Gobierno uruguayo prepara plan de etiquetado de alimentos para prevenir sobrepeso, obesidad y otras enfermedades no transmisibles

SOBERANÍA ALIMENTARIA

 

Foto: AFP

“Dos de cada tres uruguayos corren riesgo de sufrir graves consecuencias a propósito de su sobrepeso u obesidad, como hipertensión, diabetes y otras complicaciones derivadas de una alimentación inadecuada” indica la “Guía alimentaria para la población uruguaya” elaborada por el Ministerio de Salud (MS) en el 2016. La guía revela cómo las denominadas “enfermedades no transmisibles” constituyen el principal problema de salud pública del Uruguay y del mundo.

Ante estos indicadores, el MS desarrolló un borrador de un plan nacional para que los alimentos envasados presenten sellos de advertencias en caso de contener sodio, azúcares o grasas en cantidades mayores a los límites establecidos en el Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Uno de los asesores para la elaboración de este proyecto de etiquetados, el doctor en química e ingeniero de alimentos Gastón Ares, explicó a SdR que “la inmensa mayoría de la población no se detiene a leer el etiquetado nutricional de los alimentos que consume, ni le resulta fácil de entender”. Por lo que “el objetivo [del decreto] es informar a los consumidores para que a la hora de elegir un producto con mucha azúcar, sal o  grasas, sea una decisión conciente”, dijo Ares, y agregó que “no se trata de asustar o que no se pueda comer un producto con estas etiquetas. La libertad de decisión siempre estará en el consumidor, simplemente se busca identificar aquellos productos que deberían de consumirse en poca cantidad”.

El proyecto, que está en proceso de discusión pública desde junio de este año, planea implementar imágenes grandes y fáciles de interpretar, muy similares a las aplicadas en Chile hace poco más de un año. Los alimentos podrán contener hasta cuatro sellos con la advertencia “exceso de azúcares, sal, grasas y/o grasas saturadas”, enmarcadas en un octágono negro, similar al cartel de “pare” que puede verse en la vía pública.

Los órganos encargados de fiscalizar el correcto empaquetamiento de los productos envasados son el MS, las intendencias departamentales y el Ministerio de Industria, Energía y Minería. Al momento de aprobarse el decreto, las empresas contarán con un plazo de 12 meses para adecuarse a las nuevas disposiciones.

El Poder Ejecutivo prepara el lanzamiento de esta reglamentación, en el marco de la conferencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se realizará en Montevideo del 18 al 20 de octubre, y tendrá el cometido de promover políticas públicas exitosas contra las enfermedades no transmisibles.

Por otro lado, el presidente de la Cámara Industrial de Alimentos, Fernando Pache, sugirió al gobierno que si bien están a favor de informar mejor al consumidor, no concuerdan con el modelo chileno de etiquetado, ya que, para ellos, es capaz de estigmatizar y generar más temor que educación y conocimiento. Como alternativa, la cámara propuso el modelo inglés porque consideran que ofrece un contenido más amigable, consistente en imágenes de semáforos utilizando colores verde, amarillo y rojo, según las cantidades de azúcares, sal, grasas y grasas saturadas. Este método también es utilizado en Ecuador, primer país de la región en llevar a cabo estas medidas, en 2014.

Asimismo, Pache argumentó ante el Ejecutivo que, paralelamente, en Argentina y Brasil se considera implementar este mismo método de etiquetas coloridas. Al mismo tiempo, los empresarios argumentan que su propuesta optimizaría la implementación del proyecto, ya que más de la mitad de los alimentos que ofrece el mercado proviene de estos dos países.

Según la cámara, de mantenerse los niveles de exigencia que pretende el gobierno uruguayo, 95% de los alimentos envasados deberían estar rotulados, generando costos económicos de empaquetado que pueden ocasionar la discontinuación de algunos productos. Mientras que con la nueva propuesta sugerida, las modificaciones abarcarían un 75% de los productos, lo que significa menos costo.

El proyecto del gobierno expone cifras que ilustran la gravedad de la situación en la que el sobrepeso y la obesidad afectan cada vez a más jóvenes, adolescentes y niños, a causa del consumo de alimentos desbalanceados. En Uruguay, 39% de los niños y adolescentes tienen sobrepeso, mientras que de cada diez adultos, cuatro presentan sobrepeso y tres tienen obesidad. Según un informe elaborado por la OMS y la OPS, entre 1999 y 2013, Uruguay ha triplicado la venta de bebidas azucaradas y la de otros productos con excesivas cantidades de azúcar, sal y grasas.

Álvaro Delgado Vivas

Transformar la realidad

Por su parte, la Intendencia de Montevideo (IM) anunció el 4 de setiembre que en las próximas semanas entrará en vigencia el decreto que regula el etiquetado de alimentos transgénicos. Al igual que en Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú, el envase de los productos genéticamente modificados deberán exhibir obligatoriamente una “T” negra al frente. La directora de Desarrollo Social de la IM, Fabiana Goyeneche, comunicó que una vez decretada esta reglamentación, las empresas tendrán seis meses para ajustarse a los cambios, y aseguró que habrá una sólida fiscalización y seguimiento de parte de la IM, porque “se trata nada menos que del derecho del consumidor a acceder a la información y saber con qué se está alimentando”.