Venta de armas en ferias barriales

TIERRA DE NADIE

No solo de frutas vive la feria de Lomas de Solymar. Foto: SdR / Micaela Raimondo

No es la primera vez que se da a conocer la venta y el alquiler ilegal de armas en las ferias barriales. Este mes salieron a la luz varias quejas por parte de los vecinos de Ciudad de la Costa, que denuncian la venta de armas y drogas en la feria de Lomas de Solymar. Según las denuncias, los vendedores de armas actúan sin disimulo, debido a lo que califican como ausencia total de control por parte de la policía. .

La feria de Lomas de Solymar, que se realiza los domingos, ocupa más de cinco cuadras y se ramificó hacia los alrededores. “se extendió la feria y aumentaron los problemas” afirmaron a Sala de Redacción vecinos, feriantes y ex feriantes de la zona. La feria contempla los típicos puestos de venta de frutas y verdura, artículos usados y ropa. Se compone de 1.200 puestos, donde trabajan 2.000 feriantes.

En un principio todos nos conocíamos, los feriantes eran familias que querían trabajar, pero aparecieron vendedores ambulantes que están un fin de semana y al otro no; a ellos es imposible de regular” afirmó ex feriante a SdR.

Desde que se regularizó la feria de Lagomar, algunos feriantes dejaron de colocar sus puestos allí, trasladándose a la feria más cercana, en este caso la feria de Lomas de Solymar, donde también concurren feriantes de Montevideo. Esta situación provocó una saturación.

Las denuncias llegaron al Municipio pero no a las comisarias; el vecino debe testificar formalmente la situación, los funcionarios públicos no pueden realizar la denuncia sin pruebas ni recorrer las ferias. ”No es competencia de la Intendencia de Canelones hacer el trabajo de inteligencia dentro de las ferias y obviamente excede nuestras capacidades y la de nuestros funcionarios”, subrayó el Álvaro Suárez, Director General de Contralor de la Intendencia de Canelones, a revista Metropolitano

La presencia de vendedores de armas genera temor:Los feriantes que están permanente no hacen las denuncias por el miedo a sufrir represalias, y ellos (los policías) no recorren la feria a pesar de conocer la situación”, expresó ex feriante del lugar a Sdr. A su vez, algunos trabajaron en ferias montevideanas como Tristán Narvaja, Larravide, La Teja y Piedras Blancas; y aseguran que la venta de armas no es nada nuevo. Aunque encuentran diferencias entre las ferias de la capital y las de Ciudad de la Costa, en cuanto a la organización: en Montevideo se solicita un permiso de ferias, carné de salud vigente, recibo de monotributo y se accede a las los lugares por sorteo.

Otros de los problemas que denuncian los vecinos, es que están cansados de no poder sacar sus vehículos y de no acceder fácilmente a sus casas, además de que ya existieron varias discusiones y amenazas entre puesteros por la ocupación de lugares. Los vecinos de la feria de Lomas de Solymar, pidieron el traslado de la feria” indicó Álvaro Suárez a la revista Metropolitano.

Si la feria se regularizara, la cantidad de puestos disminuiría, la Dirección de Inteligencia junto con los policías podría intervenir en situaciones problemáticas o ante presuntos hechos delictivos.

La regularización se hace con cada feriante, se obtiene la información y la Junta Departamental es la encargada de aprobar lo que vende. En 2018 se regularizará las feria de 18 de Mayo, Lomas de Solymar y de San Luis, en Canelones, según se anunció.

Actualmente está vigente la Ley Nº 19.247 de Tenencia, porte, comercialización y tráfico de armas e fuego, municiones, explosivos yotros materiales relacionados. La ley establece que la tenencia y porte de armas no autorizadas está prohibido en Uruguay. La compraventa de armas de fuego entre particulares deberá inscribirse en el Registro Nacional de Armas del Ministerio de Defensa Nacional y cumplir con los requisitos que establezca la reglamentación. Los comerciantes de armas deberán contar con la autorización del Poder Ejecutivo. Informar todas las operaciones comerciales que tengan por objeto las mercaderías mencionadas, dentro de las 72 horas de realizadas, en las condiciones que establezca la reglamentación; y especificar en la factura o remito respectivo, el nombre y documento de identidad del comprador, su domicilio, así como el de destino de la mercadería, lo que bastará para justificar su transporte.

El que adquiera, reciba, distribuya o venda armas de forma no autorizada será castigado con una pena de seis meses de prisión a seis años de penitenciaría. A su vez, La tenencia de armas no autorizadas será castigada con una multa de 10 diez unidades reajustables (UR) a 1.000 UR según el artículo 10 de la ley. En cuanto a espacios públicos, el artículo 14 afirma que “el que portare o tuviere en su poder armas de fuego en lugares públicos, sin la debida autorización para su porte o tenencia, será castigado con tres a dieciocho meses de prisión”.

Ninguna de estas normas están vigentes en Loma de Solymar.

Micaela Raimondo