Experta advierte sobre la falta de estudios acerca de embarazos en niñas menores de 14 años

IR MÁS ALLÁ

 

Carmen Varela. Foto: Presidencia de la República.

El Ministerio de Salud Pública (MSP) publicó en su web un informe que habla del descenso de la natalidad y fecundidad en Uruguay. A la par se presentó un ciclo de coloquios bajo el nombre “Tendencias recientes de la fecundidad, natalidad, mortalidad infantil y mortalidad materna en Uruguay”.  En el mes de abril se abordó  “Natalidad y fecundidad: tendencias y desafíos”, en mayo se tratará “Mortalidad infantil: políticas públicas para su reducción” y en el mes de junio el tema a desarrollar será “Mortalidad materna: derechos y salud sexual y reproductiva”.

En la presentación sobre el primer tópico, se mostró una gráfica de la evolución de nacimientos en Uruguay que va desde 1996 hasta 2016, donde se muestra un descenso de 58.615 hasta 47.409 nacimientos en dicho período. En los últimos años hay una reducción de nacimientos que se da a partir de la disminución en el grupo de jóvenes.

Los nacimientos en la franja etaria de madres de 10 a 14 años se mantienen con respecto al 2015; 123 niñas fueron madres, pero hay un descenso con respecto al año 2014, donde se registraron 169 casos. Según el MSP, estas niñas “tienen mayor riesgo de mortalidad  durante el embarazo, parto y puerperio”, además del aumento en el número de prematuros, un 13,1% y la mortalidad del recién nacido, 16,4 por 1000 niños recién nacidos.

Carmen Varela, socióloga, demógrafa e integrante del Programa de Población de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, manifestó a SdR que no existen investigaciones acerca del embarazo en esa franja etaria. “No hay datos concretos, lo único que tenés es las que son madres y punto”.

Mencionó que en los censos no se pregunta acerca de estas cuestiones por un tema legal, ya que se trata de menores de edad, pero que en algunas encuestas específicas se pregunta retrospectivamente y de allí se extraen algunos elementos importantes. “Podés estudiar de forma retrospectiva y caracterizar algo, pero en una encuesta no vas a saber puntualmente si fue violencia o abuso. Es un tema bastante complicado de estudiar”, expresó.

Además, Varela hizo hincapié en que “estudiar cualitativamente sería el ideal  para investigar realmente y ver las implicaciones”. Según la socióloga, el abordaje debe ser mucho más amplio y se debe observar las connotaciones que caracterizan socialmente a esta población, al igual que se hace con la franja de embarazos de 15 a 19 años.

Aún no se han mencionado líneas de acción concretas respecto a este tema, pero sí se encuentra entre los objetivos sanitarios nacionales para 2020. Uno de los puntos que explican la necesidad de una estrategia contra el embarazo en jóvenes, es que todos los casos de embarazos en menores de 14 años son considerados producto de una situación de explotación y/o abuso.

Por otra parte, Varela cree que el mejor camino es trabajar desde las políticas públicas integrales, ya sea desde la salud, lo social, la educación, las condiciones de vida y hogar, que pueden incidir de forma positiva en este problema. La especialista sostuvo que “hay un abordaje que va más allá de encarar desde programas de salud, es decir, la salud sexual y reproductiva implica una integralidad y esa integralidad se vincula con otras áreas”.

El Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) posee un Centro de atención a niños y niñas víctimas de maltrato, violencia infantil y abuso sexual, cuyo objetivo es asesorar a las familias en caso de situaciones de este tipo. A este programa se accede por derivación del juzgado, INAU, línea azul o desde centros educativos y hogar.

Victoria de la Llana