Clausura del Frigorífico Durazno: deudas con empleados y carencias en condiciones de seguridad

EN ORSAY

Desde el 31 de agosto el frigorífico Frigocerro SA )también conocido como Frigorífico Durazno) estuvo clausurado por seis días mediante una resolución firmada por el ministro de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Ernesto Murro. Según la disposición, la clausura se centra en dos razones: por un lado, las deudas que se mantiene con los empleados, y por el otro, las carencias en las “condiciones de salud y seguridad de sus trabajadores”.

Se plantea que desde el 1º de marzo de 2015, fecha en que Gerardo Rey asumió la dirección de la Inspección General de Trabajo y de la Seguridad Social (IGTSS), se hicieron al menos 15 intervenciones en el frigorífico, de las cuales resultaron varias multas. En diálogo con la diaria, Rey planteó que el frigorífico pagó algunas multas y mantiene pendientes de abonar un total de 527 Unidades Reajustables [unos 500.000 pesos] por diez expedientes”. En la resolución ministerial se intima a que la empresa “abone a su personal la totalidad de las obligaciones emergentes de la relación de trabajo por dicho lapso.

Cabe destacar que en diciembre de 2015 el sindicato del Frigorífico Durazno había denunciado irregularidades en la empresa respecto a temas salariales. En ese momento, los más de 80 trabajadores del establecimiento denunciaron persecución sindical, el no pago de licencias y aguinaldos, y fallas en la seguridad laboral. Dentro de ese requerimiento, también se denunciaba que los directivos del lugar no respetaban las normas de seguridad y salud necesarias para trabajar.

En la resolución del ministerio se citan expedientes de anteriores inspecciones al recinto, llevada a cabo por IGTSS, de las cuales se constataron irregularidades en sala de máquinas y autoelevador ubicado en el patio exterior”, junto con el “incumplimiento sostenido en el tiempo de la intimación referida al riesgo de exposición a amoníaco debido al estado de la instalación y la falta de un informe técnico que avale su buen funcionamiento”.

Dicho expediente también menciona distintas inspecciones realizadas en 2015, donde se encontró “un generador no habilitado”, que causó que el Friogrífico fuera clausurado preventivamente. Sin embargo, en la siguiente inspección, realizada un mes más tarde, se constató que la clausura “no fue respetada por la empresa”. Por otra parte, se encontraron “irregularidades referidas a ropa de trabajo, elementos de protección personal, equipos, herramientas e implementos necesarios para la tarea, niveles de ruido, ausencia de protecciones con barandas, riesgo eléctrico y la falta de un plan de gestión y prevención de riesgos en los sectores visitados”.

En la presentación del sitio web del Frigorífico Durazno se asegura que la planta industrial “posee las habilitaciones para exportar a los principales mercados -EEUU, UE, Israel, Canadá, Chile, MERCOSUR, etc.-” y que la forma de lograrlo fue incorporando las más modernas tecnologías y rigurosos controles de calidad”. Sin embargo, en el expediente se citan “múltiples irregularidades” en los sectores de “faena, menudencias, ex grasería, mondonguería, taller de mantenimiento y vestuarios”. Por último, un expediente registrado el 30 de noviembre de 2015 en la planta de faena de bovinos describe un accidente laboral en el que el trabajador involucrado sufrió “lesiones varias”.

Rodrigo Guerra