La limpieza del lago del Parque Rivera

A RECUPERAR

Parque Rivera. Foto: Intendencia de Montevideo

La Intendencia de Montevideo limpiará el lago del Parque Rivera debido a la proliferación de algas, que genera importantes riesgos para la salud. En el fondo del lago hay toneladas de basura. La limpieza es uno de los pasos, y la Intendencia está elaborando un plan para la recuperación del parque, que constituye un importante pulmón verde de la ciudad.

El concejal vecinal e integrante de la comisión Pro Parque Rivera, Santiago Aznárez, manifestó a Sala de Redacción que “la limpieza del lago representa un problema más complejo de solucionar que el desagote del lago del Parque Rodó. Mientras este último se nutre con agua de lluvia, el lago del Parque Rivera integra una cuenca, es alimentado por una cañada y tiene una dimensión que alcanza las cuatro hectáreas y media”.

Aznárez enfatizó que “la solución no es fácil pues debe extraerse una gran cantidad de barro contaminado” equivalente a “aproximadamente 200 camiones. La contaminación se acentúa por un asentamiento que vierte los residuos orgánicos de los baños a la cañada mediante caños de 110 milímetros”. Ello motiva que el primer paso consista en el realojo de las familias del asentamiento, previsto para marzo de 2018, según dijo a SdR Mariela Pacheco, de la División de Espacios Públicos de la Intendencia.

“Por primera vez en muchos años la Intendencia resolvió que el parque va a ser cogestionado por los vecinos”, dijo Aznárez. El intendente Daniel Martínez, en febrero de este año, dictó una resolución para impulsar “un proceso de planificación participativa y de gestión asociada” para el parque y estableció que el Departamento de Acondicionamiento Urbano “deberá convocar, en forma amplia a todos los actores organizados interesados en participar en este proceso, particularmente en la primera etapa de elaboración del Plan Maestro del Parque Rivera”.

Otro problema lo constituyen los gansos que habitan el parque, no solo porque al alimentarse lo depredan, sino por la contaminación que produce su estiércol. Además, las aves ponen sus huevos en la isla, por lo que la solución pasaría por generar medidas para una reproducción controlada. Por otro lado, el importante tránsito de vehículos a través del parque como comunicación directa con la avenida Bolivia hace necesario materializar una vía de transito proyectada denominada “calle 6”.

Pacheco aclaró que existen equipos multidisciplinarios que estudian los problemas del parque. Manifestó que “la Intendencia gastó la suma de 500 mil pesos en el pago a una cooperativa de cuidaparques para una limpieza superficial consistente en retirar todo lo que estaba flotando en el lago” y que se realizará una reunión con la Unión de Rugby del Uruguay (URU), que desde 2012 tiene la concesión del Estadio Charrúa con la contraprestación de encargarse de la limpieza del lago, la cual no efectuó. En dicha reunión se evaluará cómo compensar los gastos de la Intendencia por la contratación de la cooperativa.

Actualmente, el laboratorio de la Intendencia está tomando muestras periódicas del agua “para establecer el grado de contaminación y se contrataron empresas para tener información sobre cómo se debería actuar. Se procura hacer un balance para que todo lo que se haga dañe lo menos posible el medio ambiente, pero al presente no existe la definición total del problema”.

Bernardo Brongo