Las elecciones de los jóvenes blancos

¿REPETIRÁ EL WILSONISMO?

Con el trasfondo de denuncias sobre intentos de compra de votos, se realizaron las elecciones en la juventud del Partido Nacional (PN), a padrón abierto. Votaron más de 68.000 jóvenes para elegir las autoridades nacionales (300 congrersales), las autoridades departamentales y 15 miembros del directorio juvenil, incluido el presidente de la juventud blanca. Dos de los 15 miembros del directorio juvenil también integrarán el directorio del PN.  Históricamente, la corriente wilsonista fue mayoría absoluta frente a la corriente de los herreristas, pero en estas elecciones todavía es imposible determinar la supremacía porque, a diferencia del herrerismo, las corrientes wilsonistas están atomizadas entre distintos referentes.

Pocas horas antes de las elecciones, algunas capturas de pantalla que intentaron probar la compra de votos por parte de algunos candidatos se viralizaron en las redes sociales, donde podía leerse que se pagaría $200 pesos por persona, y $500 si se concurría a votar con alguien más. El diputado frenteamplista Enzo Malan Castro opinó en una columna publicada en La República que “esto evidencia una práctica histórica dentro del PN, porque siempre han comprado votos a cambio de organizar asados, regalar canastas, corderos, etc”. Luis Alberto Heber, presidente del Directorio del PN, negó que esto fuera cierto alegando que se quería “enchastrar la elección”; el senador se refirió a esos intentos en su discurso durante el acto de cierre de campaña.

Fabiana Goyeneche, directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, publicó el mensaje de un dirigente nacionalista del interior que, según afirma, se relaciona con las elecciones de los jóvenes blancos: “Jóvenes entre 14 y 29 años, este 2 de setiembre necesito gente para que vote en Canelones y Santa Lucía, por ir a votar solo con cédula se paga en el momento, cualquier cosa háblenme!!!” . La elección juvenil tuvo una particular intensidad en algunos departamentos como Canelones, Cerro Largo, Maldonado y Colonia.

La supuesta compra de votos a través de las redes recoge un antecedente muy reciente como el caso de los ravioles, en el que los jóvenes del PN le aseguraban a los liceales la venta de tres mil ravioles -en ocasión de una recaudación de fondos que realizaban los estudiantes-, si comprometían el voto de 20 jóvenes y entregaban una lista con nombre y apellido de los votantes.

Nadia Campos