Corfrisa instala el primer Molino de viento de Canelones

NUEVOS VIENTOS

Foto: Rodrigo Prando

Un hecho en la ciudad de Las Piedras particularmente en la Corporación Frigorífica del Uruguay SA (Corfrisa), es noticia a nivel nacional ya que allí se instaló el primer aerogenerador del departamento de Canelones. Corfrisa es una empresa ubicada en la ciudad de Las Piedras sobre una avenida que lleva su mismo nombre. Desde su nacimiento, en 1946, se dedica a brindar varios servicios logísticos como almacenamiento seco, refrigerado y congelado. A pesar de que la empresa es considerada “mediana” a nivel nacional y microempresa a nivel internacional, trabaja con firmas destacadas como Mc Cain en el rubro congelado o Estero en el rubro de la semilla.

Este año, al igual que los anteriores, las empresas dedicadas al almacenamiento de frutas y carnes sufrieron dificultades. El conflicto entre productores y el gobierno pone en “duda” el funcionamiento de empresas como Corfrisa. A esto se le suman los impuestos que debe pagar a las distintas entidades. De cualquier manera, la firma -que está en constante crecimiento desde hace varias décadas- ha apostado en “grande” y ha construido el primer aerogenerador del departamento de Canelones.

“El proceso comenzó el año pasado con la instalación de 34 paneles fotovoltaicos en el techo de la planta”, destacó el gerente general Ignacio Brignoni. El proyecto comenzó el 28 de mayo de 2014 cuando la empresa se presentó a la licitación de UTE, que fue adjudicada ese mismo año.

De la instalación del aerogenerador participaron tres empresas, CristalPet, firma inversora del molino, Ventus, que se encarga de desarrollar la obra, y Corfrisa, que provee el terreno. La inversión total fue de cuatro millones de dólares. En cuanto a las dimensiones del molino, el gerente general señaló que “solo la torre mide 95 metros, cada aspa mide 40 metros, y en su punto más alto el molino alcanza los 135 metros. Para la instalación trabajaron más de 30 funcionarios y se utilizó una grúa de 120 metros y casi 600 toneladas”.

Para que un molino funcione y genere energía se necesitan vientos mínimos de entre 10 y 15 quilómetros por hora y máximos de 90 y 100, dependiendo de su tamaño. A su vez es necesario que se encuentre a campo abierto o al menos lejos de una construcción que pueda obstaculizar las corrientes de viento. En el caso de Corfrisa, la planta cuenta con un edificio central de siete pisos, por lo cual la distancia y la altura fueron aspectos a tener en cuenta. Hace 71 años esa edificación fue la más alta de la ciudad, así como hoy lo es el molino, lo que consolida a la empresa como ícono e imagen de Las Piedras.

La empresa cuenta con 22 cámaras de congelados, 20 de productos refrigerados y 15 de depósito seco, lo que significa un gasto en materia de electricidad. Por esto que han apostado a la energía renovable como el principal aliado para la reducción de costos. “Corfrisa está entre los 180 principales consumidores de UTE del país, tenemos un gasto anual aproximado de 500 mil dólares”, señalo Brignoni. La energía eléctrica significa el segundo mayor gasto de la empresa pero con este nuevo molino reducirán los costos entre un 20 y 25 por ciento. “Es importante saber que es un aerogenerador de dos megavatios, que genera 1800 kilovatios y está pensado para que el cincuenta por ciento de la energía producida sea para el autoconsumo de la empresa y el resto sea volcado a la red de UTE, por lo cual todos salimos beneficiados”, agregó Brignoni.

A raíz de esta y otras innovaciones, el Ministerio de Industria, Energia y Mineria (MIEM), en el marco del programa Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur y a través del Proyecto de Internacionalización de la Especialización Productiva, premió a Corfrisa por “promover la incorporación de tecnologías innovadoras en las cadenas productivas para mejorar la competitividad del país”. Es por esto que el MIEM le otorgó a la empresa un subsidio de 100 mil dólares para financiar parte del proyecto.

Rodrigo Prando