Un periodista uruguayo detenido en Venezuela

LO QUE DEBIÓ HABER SIDO

Sebastián Pérez Pezzani. Foto: Facebook

Sebastián Pérez Pezzani, periodista franco-uruguayo, fue detenido por sospecha de tráfico de drogas en el aeropuerto de Caracas el martes 11 de abril, mientras se aprestaba a volver a Francia. El jueves 20, sin embargo, fue liberado y autorizado a regresar a Europa pero sin su material periodístico.

A distancia de aproximadamente medio mes luego de la liberación de Pérez Pezzani, consultado por Sala de Redacción, el diputado del Partido Nacional Jaime Trobo, quien se había dispuesto a presentar un documento ante el Parlamento donde exigiría la intervención de la cancillería en el caso, se expresó al respecto. Trobo afirmó que el periodista y su acompañante fueron liberados “como resultado de la fuerte presión que hizo el gobierno de Francia”. Sobre cómo debió actuar Uruguay, comentó que ante casos como estos, nuestro país “debió ocuparse, sin perjuicio de que Francia planteara una presión sobre el gobierno de Venezuela“.

Uruguay, en la medida que esta persona es uruguaya, nacida en territorio uruguayo, debería haber hecho gestiones diplomáticas a los efectos de interesarse por la situación, cosa que el país está obligado en cualquier caso de detención de cualquier persona en cualquier lugar del mundo, aún cuando haya cometido un delito. Obviamente la diplomacia tiene que jugar fuerte a los efectos de que no haya arbitrariedad respecto de personas o ciudadanos de nuestro país“, agregó el legislador.

Por su parte, la senadora del Frente Amplio Mónica Xavier dijo que “se trataba de un periodista de doble nacionalidad y Uruguay hizo una acción diplomática” y que lo que corresponde es actuar, como en cualquier caso de un compatriota que se encuentre en el exterior, de esa misma manera“. Al igual que el diputado nacionalista, afirmó que “el periodista se encontraba incomunicado, pero de establecer finalmente comunicación se ocupó Francia“.

La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), el mismo día en el que el periodista fue detenido, emitió un comunicado donde pidió “que se aclare la situación jurídica” del periodista y exigió su liberación inmediata en el caso de que él y su acompañante, el camarógrafo Didier Barral, hubiesen sido detenidos por su cobertura periodística.

Contrariamente, el consulado uruguayo comunicó que no intervendría en el caso porque Pérez Pezzani había entrado a Venezuela con documentos franceses y por lo tanto debía ser defendido por el país europeo.

Tras la situación de inestabilidad que Venzuela está viviendo, este es el primer caso en el que un periodista uruguayo tiene incovenientes en ese país y sobre el que Uruguay demora en pronunciarse. A la luz de esto, Trobo declaró que “el gobierno de la República ha sido muy tímido en la evaluación de la situación, la determinación de las condiciones en las que está la institucionalidad venezolana y eso ha hecho que Uruguay no haya sido lo suficientemente contundente para condenar una dictadura, en violación de derechos humanos y equilibrio constitucional“.

Romina Lettieri