Se recuperó un film de 1938 que retrata la observación de un eclipse solar desde Uruguay

BAJO UN NUEVO CIELO

Presentación de Eclipse Solar/ Foto: Alejandro Prieto

Un miércoles, cuando ya anochecía, las luces se apagaron y unas imágenes en blanco y negro se adueñaron de la pantalla del principal salón de actos de la Facultad de Información y Comunicación (FIC). El film, titulado “Eclipse solar”, que nunca había sido proyectado ante el público, rescata imágenes del fenómeno astronómico que le da su título y que fue registrado desde el Observatorio Astronómico del IAVA por el Ministerio de Instrucción Pública en 1938.

La proyección se logró en 2017, ya que para que las imágenes pudieran reproducirse desde el cañón de la FIC hacía falta que la cinta original de nitrato de celulosa fuera digitalizada. A esa tarea se abocó el equipo del Laboratorio de Preservación Audiovisual del Archivo General de la Universidad de la República (Udelar), no sin cruzarse con algunos obstáculos (véase recuadro).

Julio Cabrio, integrante del grupo, contó a Sdr que el primer paso para la digitalización fue la obtención del equipo que permitiera digitalizar las películas, tarea que comenzó en 2014 y que implicó la actuación no solo del Archivo de la Udelar sino de todas las demás instituciones que integran la Mesa Interinstitucional de Patrimonio Fílmico (MIPA), compuesta por el Sodre, Cinemateca Uruguaya, la Direccióndel Cine y Audiovisual Nacional (ICAU) y la Universidad Católica del Uruguay.

Fue posible luego de que un laboratorio que transformaba películas a señal de televisión cerrara y el BROU confiscara sus equipos, entonces comenzó “todo un trabajo de la MIPA” para hacerse de uno de ellos, según relató Cabrio.

Si bien la tecnología es de mediados de los ochenta, Cabrio resalta que es “muy bueno” para la preservación, porque permite pasar la cinta de la película sin dañarla. Una vez concedido, fue adaptado para la digitalización de Eclipse solar, el primer film de nitrato en ser digitalizado dentro de un plan que pretende hacerlo con otros nueve.

En ese proceso, los actores clave fueron Ignacio Seimanas, Jaime Vázquez e Isabel Wschebor, quienes junto a la colaboración de integrantes de la Facultad de Ingeniería convirtieron el equipo original ‒que sería considerado “vetusto” por el mercado actual‒ en un escáner con led capaz de pasar las películas antiguas a un formato digital de alta definición.

En esta línea, Cabrio destacó que “con muy pocos recursos a nivel financiero se logró una calidad que a nivel internacional solo se logra comprando equipos que salen aproximadamente 100 mil dólares”.

La elección de Eclipse solar como la primera película del plan llamado “Nitratos”, por el material de las cintas originales, se basó en “la recuperación del cielo del sur”. Así lo expresaron previo a la proyección el director del ICAU, Martín Papich, y el rector de la Udelar, Roberto Markarián, quienes aseguraron que el registro que hace la cinta del cielo “visto desde del sur” es relevante, ya que “no estamos acostumbrados a esto”.

Isabel Wschebor dijo a SdR que cuando comenzó el plan y se obtuvo la cinta perteneciente al Archivo Nacional de la Imagen y la Palabra del Sodre, lo que se buscaba era un proyecto de “rescate” de películas con mucho valor histórico a nivel nacional pero que “sino se recuperaban desde el sur no iban a quedar para la posteridad”.

La historiadora e integrante del Archivo General de la Udelar agregó que, una vez concluido este proyecto, aún queda trabajo por hacer, ya que al plan Nitratos, aún en su fase inicial, le seguirá otro dedicado a películas magnéticas.

Alejandro Prieto

La falta de presupuesto y de políticas públicas limita la preservación del material audiovisualUN PATRIMONIO QUE NO DEBE ECLIPSARSE 

Presentación de Eclipse Solar/ Foto: Alejandro Prieto

El trabajo del MIPA surgió en 2007 cuando se encontraron 700 películas en estado de descomposición en un depósito ubicado en el subsuelo de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República (Udelar). Dentro del lugar había varias películas producidas por el Instituto Cinematográfico de la Universidad de la República (creado en 1950), que se consideraban perdidas desde hacía décadas. A partir de su creación, el MIPA se planteó trabajar con dos objetivos en la mira: el primero era conseguir equipos que permitan digitalizar las películas del depósito, el segundo era la creación de un depósito único que le permita a la Udelar, la Cinemateca y el SODRE conservar sus archivos.

En la presentación de la digitalización de “Eclipse solar de 1938″, el director de la ICAU, Martín Papich, recordó cómo se logró concretar el primer objetivo planteado por MIPA: Se consiguió un equipo Telecine Yfront ITK, el cual estaba en desuso en Zonamerica y formaba parte de una empresa privada. Luego de que la firma se fundió, el equipo se remató y el Banco República lo cedió en una donación modal al Instituto de Cine, que luego lo traspasó a la Udelar”, comentó en el auditorio.

En el documental “Detrás del eclipse”, que muestra el proceso de digitalización de la película de 1938, el ingeniero Ignacio Semainas explica el funcionamiento de la máquina utilizada. El Telecine Yfront ITK “es de la década de los noventa y en ese momento era un aparato muy bueno. El Telecine sirve para pasar películas a formato de televisión en standard definition”. Según narra el ingeniero, la modificación fundamental de la máquina se basó en poner una cámara de fotos de 24 mega píxeles con un lente macro que se encarga de enfocar cada fotograma, lo que permite que la película se mueva a un cuadro por segundo y que la cámara vaya capturando los fotogramas de la película. Luego, las imágenes tomadas pasan directamente a una computadora que termina de completar la digitalización.

La preservación de nuestros objetos, de nuestra historia y nuestras filmaciones es parte del patrimonio que las universidades debemos mantener y promover. Lo que se está haciendo en el archivo relativo al cine es crucial, planteó el Rector de la Udelar, Roberto Markarián, quien se encargó de abrir la mesa. Esta primera etapa, que está siendo realizada con la recuperación de materiales antiguos, muestra el esfuerzo que se ha hecho con gente dedicada al rubro fílmico e ingenieril. Somos un país con pocos recursos pero este es un esfuerzo que vale la pena ser consignado“, continuó.

Con respecto a la escasez de presupuesto para la conservación del patrimonio audiovisual, el director del ICAU aseguró que la digitalización de “Eclipse solar de 1938” se realizó con un “escasísimo” presupuesto. “Lo que hoy van a ver se hizo con una poca decena de miles de pesos, cuando en otras partes del mundo la cifra sería de cientos o miles, pero en dólares”, aseguró. Además, Papich planteó la necesidad de instalar la preservación de archivos fílmicos como “una etapa más de la cadena del desarrollo de la actividad cinematográfica” uruguaya. “Muchas veces los proyectos audiovisuales terminan en su etapa de difusión y no se tiene en cuenta la necesidad de su preservación”, manifestó el jerarca.

La Decana de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica, Mónica Arzuaga, destacó el esfuerzo requerido para digitalizar el nitrato y planteó que si bien el patrimonio cultural no es una “urgencia para el país”, el hecho de haber logrado “pasar las barreras y los vientos en contra” resulta de gran valor a la hora de la preservar y restaurar el material audiovisual. Respecto a la falta de interés en la conservación de los archivos cinematográficos, la directora de Cinemateca, María José Santacreu, dijo que la conservación del material fílmico ha sido postergado a un punto tal en que “la palabra ‘nitrato’ y ‘buena noticia’ eran casi un oxímoron; por suerte hoy dejó de serlo”.

La película centrada en el fenómeno astronómico de 1938 fue rodada en el Observatorio Astronómico del IAVA por una división del Ministerio de Instrucción Pública (actualmente Ministerio de Educación y Cultura). Con una duración de seis minutos, la película detalla el proceso realizado por un equipo de astrónomos para observar un eclipse solar y muestra tres imágenes del avistamiento del fenómeno. Otro elemento a destacar es que su digitalización en resolución 2K (la indicada para el cine digital) permite apreciar con una excelente calidad de imagen cómo era la ciudad de Montevideo en aquella época.El rector de la Udelar planteó que esta película fue elegida para la presentación del “Plan Nitratos” porque “reúne una tradición científica rica con el telescopio, un aparato que era nuevo para el país en ese momento. Lo importante de esta película es que hace una pequeña muestra del cielo del sur, que es diferente al del hemisferio norte”.

Rodrigo Guerra