Nuevo Código del Proceso Penal entrará en vigencia el 1 de noviembre

CAMBIO DE PARADIGMA

 

Lanzamiento del nuevo Código de Proceso Penal / Foto: Fiscalía General de la Nación

“Se va a cerrar una vieja herida en la democracia uruguaya”, dijo con satisfacción el fiscal de corte Jorge Díaz, quien aseguró que el Nuevo Código del Proceso Penal (CPP) implicará un cambio en el ADN de la Justicia Penal local. Junto con el jefe de la Policía Nacional, Mario Layera, y el presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Jorge Chediak, hicieron público el lanzamiento de este nuevo Código.

Si bien saben que se enfrentan a un “enano inquisitivo”, haciendo referencia a quienes quieren seguir aplicando viejas prácticas, Díaz dijo que desde la Fiscalía están dispuestos a dar batalla para que este cambio de práctica suponga un cambio de paradigma.

Chediak se disculpó por adelantado por los errores que puedan generarse durante las primeras semanas de aplicación el CPP. Pidió paciencia y aseguró que este esfuerzo de más de 10 años va a dar sus frutos. “Démosle tiempo a la reforma”, concluyó.

El presidente de la SCJ festejó un doble milagro, por un lado, la voluntad política fue generalizada por parte de todos actores de los partidos que tienen representatividad en el Parlamento. Por otro, aparecieron los fondos financieros necesarios para concretar el proyecto.

Para Chediak, la apuesta a la transparencia es riesgosa pero esencial en materia ética de la gestión pública. Para asegurarla en la gestión penal, las audiencias se harán de forma oral y serán grabadas sin dejar lugar a interpretaciones erróneas propias de la transcripción escrita. También pueden ser públicas, lo que subsana una deuda que se tenía desde 1948 con la declaración de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Hasta ahora el proceso penal es inquisitivo ya que es el juez quien investiga el caso y luego lo juzga. El nuevo CPP establece un proceso acusatorio donde la investigación quedará a cargo del fiscal y el juez se centrará únicamente en juzgar. Esto también supone que las dos partes que se enfrenten van a estar en igualdad de condiciones ante un juez que al no estar involucrado en el proceso de investigación, podrá tomar una decisión más imparcial.

“La administración de la justicia Penal en Uruguay pasará del siglo XIX al siglo XX”, señaló con orgullo Jorge Díaz. La víctima pasa a ser una parte activa del proceso y se la va a sacar de la constante revictimizacion a la que se la somete con el sistema actual. El indagado, por su parte, va a decidir qué quiere declarar y qué no.

El Uruguay del “No a la Baja” tambalea

En un país donde el 65 por ciento de los presos no tienen sentencia, los adultos ganan con el nuevo CPP en materia de derechos ya que la prisión preventiva se aceptará únicamente cuando la naturaleza cautelar del caso lo amerite. En cambio, para los adolescentes la prisión preventiva seguirá existiendo.

“Los adultos son responsables del 94 por ciento de los delitos ¿Hasta cuándo vamos a seguir condenando con este tipo de señales a los adolescentes?”, cuestionó en un comunicado la organización Proderechos.

Sin preparación

A pesar de que el Jefe de la Policía Nacional aseguró que el personal, como parte auxiliar de la justicia, está siendo capacitado para afrontar los cambios, fuentes anónimas del ámbito policial afirmaron a Sala de Redacción que esto no es así. Son pocos los policías que han sido capacitados en las dependencias policiales y quienes lo fueron, recibieron pequeñas charlas. En cuestión de días comenzará a regir un nuevo CPP y la parte ejecutora no tiene noción de qué hacer ni cuál va a ser su función.

Desde ahora, la policía ya no podrá encargarse de indagar en determinados casos como lo venía haciendo. Otro cambio se da en materia de comunicaciones internas: los oficiales a cargo actualmente llaman a los jueces; a partir de la nueva aplicación, la comunicación desde la policía se hará con la fiscalía, cuyo funcionamiento es desconocido.

Stephanie Galliazzi