Wilson, el documental: un paseo por cada detalle de su vida

“CON TOTALITARIOS NADA, NADA, NADA”

No hay posibilidades de wilsonismo en el Partido Nacional“, dijo Juan Raúl Ferreira, hijo del caudillo blanco Wilson Ferreira Aldunate, cuando presentó su renuncia al partido. Para entender a fondo sus palabras, recomendó ver el documental sobre su padre donde, en su opinión, queda claro que el Partido Nacional (PN) se olvidó de él.

Wilson, el documental, llegó casi 33 años luego de la muerte física de su protagonista y se estrenó el 3 de agosto. El largometraje plasma la figura de un Wilson Ferreira demócrata como pocos y enfático en el respeto al Estado de derecho, algo que la corriente wilsonista dentro del PN y demócratas de otros partidos reivindican aún hoy.

Si bien el documental comienza con imágenes de la vuelta del caudillo blanco a Uruguay luego del exilio, hace un recorrido por su historia personal desde sus inicios. Para reconstruirla, Mateo Gutiérrez, documentalista y director de la película, se basó en los testimonios de personajes de varios ámbitos de la política (entre ellos los expresidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle, Jorge Batlle y José Mujica), periodistas, familiares, además de imágenes inéditas.

Gutiérrez ya había adoptado el mismo estilo de producción cinematográfica cuando filmó Destino final, documental que trata sobre la historia de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, su padre, quien fue blanco del Plan Cóndor y murió en Buenos Aires, en 1976. Al recoger testimonios e historias para ese largometraje, Gutiérrez sintió que debía continuar el trabajo a través de la historia de Ferreira Aldunate y, en charla con SdR, comentó: “si bien no tuve mucho contacto personal con él, Wilson fue una persona muy cercana a mi familia. Creo que es un personaje especial por su manera de ser y de hacer política“.

El largometraje muestra partes de un Wilson más sensible, del hombre más allá del político. Según lo atestiguó Carlos Julio Pereyra, político perteneciente al PN y amigo del protagonista del documental, “era un tipo muy afectuoso. Hablando con él siempre se encontraba una solución por el lado del planteo franco del tema“.

Una de las facetas poco conocidas pero que casi todos los testimonios resaltaron fue el sentido del humor que nunca perdió, excepto cuando empezó a sentirse mal, poco antes de morir. Luis Alberto Lacalle comentó en el documental que “siempre te hacía gracia porque era el centro de las conversaciones“, y con una sonrisa recordó: “siempre jorobábamos con que era Vittorio Gassman*”,  actor italiano conocido por sus roles cómicos.

Desde su estreno, el documental tuvo más de 20 mil visitas en sala. Al respecto, Gutiérrez dijo: “Sabíamos que inevitablemente el documental iba a tener algún tipo de repercusión pero nos sorprendió la cantidad de gente que hubo durante los primeros 15 días“. Además, por la gran afluencia de espectadores, era esperable que el director recibiera el llamado de líderes del sector político que lleva el recuerdo de Wilson, sin embargo Gutiérrez comentó que figuras como Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga lo saludaron durante el preestreno pero que, sin embargo, no recibió comunicación de nadie en particular luego de la proyección.

Si bien documentales de este tipo tienen un aporte invaluable para la cultura uruguaya y el conocimiento de ciertos acontecimientos históricos para los más jóvenes, Gutiérrez comentó: “no tengo previsto seguir haciendo documentales sobre políticos, a menos que sienta cercanía por alguno de ellos“.

Romina Lettieri