La movida de los jóvenes blancos

HÁGANSE CARGO

Juntos podemos, el ariete juvenil de Larrañaga en la interna blanca. Foto: @cololabl

“Hashtags”, “selfies” y transmisiones por Facebook son elementos cada vez más comunes en la política uruguaya. Por eso no es de extrañar que los jóvenes candidatos del Partido Nacional se muevan como pez en el agua, militando a través de las redes sociales, para captar votos de cara a la elección dentro de su partido del pasado dos de setiembre.

Los comicios para elegir 300 miembros del Congreso Nacional, sus suplentes y a  los integrantes de los 19 Congresos Departamentales, recogieron más de 65.000 votos en todo el país. La semana previa a la elección estuvo marcada por la presencia de los políticos de la plana mayor del Partido en diversos actos de cierre de campaña. Figuras como Martín Lema, Graciela Bianchi, Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, acudieron a respaldar y hacer uso de la palabra en sus respectivos mítines.

“Hacernos Cargo” fue el lema con el que los jóvenes de la lista 404 encabezaron su campaña. El mismo hace referencia a palabras dichas por el senador Lacalle Pou durante la presentación de su equipo técnico en la sala de conferencias de ANTEL, previo a la celebración de las últimas elecciones nacionales del año 2013. Cuatro años más tarde, los jóvenes del sector recogieron sus palabras y explicaron a los concurrentes al acto de cierre, en el Centro Pontevedrés, de qué quieren hacerse cargo. Los puntos de la propuesta cubren la seguridad de los ciudadanos, la vivienda para los jóvenes, las oportunidades de estudio y trabajo y un gobierno de cercanía, entre otros.

En la vereda de enfrente, Carolina Bartaburu, integrante de Juntos Podemos (sector inaugurado por Jorge Larrañaga hace tres meses) y primera titular de la lista 54, del departamento de Montevideo, explicó a SdR cuáles son las propuestas del wilsonismo. Temas como “el trabajo para jóvenes sin experiencia”, la obtención de “facilidades para acceder a la vivienda propia”, o “la seguridad,” volvieron a aparecer sobre la mesa. La concordancia en estos puntos por parte de las dos alas más fuertes del Partido Nacional evidencia la misma agenda en lo que refiere a políticas para jóvenes. Javier Álvarez, cabeza de diez listas representantes del sector de Lacalle Pou ratificó que “las discrepancias son más que nada en temas menores” y que “la Comisión Nacional se reúne antes para tener un lineamiento general y representar a todos los miembros”.

En las últimas horas de la campaña las redes sociales, que hasta el momento habían servido para compartir alegres “selfies” con los ídolos políticos, se convirtieron en un campo de batalla. Tanto en Facebook como en Twitter se difundieron capturas de pantalla que mostraban a jóvenes candidatos intentando comprar votos. La puesta en evidencia de esta práctica suscitó que la cuenta de Twitter de la juventud del Partido Nacional comunicara de manera oficial: “Repudiamos los hechos que no reflejan el espíritu de nuestras elecciones. Ya los casos fueron enviados a los encargados electorales”. Gonzalo Baroni, presidente de la Comisión Nacional de la Juventud del partido reprobó el hecho y puntualizó que fueron “tres casos particulares” que “enseguida se pasaron a la Comisión Electoral” para que se evaluaran. Las sanciones previstas en estos casos abarcan desde perder la adhesión al partido, hasta la imposibilidad de asumir su cargo si llegasen a resultar electos, explicó Baroni.

Por su parte, el senador Luis Alberto Heber dijo que el hecho es “anecdotario” frente a la cantidad de votantes que participaron de una elección que tuvo “carácter ejemplar”. Además, resaltó la calidad “pura y cristalina” de su partido, que actúa “en función de la honradez administrativa”. El presidente del directorio del Partido Nacional especula con que existe un interés en “minimizar” la elección a través de esta “anécdota”, la que, según Heber, todavía “no tiene nombres, ni dónde, ni cuando” y que es “mucho más virtual que real.” Sin embargo, el senador admitió a SdR que el día de la elección vio a una persona grabando y “ofreciendo plata”, diciendo que “traía votos”; según Heber, la misma persona fue corrida de varios comités. El “destaque con letras de molde en la prensa es una maniobra tan obvia que no necesita mayor explicación”, afirmó.

Días antes de que los votantes acudieran a las urnas, SdR entrevistó a Luis Lacalle Pou en el acto de cierre de campaña de su lista. ¿Cuáles son los vicios en los que no tendría que incurrir un político joven? preguntamos;  el senador,  atento y rápido reformuló la pregunta: “No, un político joven no, cualquier político. La mentira, el engaño, la deshonestidad y algunos otros vicios que andan en la vuelta”. Queda a conciencia del lector agregar un último vicio a la enumerada lista.

Marcelo Ayala