Arim acusa al Poder Ejecutivo de “generar ineficiencia” en el sistema educativo

SEÑALES EQUÍVOCAS

Rodrigo Arim / Foto: Udelar

Para el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arim, sin un incremento sistemático de los salarios de los profesionales de la enseñanza “es imposible pensar en una transformación profunda del sistema educativo”. En el marco de un “Panel por el presupuesto” organizado por el Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas y de la Administración de la facultad la semana pasada, Arim manifestó que el salario “refleja el reconocimiento social de una actividad”. Según dijo, los salarios de los profesionales de la educación se encuentran “hundidos”, por lo que “el mensaje que se está transmitiendo es que el Estado prefiere que los jóvenes estudien para insertarse en cualquier otra actividad que no sea la enseñanza”, aseguró Arim. Para el decano, “estamos emitiendo señales equívocas”, y tenemos que generar incentivos para que los jóvenes sientan que [la enseñanza] es algo que se valora”.

También criticó al Frente Amplio por prometer el 6% del Producto Bruto Interno para la educación, cuando “está claro que eso no se va a cumplir”. Para Arim, esta promesa del gobierno tuvo un impacto negativo en la planificación de la educación y, particularmente, en la Udelar, ya que se realizaron planes “en función de eso”. Pensamos, diseñamos estrategias, discutimos e incluso dimos batallas internas para lograr priorizaciones distintas en base a lo que es una restricción presupuestal anunciada, tendencial, pero anunciada. Eso fue lo que hizo la Udelar. Tomó eso como dato, no porque fuera antojadizo, sino porque es el dato que el partido en el gobierno anunció como ancla para pensar los diseños de políticas públicas en el quinquenio”, aseguró.

A esto se suma el hecho de que actualmente el presupuesto sea bianual y no quinquenal, lo cual, para Arim, “es una forma nefasta de concebir las políticas públicas”. “Esto no es un problema de ir viendo y barajando a ver qué carta tengo”, aseveró, y ejemplificó: “En Tacuarembó tenemos 20 títulos de tecnólogo en administración y contabilidad: esto, que pasó el viernes, es un resultado concreto de una decisión presupuestal del año 2012. Esto que es tan tangible es producto de que tuvimos presupuesto preanunciado y capacidad de planificación”. Que actualmente el presupuesto sea bianual genera un problema “de ineficiencia básica en la forma en que asignamos los recursos”, y manifestó que “es el propio Poder Ejecutivo el que genera ineficiencia en el sistema educativo, porque nos están eliminando la posibilidad de planificar”.

En la educación se planifica, se invierte y se obtienen resultados que no son inmediatos”, opinó. Por eso, con la inseguridad presupuestal actual, Arim prev que en los próximos cuatro o cinco años, cuando las decisiones de hoy generen resultados, estos “no van a ser particularmente mejores”. Pero según su mirada no solo los resultados pueden decaer, sino que es probable que, ante el contexto actual, “la relación docentes-estudiantes se siga deteriorando”. “Si los estudiantes siguen creciendo a una tasa de 5 o 6% anual y los recursos están fijos, la situación que tengo en términos de asignación de recursos promedios por estudiante se va a ir deteriorando a una tasa creciente”, explicó al respecto.

Estamos navegando sobre recursos que nos van tirando en el camino y con eso vamos viendo qué hacemos”, lo que contradice “lo que manda a hacer la Constitución de la República, que es planificar la educación”, concluyó.

Joaquín Di Lorenzi