Matiz sobre torturas: describr no es elogiar

LA JUEZA ABSUELVE AL GENERAL

Estupor y desazón en los denunciantes del general Raúl Mermot. Foto: SdR / Gastón Beltrán

El teniente general retirado Raúl Mermot fue hallado inocente por la jueza Blanca Rieiro del delito “apología de hechos del pasado agravado por haberse ejecutado a través de medios de comunicación”, en la audiencia del viernes 19 de mayo. 48 horas antes el fiscal Pablo Rivas pidió la condena de dos años de prisión.

En la audiencia pública del viernes 19, la magistrada argumentó la decisión de absolver al excomandante en jefe del ejército aduciendo que no hubo apología, sólo descripción, según el documento publicado por Montevideo Portal“Corresponde analizar las expresiones vertidas por el denunciado en el Diario La Republica el día 15 de abril del corriente año”. Las palabras de Mermot que se citan son las siguientes “Evidentemente que hubo excesos, pero me consta en lo personal de jamás haber estado en una sesión de tortura a nadie. No confundir tortura con apremio físico. Se puede dejar a una persona detenida un tiempo prudencial hasta que se canse y pueda hablar, pero eso es apremio físico. Yo digo que no vi, ni hice torturas”.

Según Rieiro “En dichas declaraciones, a criterio de la proveyente, el denunciado no ensalza, no realiza una manifestación subjetiva expresando estar de acuerdo con tales conductas aberrantes, no se vislumbra la voluntad incondicionada de efectuar el tipo penal. No actuó con ánimo de difundir los lamentables y tristes hechos ocurridos en la dictadura”.

“Tales expresiones pueden catalogarse como infelices, impropias, inadecuadas pero no encuadran a criterio de la proveyente dentro del término de apología de hechos pasados como peticiona el Ministerio Público en su acusación” según consta en el documento de la audiencia.

La justificación de la absolución por parte de la jueza continúa “El denunciado en la citada publicación no manifestó estar de acuerdo con la tortura o con los apremios físicos que refiere, realizó una comparación, que puede calificarse de innecesaria, inadecuada pero no ilegal”.

Rieiro finaliza diciendo que “al no existir certeza de la culpabilidad no se puede dictar una sentencia de condena y que se impone en virtud de los principios más caros del Derecho Penal, la absolución del denunciado”.

El fiscal Rivas apelará el fallo sentenciado por parte de la Dra. Rieiro según citan varios medios de comunicación.

Gastón Beltrán