al Brexit. Como británica y como diplomática, ¿qué postura tuvo al respecto?

-Ahora hemos visto algo muy importante para el Reino Unido y obviamente estamos en una fase de transición, de vislumbrar cómo va a ser la nueva realidad tomando en cuenta esta decisión. Yo estuve en el Reino Unido de vacaciones hace dos o tres semanas y fue muy interesante ver el nivel de interés, de debate entre familias, entre amigos, mucha gente hablando de política. Hemos visto los resultados de esto, hay gente que está feliz y otra gente que está decepcionada, pero todos respetamos la decisión y ahora tenemos que seguir adelante construyendo el futuro. En cuanto a la Unión Europea en sí, estamos en lo que llaman el divorcio o cómo salimos de ella, para después poder construir una nueva relación con ellos. No es el momento de dar la espalda a Europa, seguimos geográficamente en Europa, tenemos un montón de cosas en común con ellos, muchas cosas donde trabajamos juntos, en términos de seguridad por ejemplo, defensa y cosas muy prácticas en las que nada ha cambiado, quizás la forma de cómo nos relacionamos va a cambiar pero seguimos con muchísimas cosas en común y valores compartidos. Así que ahora viene la parte difícil de cómo lograr este acuerdo y cómo manejar las dos cosas, la salida pero también la negociación para el nuevo relacionamiento…

-Bien, y sobre su postura personal…

-Es difícil porque para nosotros la política del gobierno siempre fue de mantenernos adentro y eso es lo que estamos apoyando desde hace mucho tiempo. Los beneficios que ganamos dentro de la Unión Europea son más de lo que vamos a perder por salir, pero ahora hay que respetar los deseos expuestos democráticamente por el país, así que ahora es cuestión de enfrentarlo, esto es lo que hay que hacer, y sé que hay mucha preocupación. Hemos visto en el Reino Unido mucha preocupación y hasta casos terribles de enfrentamientos entre grupos de personas que son consideradas extranjeros o inmigrantes, eso es lamentable y hay que terminarlo ahora y después enfocarse en lo que viene, hacerlo de la manera más positiva que podemos.

-¿Qué consecuencias cree que le puede traer el Brexit al Reino Unido?

-Hemos visto en los últimos días que hay inestabilidad y volatilidad en los mercados, de la libra esterlina, de algunas empresas y las bolsas, pero esto ya va estabilizándose un poco, así que yo creo que los primeros días han sido como el ojo de la tormenta, como un choque del que nos estamos recuperando, pero obviamente el Banco de Inglaterra está muy al tanto de lo que está pasando y tienen una serie de medidas que pueden implementar si hay necesidad.

-¿Quiénes cree que podrían ser los más perjudicados?

Creo que el tiempo demostrará si realmente hay perjudicados. Para mucha gente, ya sean británicos viviendo en la Unión Europea o europeos viviendo en el Reino Unido, hay mucha preocupación, gente con familia, casa y trabajo establecidos. Por ahora nada va a cambiar y esto lo vamos a ir negociando y aclarando en los próximos años en estos acuerdos y negociaciones con la Unión Europea. A esta gente le preocupa mucho y va a ser importante garantizar que no cambia todo hoy y mañana tienes que irte, lo iremos viendo y hay muchísimas cosas para confirmar pero lo que sabemos es que nada cambia hoy. Seguimos siendo miembros del consejo de seguridad de ONU, miembros de la OTAN; todo lo que el Reino Unido ya tenía sigue ahí, alguna cosa va a cambiar pero hay mucha continuidad.

-¿Puede ser tomado como una vuelta atrás? Desde lejos y por fuera parecía que se estaba intentando construir una identidad y una unidad por lo que tal vez se esté retrocediendo de alguna forma…

-Es una preocupación de mucha gente, esto de si vamos a estar menos integrados o conectados, no sólo con los vecinos si no con el mundo y como ya mencioné formamos parte de muchas organizaciones, muchos grupos globales, alguna cosa va a cambiar pero todo lo demás sigue igual. Así que es una preocupación válida pero va a ser muy importante mantener la cercanía cuando estemos negociando con la Unión Europea. Sabemos cuáles son nuestros intereses nacionales, hay que defenderlos, hay que avanzarlos, y hay que hacer todo lo posible para tener una resolución positiva para el Reino Unido pero respetando el vecindario, va a ser un trabajo complicado pero ese es nuestro desafío.

-¿Le recomendaría a una compañera venir a trabajar a Uruguay?

-Sí, totalmente. En realidad en los últimos meses han estado reclutando a la persona que va a sucederme y me han llamado muchos para preguntarme por mi experiencia, y a mi la verdad me ha encantado, el tiempo ha ido volando y no puedo creer que hayan pasado casi tres años.

Ignacio Díaz