Accidentes de trabajo en Uruguay, por esfuerzo físico excesivo, movimientos en falso y caídas

DESPACITO

 

Foto: Pixabay

En Uruguay, los accidentes laborales están regulados bajo la ley Nº 16.074, con el fin de garantizar la seguridad y el bienestar de los trabajadores. El Banco de Seguros del Estado (BSE) cuenta con un pormenorizado detalle de los accidentes de trabajo transcurridos desde 2014 a la fecha, a través del Monitor de accidentes laborales de su página web. Allí se publican y actualizan mensualmente los datos brindados por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) sobre el tema.

En el período comprendido entre enero y octubre de 2016, se registraron entre 500 y 650 accidentes mensuales cuya causa fue el esfuerzo físico excesivo o movimientos en falso, mientras que la segunda causa más frecuente de accidentes en dicho período fueron las caídas, con una cantidad de casos que fue de los 470 a 540 por mes. En dicho período, los accidentes graves o fatales se debieron a las condiciones precarias de trabajo en las que no se cumple con la normativa referente a mecanismos de prevención y seguridad.

Los datos revelan una alta masculinización de los grupos de trabajo con más accidentes, que son la construcción y el agro. En tanto, las mujeres sufren mayor accidentalidad en los grupos de comercio en general, en particular en supermercados; servicios profesionales, mayormente en empresas de limpieza; y la salud, en lugares como hospitales, mutualistas y casas de salud. Algo similar ocurre entre los menores de 34 años con bajos niveles de instrucción académica, ya que 70% de los accidentados en ese grupo social son hombres y 30% mujeres.

Montevideo es el departamento con mayor accidentalidad. Entre enero y octubre de 2016 se contabilizaron 1.353 casos, mientras que en ese lapso en Canelones los casos fueron 344, en Colonia 142, en Paysandú 121 y en el resto del país no se superan los 80 casos por departamento.

De los datos del monitor surge además que verano e invierno son las estaciones del año más propensas a un aumento del guarismo. La información para el período de diciembre de 2015 y noviembre de 2016 muestra 33.560 siniestros laborales en el país, 19.605 de ellos en Montevideo y 13.955 en el resto del país. 72% de esos casos está amparado por la ley de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, lo que corresponde a un promedio de 93 casos de los 130 que se denuncian diariamente. Los casos que no entran en la legislación quedan excluidos por múltiples motivos, que van desde accidentes que no se catalogan dentro de los grupos de trabajo descritos, hasta personas que sufren accidentes fuera del horario y del ámbito de trabajo, o no se adjudican como producto de una actividad laboral específica.

Entre enero de 2014 y julio de 2015, los casos que no fueron amparados por la ley oscilaban entre 900 y 1.000, mientras que entre agosto de 2015 y octubre 2016 descendieron a valores de entre 700 y 900. Además, hay 47 urgencias por día y 45% de ellas terminan en internación, mientras que el promedio de estadía en las instalaciones del BSE es de 5 días.

El sector comercio es el que tiene el mayor índice de accidentes de trabajo, con 396, seguido por la industria de la construcción, con 293, el grupo de ganadería y agricultura, con 247, los servicios profesionales y técnicos, con 237, y el de la industria frigorífica, con 216 siniestros. La salud y anexos presenta 212 casos pero hasta el momento los accidentes no revisten siniestralidad grave.

Las lesiones en manos, piernas, dedos, brazos y en las lumbares son las que más se repiten en los sectores del comercio, la construcción, el agro, los servicios profesionales, los frigoríficos y la salud. Mientras tanto, en la construcción y la industria de productos metálicos son más frecuentes las lesiones oculares.

Actualmente, el BSE trabaja en la creación de un nuevo hospital que sustituirá al actual y pretende ser un referente en la región, no sólo para atender a los siniestrados por accidentes laborales, sino también a las personas adultas que requieran rehabilitación por traumatismos y lesiones complejas. Desde el BSE se espera que el cambio implique la optimización del trabajo de los profesionales de las áreas de traumatología y cirugía del nosocomio, que se prevé comiencen a funcionar en abril de 2018.

Giselle De Los Santos