La película "Tracción a sangre" y la voz de los clasificadores

UNA IMAGEN NECESARIA

En la presentación de Tracción a sangre. Foto: gentileza de Tania Dangiolillo

La película “Tracción a sangre” se presentó el viernes 21 de julio en la Sala Zitarrosa en el marco del DocMontevideo. La ópera prima de Sofía Betarte, filmada entre 2014 y 2015, muestra las peripecias que viven los clasificadores que salen a caballo por la capital de nuestro país.

Al finalizar el film, el público tuvo la posibilidad de realizar preguntas. Los primeros en tomar la palabra fueron los clasificadores que se encontraban en la tercera fila. De pie, frente al resto del público, cinco de ellos hablaron de su situación. Explicaron que la última alternativa propuesta por la Intendencia de Montevideo (IM), que constó en sustituir los caballos por moto carros, no fue una solución ya que son muy pocas las motos en circulación, los carros que llevan son muy pequeños y les implica gastos que no pueden cubrir.

Manifestaron también su molestia con las cuatro plantas de reciclaje creadas cuando Ana Olivera era la intendenta, ya que no generaron las fuentes de trabajo necesarias. En cada planta hay entre 25 y 35 empleados, cuando en Montevideo, según un informe presentado por la IM en 2013, eran 3.188 las personas que recolectaban y clasificaban en la capital.

José Machado, clasificador que forma parte de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (UCRUS), contó que hace unos cincuenta años que realiza esta tarea y expresó que, en contra de lo que se cree, los clasificadores aman su trabajo. “Estas intendencias que luchamos por tener, nos vienen dando mazazos”, afirmó. Otro de los clasificadores presentes planteó que el Frente Amplio, así como los partidos que gobernaron anteriormente, se olvidó de los pobres, y aseguró que “acá la pobreza no se ha eliminado ni combatido”. Ante estas intervenciones, otro espectador expresó que este país se fundó utilizando la tracción a sangre y que “no hay que andar corriendo atrás de unos intelectuales que vienen de otro país” con la idea de proteger los animales. Patricia Gutiérrez, secretaria general de la UCRUS, agregó que se preguntaba qué tenían los clasificadores en las venas y explicó que este sindicato es el único en el mundo apoyado por la central de trabajadores.

Poster de la película

Pancho Magnou, productor de la película, expresó que permite “poner el tema en la agenda y tener la mirada de los clasificadores, que la voz de ellos sea un poco más escuchada”. A su vez, anticipó que además del estreno comercial en octubre, se hará un ciclo de charlas en facultades, proyecciones con grupos de Secundaria y exhibiciones públicas en los barrios de la periferia de Montevideo. El sábado 22, en la sala Zitarrosa se presentó la película brasilera Meu corpo é politico, de Alice Riff, que sigue la cotidianeidad de tres transexuales y un artista queer en San Pablo. Luego del film participaron personas que forman parte de colectivos LGBT. Magnou dijo al respecto: “eso tiene el DocMontevideo también, que a veces hay algunas obras que movilizan a ciertos colectivos. Está demás”.

Sofía Kortysz