El Festival de Cine Europeo celebra su quinta edición en nuestro país

EUROPA EN URUGUAY

 

Festival de cine europeo / Foto: Unión Europea en Uruguay, Facebook.

Festival de cine europeo / Foto: Unión Europea en Uruguay, Facebook.

La Delegación de la Unión Europea (UE) en Uruguay organiza, desde hace cinco años, el Festival de Cine Europeo. En su quinta edición -que comenzó el jueves 18 de mayo y se extenderá hasta el miércoles 24 en el Complejo Alfabeta de Life Cinemas- se proyectarán once películas pertenecientes a once países europeos.

Algunos de los filmes han sido premiados en festivales internacionales. Es el caso de “El hombre de las mil caras”, película española dirigida por Alberto Rodríguez que obtuvo, el año pasado, el Premio Feroz del Festival de San Sebastián, que distingue a la mejor película de la Sección Oficial de España. También ganó el Premio Goya a mejor guion adaptado y estuvo nominada a mejor película, mejor dirección, entre otras categorías. Otro largometraje premiado a nivel internacional fue “Dos noches hasta mañana”. Proviene de Finlandia y fue premiada como mejor película en el Festival Internacional de Cine de Valladolid en España. A su vez, su director, Mikko Kuparinen, fue galardonado en el Festival Internacional de Cine de Montreal como mejor director.

Richard Empson, asesor de Comunicación y Relaciones Públicas de la Delegación de la UE en Uruguay, dijo a Sala de Redacción que este festival es una gran oportunidad para que aquí se conozca el cine europeo “haciendo llegar películas que, seguramente, de otra manera no llegarían a nuestras salas”. Empson atribuyó el hecho de que no se consuma tanto cine independiente europeo a que “es menos comercial que el de Hollywood”, y agregó que “el objetivo es dar a conocer el cine de Europa en toda su diversidad, entonces tenemos películas de Eslovenia y Croacia, , por ejemplo”, y  si no fuera a través de esta instancia “ese cine no llegaría a Uruguay”.

Si bien la Unión Europea se conforma de 28 países, aún no ha sido posible conseguir 28 títulos puesto que “algunos Estados miembro no tienen cine tan avanzado como para producir películas todos los años”. Esta ocasión participarán once países: Alemania, Croacia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suecia, con una película cada uno.

Una de las particularidades que presenta este festival es que todos los títulos que se exhiben tienen un vínculo entre ellos. En esta edición el hilo conductor es el amor en sus diferentes expresiones, “pero no solamente se refiere al amor de pareja -aclaró Empson- sino que puede ser el amor de padres a hijos, entre amigos, por una idea o por un lugar, pero siempre hay un elemento de amor en todas las películas”. El vocero de la UE en nuestro país dijo que “el hecho de que sean diferentes tipos de amor hace que no todas las películas sean iguales”.

La primera edición del festival fue hace cinco años y se realizó en el Centro Cultural de España, pero al ser una sala pequeña y, por lo tanto, de acceso restringido a un determinado número de personas, los organizadores del evento consideraron que era mejor llevarlo a un cine comercial. “Se optó por Life Cinemas porque es un cine que está más abierto que otros a recibir películas que no son blockbuster -que no conllevan presupuestos millonarios y que no tienen récord en taquilla- porque en general las películas europeas no lo son”, sostuvo Empson. También dijo que “sería mejor poder exhibir en más salas y llegar a más barrios”, pero por un tema de presupuestos no es posible.

Este año se ha ampliado el número de proyecciones diarias de tres a cuatro, lo cual permite proyectar algunas películas más de una vez. “El año pasado hubo alrededor de 6 o 7 mil personas que concurrieron a las salas”, indicó Empson, y dijo que si bien quisieran lograr sala llena “estamos mejorando año a año”.

La cantidad de funciones que hay de una misma película depende de los derechos de autor y el número de exhibiciones determinado. La película española, por ejemplo, se proyecta solo una vez porque se consiguieron los derechos para una sola proyección. Desde la Delegación de la UE en Uruguay, lo que se trata de hacer es, según dijo Empson, “dividir lo más equitativamente posible tanto la cantidad de proyecciones como el horario que se le da a cada país”. Se trató de que cada cinta tuviese, por lo menos, una proyección en horario pico o en un día pico “porque no es lo mismo proyectar un martes que hacerlo un sábado”.

Consultado sobre si se piensa seguir con el festival en los próximos años, Richard Empson dijo que “el festival ha sido una iniciativa de nuestro embajador Juan Fernández Trigo, y esperamos poder continuar con esto ahora que él se va”. Empson señaló que la continuación del festival “dependerá de la voluntad del próximo embajador”.

Patricia Cotelo