Desde el FA reclaman una “discusión abierta y responsable” sobre puerto de UPM

HERMANO, TE ESTOY HABLANDO

Vista aérea del Puerto de Montevideo. Foto: Administración Nacional de Puertos

Desde que UPM manifestó su intención de establecer una segunda planta de celulosa en Uruguay, han pasado un año y varias discusiones. Con la mayor de ellas casi cerrada -la del trazado de la vía férrea por Montevideo y Canelones-, el debate se centra hoy en qué puerto será utilizado para la salida de la producción.

La propuesta de UPM plantea que lo más rápido y menos costoso es utilizar el muelle C del Puerto de Montevideo, opción que es la más factible según el gobierno. Pero varios dirigentes del Frente Amplio (FA) están en contra de este proyecto: el más visible opositor es el ex intendente de Montevideo, Mariano Arana. De acuerdo con un documento que Arana presentó en 2016 frente al Plenario Nacional del FA, el actual edil dice que el proyecto de UPM representa una “postura economicista y descarnadamente productivista”, que probablemente derivará en “resultados éticamente incompartibles, socialmente irresponsables y políticamente regresivos”. A su vez, Arana se pregunta, “¿pueden desecharse veinte años de estudios técnicos y decisiones (…) sin que medie una puesta de manifiesto público, y una discusión abierta, serena y responsable?”.

En diálogo con SdR, Arana explicó que está “totalmente de acuerdo con la instalación” de UPM en Uruguay, pero que es un “mamarracho total” que la producción salga por el Puerto de Montevideo, ya que esto tendría un impacto negativo en la bahía y en la ciudad. En el documento que elevó al Plenario Nacional, el ex intendente menciona una serie de planes y legislaciones que muestran políticas en desacuerdo con el proyecto de UPM. Es el caso del Plan Especial de Ordenamiento de la Bahía de Montevideo, de 2009, donde se explicita que “se solicitará autorización de la Junta Departamental de Montevideo para toda permuta, transferencia o enajenación de bienes de propiedad municipal privados o públicos”, lo cual no ha sucedido hasta ahora con los predios del muelle C. Por lo tanto, Arana reclama una “discusión seria” al respecto, y que “se tome en cuenta la cultura”.

Para que el puerto de UPM se instale, es necesario pavimentar 11 hectáreas de área pesquera sobre la bahía, lo que generaría un “impacto visual tremendo”, afirmó el ex intendente, y agregó que “el turismo en esa zona es importantísimo y genera más que la salida de producción”. La alternativa sería instalar el puerto en Puntas de Sayago, lo que Arana ve con buenos ojos, aunque está de acuerdo en que es más caro y que “ni locos llevaría 18 meses”, como había planificado la Intendencia de Montevideo (IM) en primera instancia.

Arana recordó que cuando presentó el documento en el Plenario Nacional fue “vitoreado y aplaudido de forma unánime”. Pero no solo dicho organismo se ha mostrado en contra de la instalación de UPM en el Puerto de Montevideo, también lo ha hecho la Mesa Departamental de Canelones del FA. El trazado de la vía férrea propuesto por UPM “es un mamarracho”, dijeron diferentes fuentes de la Mesa consultadas por SdR, ya que atraviesa Las Piedras y La Paz, mientras que el proyecto alternativo planteaba un recorrido paralelo a la ruta 5. También es cuestionado el rol de Yamandú Orsi, intendente de Canelones, quien fue uno de los precursores del trazado alternativo, pero que finalmente terminó aceptando el inicial “sin tomar en cuenta el efecto que eso va a tener en la gente”. En el mismo sentido, cuestionan el impacto negativo que podría tener la salida de producción por el Puerto de Montevideo, y están de acuerdo en que debe darse una discusión seria al respecto, que “integre a las distintas organizaciones y la sociedad civil”, ya que “no podemos seguir poniéndonos de rodillas frente a la inversión extranjera”.

Joaquín Di Lorenzi