Porcentaje de uruguayos a favor del retorno de compatriotas disminuye en condiciones desfavorables

CASI SOLIDARIOS

La caravana cuando la llegada de 150 hijos de exiliados. Eran otros tiempos. Foto: tuspadresvolveran.com

La mayoría de los uruguayos a priori están a favor de la migración de retorno, es decir, de uruguayos radicados en el exterior; cuando se formula misma pregunta bajo ciertas condiciones -como en contexto de crisis y escasez de empleos- este porcentaje de aceptación desciende sensiblemente. A su vez, los uruguayos están de acuerdo con políticas de incentivo a la migración de compatriotas, pero no están a favor de que este tipo de políticas incluyan ayuda económica por parte del gobierno. Por último, hay una preferencia clara en el uruguayo corriente, por el retorno de nativos que puedan traer conocimientos nuevos al país, como los científicos.

Estos resultados surgen de la “Encuesta de Actitudes de la Población Nativa hacia Inmigrantes Extranjeros y Retornados (EAPNIER)”. Tal como indica el informe, “la encuesta busca conocer las opiniones o actitudes manifiestas de la población nativa del Uruguay hacia los inmigrantes internacionales, extranjeros y retornados, que llegan a residir al país, así como los factores asociados a dichas actitudes”.

Con relación a los resultados, 79 por ciento de los uruguayos considera positivo para nuestro país que compatriotas que han vivido en el extranjero retornen a Uruguay. Mientras que 13 por ciento de los encuestados se manifiesta en desacuerdo con la migración de retorno. Los jóvenes entre 18 y 29 años son la población que registra el porcentaje más alto de aprobación a este fenómeno de retorno, con 82 por ciento y solamente el 8 por ciento opinó en contra. Sin embargo, en el rango etario entre 45 y 59 años, el porcentaje a favor desciende un 7 por ciento.

Más de un tercio de las personas que no tienen estudios terciarios consideran que es negativo que retornen los nativos que viven en el exterior porque compiten por puestos de trabajo con los uruguayos que permanecieron toda su vida en el país. Sin importar la orientación ideológica con la que se identifiquen los encuestados, más del 30 por ciento están de acuerdo con esta afirmación. No obstante, la mayoría visualiza como positivo el retorno de los compatriotas porque contribuye a un aumento de nuestra población y porque traen consigo habilidades y conocimientos adquiridos en el exterior. Concretamente, 72 por ciento y 80,5 por ciento, respectivamente, están de acuerdo con estas dos últimas afirmaciones.

El 72 por ciento de los uruguayos considera que aquellos nativos que se fueron a vivir al extranjero por la crisis económica de 2002 y retornaron años después, merecen las mismas oportunidades que los que permanecieron en el país. Sin embargo, cuando se les pregunta a los encuestados ante un eventual discriminación en contextos de escasez de empleo, 70 por ciento afirma estar de acuerdo con que los empleadores deben darle prioridad a los uruguayos que siempre vivieron en el país sobre los que alguna vez residieron en el exterior. Incluso, más del cincuenta por ciento de las personas que tienen experiencia migratoria directa o indirecta están de acuerdo con esta afirmación. Aquellos que tienen estudios terciarios son el único sector de la población en el que se registra un porcentaje mayor en contra de esta afirmación en comparación con los que están a favor (55 por ciento sobre 33 por ciento).

El 62 por ciento de los uruguayos apoya una eventual política general de incentivo al retorno, pero este porcentaje de aceptación incrementa 11 por ciento si los compatriotas que pretende atraer el gobierno con esta política son científicos. Los uruguayos que se definen de izquierda o centro-izquierda son los que más apoyan este tipo de políticas, alcanzando 73 por ciento y 83 por ciento, respectivamente. En el sector de la población que el porcentaje entre ambos casos varía más es en los que tienen estudios terciarios: cuando se pregunta por una política de apoyo general el porcentaje a favor es de 61 por ciento, pero cuando se acota a científicos esa cifra aumenta un tercio.

Al aclarar en la consulta que el apoyo sería de carácter económico hasta que los retornados consigan empleo, la aprobación desciende tanto en relación a la política dirigida a los uruguayos en general, como a los científicos en particular, concretamente los porcentajes bajan a 38 por ciento y 54 por ciento, respectivamente. No obstante, sigue habiendo una preferencia notoria en que retorne el uruguayo científico sobre el uruguayo corriente.

Anaclara Trengone / Marcelo Ayala / Verónica De Franco